Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ani. en Hawai, es el lugar elegido por la productora de la película La playa de Danny Boyle, para que Leonardo DiCaprio tome la palabra por vez primera después de Titanic es decir, después de convertirse en un hombre poderoso. Leonardo Wilhelm DiCaprio creía que él sólo estaba destinado a ser un chico inquieto y como mucho, algo salvaje. Ahora tiene veinticinco años y rasgos de adolescente: viste como un chaval (camiseta negra y chancletas) se divierte con la pandilla de siempre y se ríe con estruendo. Pero habla, trabaja y reflexiona como un adulto que acaba de asumir sin grandes problemas su condición de estrella mundial. Para empezar, y a propósito de su última película, en la que encarna a un viajero en busca de un edén imposible, hace un alarde de madurez al explicar que él no cree en el paraíso terrenal: Pienso que es mejor dejar que exista sólo en nuestra imaginación Hoy Leonardo DiCaprio dispone de tiempo para hablar sobre éste y otros asuntos: el polémico rodaje de La playa en Phuket, Tailandia; la inquietante noticia sobre su cercana experiencia con la muerte- todo el mundo exageró cuenta a propósito de un supuesto envenenamiento que. dicen, a punto estuvo de costarle la vida- su existencia después de Titanic su proceso de adaptación a una fama de dimensiones planetarias y sus apetencias cinematográficas. ¿Cómo se las está arreglando usted, que siempre parece interesado en hacer películas modestas, ahora que el público quiere verle en grandes producciones? M cuidado con esto, debo tener cuidado con aquello, debo asegurarme de que la gente no piensa cualquier cosa... Pero, en esencia, y esto ya lo he dicho antes, disfruto de una oportunidad fantástica para hacer lo que me gusta y para ser más creativo como actor Gracias a Titanic tengo muchas más oportunidades que nunca para poder moldear mi carrera como yo deseo. No renunciaría a eso por nada del mundo. El regreso ¿Por qué se ha tomado tanto tiempo para su regreso? -Me he tomado tanto tiempo a propósito, porque quería disponer de una mayor preparación, quería reflexionar e implicarme más profundamente en el trabajo. No podía meterme por las buenas en una película que no despertara mi pasión. -Por cierto, ¿es verdad que usted y Danny Boyle eran los que originalmente iban a rodar American Psycho -No. ¿Todo mentira? -Eso es. -Entonces, ¿cómo se llegó a relacionar su nombre con ese proyecto? -Circulaba un guión, lo leí y me pareció interesante. En un principio me interesó la idea de encarnar a ese demente en medio del ambiente de clase alta de los años ochenta, pero acabé dándome cuenta de que. Soy joven y estoy experimentando. No deseo que me saquen un molde y creo que el dinero no impide que haga algo rompedor -No es cierto que sólo me interese rodar películas pequeñas. Lo que yo quiero es intentarlo todo. Antes de Titanic hacía producciones de presupuesto modesto porque eso era lo que estaba a mi alcance y en realidad, ese filme fue una excepción a la regla: me apetecía probar algo diferente. Así que no está claro eso que usted dice que ahora haya decidido volver a lo que hacía antes. Soy joven y todavía estoy experimentando, ¿entiende lo que quiero decir? Sea la película que sea, no deseo que me encasillen ni que me saquen un molde. Quiero diversificarme como actor e intentar interpretar la mayor cantidad de personajes diferentes que me brinde el cine. Eso es lo importante. Claro que si no fuera quien soy ahora, el presupuesto de cualquier película en la que participo ya no sería tan modesto como en el pasado. Pero si le pregunta a Danny (Boyle) seguramente le dirá que, en el caso de La playa esta circunstancia no hizo más que beneficiar el proyecto. No está mal conseguir más dinero para materializar lo que te gustaría hacer, aunque sea una película subversiva. El dinero no impide que hagas un trabajo experimental y rompedor. ¿Es muy distinta su vida actual a la que llevaba antes de Titanic -En cierto sentido, tengo una vida mucho más agitada que en el pasado. Tengo mucha más responsabilidad profesional, con todas las múltiples facetas y pequeños detalles que eso implica; es decir: debo tener en definitiva, no tenía sentido. Es cierto que leí el guión y que dije que me interesaba, pero con todo el barullo que se organizó en los medios de comunicación con Titanic mi comentario se infló hasta convertirse en algo que no era. ¿Qué ha supuesto hacer una película como La playa -Después de Titanic sólo quería encontrar una historia que realmente me dijera algo. Sólo quería disponer de tiempo para leer con calma y decir: Bien, no quiero meterme en algo que los demás me digan que es genial. Lo que quiero es encontrar una película que me haga vibrar, que su contenido me diga algo y que me inquiete Entonces, apareció Danny y me habló sobre un proyecto llamado La playa Quería que yo participara como socio, quería que fuera un esfuerzo común. No quería contratarme sin más. Me dijo: Entra y le daremos a esto la forma que nosotros queramos A mí me encantaba lo que decía la película. Creo que, y sin pretender teorizar sobre mi generación, dice mucho sobre cómo hemos perdido la sensibilidad en un montón de aspectos. Estamos muy influidos por los medios de comunicación y parece, cada vez más. que todo llega empaquetado, digerido y arreglado de antemano. Richard, mi personaje se lanza en busca de algo tangible, algo que existe: una emoción real, una experiencia real con la que pueda conectan Así que se marcha solo a Tailandia, lo que requiere valor, y acaba descubriendo una for- BLINGO Y NEGÜD 43