Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ventura Pons El intrépido narrador P o r Isabel Qutiétrez I Fotograjia: J. L. Alvarez lONTRALUZ Define su obra cinematográfica como un compendio de películas minimalistas, corales y sorprendentes. Es. sin duda, un creador singular E ste parece ser un hombre permanentemente entusiasmado, y es posible que conviva con esta sana satisfacción desde siempre. Al menos, asi le imaginamos desde que en 1978, después de una larga etapa como director teatral, rodó su primera película: Ocaña, retrat intermlnent Ocaña, retrato intermitente Ventura Pons, lúcido y jovial pese al madrugón, habla con vehemencia sobre las peripecias qufe han alumbrado una de las carreras más ingeniosas, divertidas y sorpredentes de nuestro cine Rosita, please! El porqué de las cosas Actrices Caricias Amigo Amado -Su título más reciente, Morir (o no) una serie de inquietantes historias sobre la muerte y la vida, inspiradas en un texto de Sergí Belbel, le ha desatado una manía muy particular: desentrañar dialécticamente su obra. -En ios últimos tiempos, usted se ha convertido en una especie de trotamundos: sus películas están presentes en los más valuados festivales, de los que, muchas veces, salen premiadas. -Es cierto, el pasado fue im año maravilloso: empezó con una retrospectiva de mi obra en Londres y terminó con otra en Nueva York. Entre medias, me he paseado por un montón de países a un ritmo brutal. Ojalá que dure esta racha. Con toda la humildad, le confieso que estoy atravesando un momento muy dulce. Hago las películas que yo creo que me gusta hacer, aunque, luego, cuando las estreno, me cago de miedo. ¿Cómo que tiene miedo? pero si usted es un veterano... -Pues cada vez tengo más miedo, porque cada vez me da más respeto el cine. Mi trabajo, que es dirigir, me importa y me preocupa. Me preocupa explicar ima historia de la forma más lúcida posible. Encima, cuando ya lo consigues, tienes que exhibir los resultados. Y siempre te preguntas: ¿Interesará a los demás lo que yo hago? Es muy lógico sentir temor por ello. Siempre sé por qué ruedo tal película y siempre me pregunto si gustará o no a la gente. ¿Tanto le atormenta esa duda? -Me preocupa, porque, contrariamentre a lo que creen los norteamericanos, los dueños de las salas y muchos de los que están metidos en este tinglado, el público es muy inteligente. En este sentido, los nortea- mericanos nos lo están sirviendo en bandeja de plata: nos están dejando un gran espacio libre, que es el espacio del cine de las ideas. Ahí no tenemos competencia. ¿Tan seguro está de nuestra capacidad? -Sí, pero, ¿sabe qué es lo malo de España? que nos creemos más guapos que nadie, cuando tenemos los mismos defectos, carencias y necesidades que todo el mundo. De cualquier modo, cuando hablo del cine de las ideas hablo de cierta tendencia a romper con la linea oficial que también se ha impuesto aquí, esa de hacer películas con mucho presupuesto. Yo creo que es Fue por muy respetable esa línea, pero hay otra donde puedes enconculpa de trar tu hueco. Es la línea que yo sigo y en la que me siento una bala muy bien. Y no sólo me siento bien, sino sé que se me recibe Lo que más me saca bien. Eso. con todos los temode quicio es la res y toda la humildad del violencia. Es que mimdo. cuando veo un tiro, aún por la tele, poco- ¿Qué es lo que. entonces, le me falta para compensa más de su trabajo? ponerme a llorar. -Ver que le gente se emocioSupongo que se debe na con lo que hago. Es fantása una terrible tico trasladar emociones a los experiencia, muy demás. El camino que lleva a cercana a la muerte, ello, sin embargo, es un gran que tuve hace unos sufrimiento. años. Estaba en- ¿Cuál es el secreto de una México D. R de gran película? vacaciones y recibí un- Buena historia, buena nadisparo. La bala rrativa y buena interpretachocó contra el ción. cinturón y hoy no- ¿Dónde está su toque de estoy enterrado o en distinción? una silla de ruedas- En mi gusto por las piruepor muy poco. tas narrativas y por el miniAquéllo que me pasó malismo. También, esa quesí que parecía una rencia por contar historias coauténtica película. rales. Siempre me empeño en Por eso, porque yo dar la palabra a diez o doce disfruté de una personajes a la vez. I segunda oportundiad para vivir, también quise dársela a los person es de Morir (o no) Y es que hay fallecimientos estúpidos BLáMCO Y HEflRIl 4