Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cuarto, y recuerda que charlaron sobre Portugal, que Juanito y Alfonsito hablaban mucho y que los dos eran muy simpáticos. Por estas fechas navegan juntos, en muchas ocasiones, por la bahia de Cascáis. Primero en el Tres Amigos, la canoa de vela latina de los Arnoso, que tanto encanta a Don Juanito. De niño, el Príncipe disfiíita de largos paseos por la costa de Estoril y Cascáis con sus hermanos, los Arnoso y los Eraso y, algunas veces también, con sus padres los Condes de Barcelona. El Saltillo, en el verano del 47, estuvo algún tiempo en Cascáis y, antes de salir para Vigo y Bilbao, los amigos del Príncipe se subieron a él y quedaron maravillados con sus características y la descripción que les hizo del barco su propietario, Pedro Galíndez Vallejo: incluyendo el bauprés, tiene 26,25 metros de eslora, 20 de eslora en cubierta, 5,25 de manga. 4 de puntal y un calado de 2,88 metros. Más los ha sorprendido aún saber que Galindez pone el balandro, todos los veranos, a disposición del Conde de Barcelona con la tripulación y todos los gastos incluidos. Como este cuadro regalé uno igual a Don Juan, un día que vino a cernir a esta casa, en que también estaba invitada Mercedes Galindez, la esposa de Pedro Galindez El barco es el Saltillo y, con sus velas desplegadas y el casco blanco, que contrastan con el azul intenso del mar, cuelga en un lugar de honor del salón de la Quinta de Sao Romáo la casa de Bernardo y Madalena Arnoso en Cascáis. La Familia Real durante su estancia en Esloñl. Los cuatro hermanos aparecen con sus padres en una barca frente a la costa. No ahwulan imágenes en las que estén juntos los seis La pasión por el mar Observo algunas de las fotografías que hay en el salón y otras en álbumes y cajas que ha traído mi anfitrión. Muchas de ellas, de los Condes de Barcelona y sus hijos en Cascáis y Estoril y en viajes marineros. En una, Don Juanito, su hermana Doña Pilar, Doña María, los hermanos Arnoso y dos personas desconocidas disfrutan de uno de los paseos en barco- en el Tres Amigos o en el Tres Amigos II- por la bahía cascaense. El Príncipe viste aquel día pantalón corto, camisa blanca y jersey oscuro, y sobresale entre todos por el color rubio, casi albino, de sus cabellos. Otras son fotografías de playa, en las que el futuro Rey, con nueve o diez años, juega en la arena y tiene cubierta la cabeza con un gorro blanco de tela. BUHGO Y NEGHO 35