Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cine Por JULIÁN MARÍAS L AS grandes peSctias, cxxno tos libios ¡Kjstre tienen su fecha; paro poftiuran a b l go doi tiempo, y su interpreíadm varia; fo mas interesóte es que esas diversas viabnes c o n s e r y acumulen, se superpongan ccffrx) las cap 33 que consttijyen una páüna. Asr erLnqi 9 Ci (Jos, algunos übros ¡legan a sef lo que se llama- dásicos que no quiere dedr íósfes. sino lodo lo coníjarfo, Denos (Je vidas sucesr as. B dne tiene ufia breve l ¡storía, y esa exlrafia sedinTGnlac ¡ón es más djfíca, efi todo caso aparece condeíísada. Una exíraordíiaria peKcLáa de Rank Capra ha vueito a proyectarse en la leievisón. y seria deseable que relorrtara a los Cines, lo que le cíarta la duaoon c jg merece, otra ícrnia ds drtusicn que a amplísima, pero da una sola ez que la Leievlstin permite. -Its a WondeilLi Cls ¡Qué bdto es flviT! es de 1946, rectón teirrinyto la Segunda Gueíia MiíxJiai. EscnW scíxe eüa en 1963 (si i cLPÍoso quiere leer rre cornenlarío de entonces, txiede enconlr: alo en el Eomo I de- B dne de J, M, Me pareoó una otxa eíli axtínaria, tanto por su asunto corra por su reaSzaclún DEIA REAL ACADBAÍA ESPAÑOLA HABER NACIDO cinematográfica. Es una obra maestra, de ia que se polffe aprender tanlo; tanto como se ha colvidado. Para ios que no la han visto se pueda recordar que su protagonsta es George Ba ley (James S t e v un muchacho de una mínima ciudad americana, Bedford Faits (la palabra- puebto es dsn as ado esper ida y desorienta, y la acción empieza en 1919, recién t mlnada La prin ra guerra, y se exttende fiasía el Tirsl de la segjrida. GeorgG Eaitey se enamorará de Way (Dctfina R d) se casarS con ella, coisborafá con TVomas MitcheÜ y luchará apacibier 7) en! e toda su vida con ei miüorm Pütter (UcBTsl BonyrTKxe) rapaz, cruel, amargado y en el forKto Iracasado. Se pensará que con eslos actores ro es diiicJ facer una excetento peixsia, y creo que hay que tomar esa xegunta en serlo: ¿es que no los hay? V si no, ¿por qué? Gfiorge es extremadamente bjero, sencino, inocente; hace siempre lo que le parece que debe hacer; sacnfica no pocas cosas a esa ejügencia, a las necesidades de los d e n Se mueve en las lormas da la vida cotidiana y senolla, la que exploró txíixj riad. e Tl- iomlon W- lder en OurTciVp n Al final, después de uia vida difícil y esforzada, razctf aWemente leOz. se erjcuentra íracasado, en trance de desespemctón, sin saBdan abocado a la nJna y el desprestigio. Wo se OnVide que! a pefcula es d ertldíam Uena de ir enio, alegre y prodigiosarriente dirigida, con ina ¡maginaciin que no cesa de irpveníar. Pero el infortunio puede sobrevenir en las mejores condiciones y a los que menos lo merecen, y ahíYa aparece un personaje que vene del cielo: darence, ár gel de segunda clase que todavía ro ha rr ecido sus alas) ef ángel de la guarda de BafJey, enviado pa a impedir que se suicide o Eiga viviendo sumdo en la desesperaron. La aparidón de Oarerce es tan d -c- rttía como eT resto; pero su actuación es sena y muy original: Baiey quslera no haber nacido; Clarence fé muestra cómo serían las cosas si no hubiera Uegado a vivir. s ¡se hutttesen borrado ledas las consecuerrcias de su paso por el ríKindo. Calderón dicQ por bcxa da Segismundo que- el pecado rriavcf del hombre es f iber nacido- Clarerfcce no to cree así. En unas escenas tremerxias. de hondo dran tismo, le va moslTando a George la pa fla ciudad a la que ha dedcado su vida, tal como seria sin su inHujo: su hem ano se habria ahogado, y no rebrta Hegado a ser un héroe na: iorfil, d boticario habría ido a lacárcel, poruña culpada la que George nirV: lo libró; su madre no lo conoce, porque no ha nac ¡do; su mujer es vna soiierona, sin los Kjos que los dos ti, f. ftetDn; y así sucesr rnente. Gecfge Batiey. quo no reconoce su peqijEno a qu sn nadie recíxicce porque oo ha e 3 Slido, siente una snpresiün angustio que lo reccxKiTia con lavK 3 a La acepta, con todos sus dolores, con sus difjcurtades, con sus fracasos. Y Ciaieoce, por sus nue os méritos, vuelve al c ¡eb donde recibirá sus alas. Gecfge Ba ¡iey es una txsK persona- expreaón tena de sentido, de un senado que invita a SGí analizado- En él no hay nada de esa realidad ateiradora ccn la que no se qui e contar, aufxjue se ü- opí! ja con c- 3 a tantas veces: la maldad. Esta se a la posible obíectón a le visión de Óarence; pero habría que segijir txegtníarxJo lo que esto qul e dedr. de dónde vier e y adonde podt ¿Ír. Frank Capta piensa que es meior haber nacido. Y esa creenda da que pensar, precisamente en una época en que se ha aCaerto paso, de manera aLerradora la tesis de que es rr or no nacer, y se procura per todos tos medios que tantos horr bres y nxjjejes pcsioies no nazcan. i este contexto, la contemplador! de a obra de Ftank Capra adqijiefe un dramatisnxs inesperado. 6