Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Vicente Soto Sordera En comunión con la poesía Para C ONTRALUZ I Por Mmudena Guzmán Fotografía: J. L. Alvarez o soy un experto en poesía, para qué voy a engañar a nadie: no pude tener estudios y en casa no había libros sino discos, pe ro siento como muy míos el ritmo y las emociones de los poetas Después de esta declaración de principios, tan natural y tan sincera como todas las suyas, el cantaor Vicente Soto Sordera se confiesa incapaz de decantarse por alguno de los poemas que ha musicado en Entre dos mundos su último trabajo: Me gustan todos: Poeta Divino de Rubén Dario, es una joya, y además muy flamenco, pero también lo es Diario poético de Unamuno, o Como las hojas de lila de José Asunción Silva. El poema de Silva me atrapó porque la lila no es una flor que salga mucho en el flamenco, donde abundan las margaritas, las rosas y la hierbabuena, pero suena tan bien eso de Tienes la piel suave y pura como las hojas de lila... Poetas españoles e hispanoamericanos se unen en este disco de Vicente Soto Sordera que ya en 1986 grabó un disco con poemas de corte popular de Fernando Pessoa: Es que yo siempre he sido un poquito rebelde- declara- y he intentado hacer algo que aún no estuviera hecho; así que en vez de elegir a Lorca preferí escoger a Pessoa. Pero Lorca me encanta, que quede claro, porque él y Manuel Machado han sido los poetas que más se han identificado con nuestras raices; de hecho, aunque no la he grabado, yo canto por tangos La baladilla de los tres ríos y no vea lo bonita que suena Asimismo, cuando José Hierro recibió el Premio Cervantes, allí estaba Vicente Soto Sordera cantando algunos de sus poemas: Conozco a Pepe hace ya tiempo, y lo quiero y lo admiro: como a todo artista le gusta vivir intensamente Precisamente de la vida, y no de la disciplina laboral, se nutre la música y la voz del cantaor jerezano: Jamás me he puesto a componer canciones de ocho a tres- explica- y sí después de pasar 46 horas con los amigos, porque si no tienes experiencias, ¿qué demonios vas a contar? Aunque piensa que el cante es tan real como la vida misma y, como ella, tiene que ir evolucionando con el paso del tiempo opina que el boom del nuevo flamenco se ha salido un poco de madre, porque dentro de ese barrio se están contruyendo muchas casas sin cimientos. Camarón, de treinta años para acá, me parece una de las figuras más importantes del flamenco, el C a n í a O r jerezano la poesía es uno de sus grandes amores. Tras Pessoa flamenco su voz navega por el mar de versos de Kntre dos mundos- N: pero detrás ya estaba Manolo Caracol, que es lo más fuerte que yo he visto en mi vida, y sin embargo, hoy en día, parece que todo empieza y todo termina en Camarón. Si tuviera que citar a los alumnos más aventajados del nuevo flamenco, mencionaría a Ray Heredia y a José Soto Sorderita mi hermano. A pesar de tener concepciones distintas sobre el flamenco- está claro que yo soy más ortodoxo que él afirma el cantaor- Vicente Soto Sordera ha confiado la producción de Entre dos mundos como ya hizo con otros trabajos anteriores, a su hermano: José es la persona que mejor me conoce y sabe lo que El cante me gusta y lo que no: nos hemos criado muy juntos, tan del vecino juntos que hasta compartíaHasta hace poco, mos litera, y por eso también antes de ponerse a tiene la confianza de decirme cantar en su casa de en el estudio de grabación: Madrid, tenía que Anda, Vicente, déjalo, que lo pensárselo dos veces estás haciendo fatal porque el vecino de al lado mostraba su Si yo tuviera que cantar rotundo desacuerdo por dinero me moriría de pena golpeando la pared- comenta Vicente Soto con mucon los nudillos: Yo cha convicción- y le doy grapuedo entender que cias a Dios todos los días por haya gente a la que eso, porque vivo de lo que me no le guste el gusta. No podría vivir si no flamenco- comenta- cantara. En los peores momenpero aquel hombre tos me he quitado las penas era un esaborfo y le cantando, he pegado cuatro daba corcue que yo chillidos en mi cuarto y luego estuviera tan a gusto ya me he sentido con fuerzas pegando mis para ponerme guapo y bajarchillidos En su casa me al bar a gastar las perras de Jerez, sin que tenía en el bolsillo. La verembargo, no tiene dad es que nacer con el cante esos roces vecinales, en el alma es algo increíble: a probablemente mi padre, el cantaor Manuel porque la tostá y la Soto Sordera una vez lo tumadre del flamenco vieron que operar; bueno, está entre Jerez, pues, ¿puede usted creer que Sevilla y Los Puertos, nada más salir del quirófano, y si el cante tiene enganchado a la mascarilla de cuatro pilares, oxígeno, se puso a cantar? a Jerez le corresponden dos y medio por lo menos BUNCO Y NEGRO 10