Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
do como un payaso, pero este calificarase un hombre a una nariz tivo difícilmente hace justicia al fenópegado. Una nariz roja, más meno que ha supuesto en Occidente en concretamente. Una nariz los últimos dos años. El término payaque, inconfundiblemente, so evoca imágenes del circo, pero, a revela el oficio de su dueño: pesar de su tópico aspecto, con un despayaso. Corren malos tiempos para la garbado traje amarillo y sus enormes risa, pero este artista de origen ruso llezapatos rojos, hay en el trabajo de Slava varios años sorprendiendo y admiva mucho de Samuel Beckett y de Billy rando a espectadores de todo el mundo Smart Y es que Slava es deudor tanto con un espectáculo salpicado de sugede Charlie Chaplin y de Buster Keaton rencias, que responde al título de como de Monty Python, del circo tanto Snowshow y que, asegura su creador, como del teatro del absurdo. El propio juega con el teatro, la comedia, el supayaso reconoce admiración por nomrrealismo y el absurdo. El 23 de febrero, bres como Joey Grimaldi, Dan Leño, Snowshow inaugurará la nueva etapa Little Tich, Charlie Chaplin, Stan Laudel Coliseum madrileño, uno de los más rel o Max Wall, antecesores suyos en el representativos locales de la Gran Vía más difícil todavía de hacer reír. madrileña, recuperado para el teatro, y que en los próximos meses acogerá espectáculos como el de los Tap Dogs o Payaso en estado puro Joaquín Cortés. Slava Polunin creó Snowshow en el verano de 1993. Ya Una verdadera estrella en Rusia, 4 entonces era uno de los más prestigiodonde se repiten hasta la saciedad sus sos payasos del panorama escénico euprogramas televisivos, y donde él misropeo. Nació en la localidad rusa de mo reconoce que están algunos de los Orel en 1950. Su biografía explica que a más apasionados seguidores de su tealos diecisiete años viajó a San Peterstro, Slava goza también de gran popu p burgo (entonces todavía Leningrado) laridad especialmente en Gran Bretacon la intención de estudiar Ingeniería. que considera la madre pami r ña, paíslos payasos En Gran BretaComo en tantas otras historias, sin emtria de bargo, se cruzó por enmedio el teatro, y w. B ña, más que en ninguna otra parte, el Slava empezó a estudiar mímica y a learte contiene el espíritu del sin sentido vantar los cimientos de su futuro como payaso. y del absurdo. Para los ingleses la lógica del payaso es algo cercano, y es lúcida y comprensible. Hoy es difícil encontrar el arte del payaso en estado puro, pero El loco siglo XX está todavía presente en la literatura, el cine y el teatro Mágico, ensoñador, misterioso, encantador. Son A principios de los ochenta- narra el propio Slavaalgunos de los adjetivos con los que los críticos y el púfundé el Teatro del Arte del Payaso Moderno para lleblico han tratado de atrapar el universo de Snowvar a cabo mi sueño de restablecer la gran tradición show del arte del payaso. Mi punto de vista sobre él nace en Los números de circo a la vieja usanza se entremezla onda de las ideas de Stanislavski, Meyerhold, Arclan con momentos extraídos del teatro contemporátaud. Beckett, Bausch y Wilson. Para reflejar el espírineo. Los efectos visuales, la música, la iluminación, tu loco del siglo XX, el payaso debe empezar a adenson elementos imprescindibles para crear un clima de trarse en la poesía y en la filosofía, y ha de acercarse irrealidad, en el que las sorpresas se suceden y donde también hacia la tragicomedia Definir el trabajo de se trenzan las risas y la ternura. Desde su estreno en Slava y el espectáculo que ahora trae a Madrid es taRusia en octubre de 1993, Snowshow se ha convertirea difícil. Quienes vieran la pasada temporada Aledo en un espectáculo coleccionista de premios. En gría del Cirque du Soleil reconocerán alguno de Gran Bretaña logró el Time Out Award de 1996, el los números del payaso ruso, ya que la compañía capremio de la crítica del Festival de Edimburgo y el nadiense incluyó en dicho espectáculo la escena de la premio de The Herald Ángel de ese mismo año, y en tormenta, en la que el protagonista rompía una carta 1998 fue galardonado con el Laurence Olivier (algo así de amor que se convertía en copos de nieve, y a su vez como los Osear de la escena británica) al mejor especestos en una tormenta feroz y potente que envolvía a táculo de entretenimiento. También logró reconocilos espectadores. Quizás el universo del Circo del mientos en San Petersburgo, donde Slava fue premiaSol sea uno de los más cercanos al de este payaso a do como mejor actor de comedia en 1998, o en Barceloquien este calificativo le viene pequeño. Slava Poluna, en cuyo Festival Internacional del Clown de 1995 nin- decía el periódico británico The Express desobtuvo la Nariz de Oro. I pués de su presentación en Londres- puede ser defini- E W- km BLÜNCDYNEGRO 50