Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Corrida de toros (1901) de Picasso lleva en su propia sangre el veneno del cambio y al final acaba por dar por válido lo que al principio le horrorizaba. Tras rasgarse las vestiduras, encumbra a quienes primero rechazó. Rusiñol y Casas se convierten en los nuevos artistas que decoran la realidad cotidiana, los salones de esas clases pudientes; El primero con paisajes y el segundo con retratos. Ellos abren y cierran el capitulo inicial sobre el modernismo. Como las cosas nunca vienen solas, ni son fruto exclusivo de la suerte o de los caprichos de unos cuantos, no se debe olvidar en este enunciado la labor de la barcelonesa Sala Pares, donde primero expusieron Rusiñol y Casas, junto al escultor Clarassó, ni las informaciones y buenas críticas con las que el periódico La Vanguardia recibió a este movimiento y a sus pioneros. No sería el único, pero buena parte de las BLANCO Y NEGRO 2 6