Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cine Por JULIÁN MARÍAS E N un momento de paifcuifflzceotoia rescecto cine españoJ. cera e! que a vsces píeoso que podría valer eí (ItUo que va al frente de este atícJo. la teiaviSíúfi nos ha ofrecido, acaso corro antidoto, esta p cúa. -S viaje a rái JB parte dngida por Feín iOo F nán- Gómez y eslienada haca dfez años. La vi itonces, y ro sé s en todo Lfli decerto se hta pro j ctado en círes, Deboía VIDÍS O las gandes panlaUas, a su fcjgar pfDpü, no sóío por su mérito, que es graTde, SÍXJ por lo que fena de ejemplo y ensía T a. Se Traía de LTi pequeño grupo da cófrtoos de la legua- -especio amenazada da etíinción o ya exfinta, cuyo nombre mismo ha diñado de usarse- Lo capiiarea un ya mfl ador, repfesaiíaJo por el protSo Femando Fernán- G r ez; pero ei ÉCtOf crinctiai es E que en la Nstda es su h o Carlos GolvónH representado por José Sacristán, que probabtemsnte alcanza en esie papel to más vatoso de su catreía. La sfsrece un h o, Carlrtos, de diecisiete artoSn Pegado cte Ga ia, a qiien apcTtas ha vislo nurx 3. y que es oxorpaado. no sil resistencan a la- oompafiTa Todo el g u i va de pueblo en puetfo, Gn carrá ieTas ojarxío es posible, a pie ías más veces, se hospeda en tifjmas posadas, DÉLA KEAL ACADEMÍA ESPAÑOLA EL VIAJE A NINGUNA PARTE come cuando pijede, hace sus represenladcííes en lugares tétricos, suíre vejaciones y, sobe tcdo, la axnpei ic a de los peliculeros que prc ctan sus histerias, más aü K as para tos púbtcos kjgarefios. La historia eslá IccaTizada en bs artos 50, en épcca tcdavia de escasez, tuaTismo y prtnVtivlsmoen muchas partes, pero es recoidada, mitificada, hventada, de marera casi defjante, por Cartos Galván, con la maesoía que José Sacristert pone en ello Esla peícu! a es en buena medida esperpéíitica con deíaifes crudos y a veces sórtitíos. ccfi una ví ¿n aguda y desengarzada de una vida mis- atte y de gran dureza. Nada está eduicorado ni idealizado, pero tampoco y esto es dedsuo- fyofan ío, Espiado, deíberadamenle isuc ado. Esta as la lección que mo parece más HTipatanle y urgente (ara los que hacen dne entre nosotros. Es Mste la historia, en morrentos resueltamenta smarj deiesperar zada; pero en medsí de ti jo esto hay hmior, ingenfo. fragnx ntos eT 3 a: tóíorríGnto dX- eitidos. Y, a bre tcdo, el recorxjdmieoío, más ajn, la mostración da una vTxación que mueve a esie fEqueTo grupo qua se va desplazando por m iIrTíos puatíos casteílarpos, corro bs restos de in tetallón derrotado y en retirada. Son Cómüos- que se sfenten llamados a representar, a Devar ilusión, nsa, aiegrá a los qje apenas benen n Ja de eso, que reciben de vez en cuando y casi mjica agradecen. En el ruvel más bajo de la profesión, sin recursos ni verdadero talento. Sienten que han naodo para eso: es b que saben hacery. mésaún, loqitónecesitan hacer para ser qiienes son. Pecas veces se ha nxisijaao lo que es vocactín más a cuerpo llmp en una forma íifeciof y acíerriás iniorlunada, rodeada de fracaso por todas parles. Nada de esto se cíarnjia, a! contrario, se ms sie en eDa desde todos les p flilos de visla, pero la vocación emerge siempiQ. incontrastable. Cuando Gados G l van- recueida lo que nunca vivtó, la época de é dto y esplendor que no existió, e cca b que podo ser pero nmca fue, y en cierfo mccfo lo revive sin haberlo vivido, le da una reaüdad fcloa que forma parle de esa dínen ¿ón virtud de la farándula, j nlortio Machado escribió: D toda la rr Bmotra sób vale el don preclaro de evocar ios suefios Esto es eT resijmen do esta película da Femando Fetnón- Gon az, uno de sus mayores alertos. Es Líia oba todavía rédente, de i n director y urws adores vivos, hacha en Espar a en nuestra época; es decí, no es laia muestra del pasado, tiene plena actualidad. Es dns espaAol posjttó Me pi gunto cuánto tjero que ver ccn esTo la majíír pata de b que se hace en estos aítos. Aígu a vez, en esta ló ea o en otras, la vocación de haí: er dne- no de destailO ai: ar e entre nosotros. Pero por lo general se ve una resuelta v jt itad de envtecimienlo. desde bs argumenios hasta i5 S mágenes. y no dgamos bs diábgos, in sradcs por la degradación voiurJaria de la ler gua en la que w- rnos. en la qu; expresamos r uestra realidad, en la que nos cxoyecíamos hada et futuro. Ha querido comentar- B v i a ninguna pa: te- ixxque en esta pefcula se ercuenEran todos bs elementos negaüvos en que nues os conteírpoiárecs parecen comí acerse, los que preterxíen se a- iLStrcación- de iodos los err- iiediTüenlos: con esos e ementos. sin ooiíatos ni escamoleartos, se ha contado una hjsfcíia ccornovedora, melancólica, ingerriosaycCvertida, en la que respfandece, en meífo de iníorluiíos y catías. la dignícfad que en sus formas rrés hurr Jdes y hasta lamentables pertenece a la vkJa huriíVB. que a díma hora cctftsiste ffi vocación. 10