Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Libros EO esle ttxo y d 9 áimedeto piense en el (te F OppííihesrFef The M ol the moderi rrarü: ECÜ ness arO Itie irjveriEcn of Oifi T Í Ddort, 1979) Porque en d apaírónaiTgento de Josa AtaJá Zflrnr a lo que s da ífffieíSaiD es ma capacidad corectfile do elatcrar la poesía. B pensaménTo rtvaíeiTo ro es círa cosa q (s acti fzaciífi ú pensfir ¿anto y, aún me aírw 3 a deor, ta maííesladón Isrtíén de un sentntónlo, eí del ffívy. qijs aarríira esia roaSzándoso en caía ino de nosoTrcs. Per eso. heUar tfe los sonslís de P sascñ. de GfflOteso, de RonsacT o de Sialíaspeafe m es mccSicaí m abe de coníentíosqje estó af apcias la gib H sino de unas teorés Qje afedan mucho más a la f ma Gscdcndorosa que en cad 3 mo de esos casos se manilJesla. Y aquí, sí, la ctra de Alcáá- Zancra fere unas peciíandades í la aislan de Las ite bs Q ro 3 sonefeJas. No es el at afio ocasicr labia ixi pcema, Sino Éí arfeía incansatíe que posee el don daf contenido ytócapacdad h inKa de sabefto a tejiíiz Porque contar scfieto a soneto- hasta casi cfc? s 2 níC! S se 1 eni 3- los ITÉSJTXH seri KiiienLos ird V Í K nar dos m ocaaones dífefSfües. no de ¡a de ser m 3 osadía que dudo l ya mucíKJS pcem capaces en en Wter. En u i teto veíEO. W o d o- aplaces Tcrti ia jiijeí y ss unafórmulaqije nos sigue vdierxJo, penj- ciidado- con audaca só TOse aCavan b- s ¡tiíos sazona s y h que ir a ñdisrdo no pocos a! c ra cfJS la criatua se nos tcgre. Esiarros en una cuesWo de fcíma: fcfma deí pcema yformade b ofdenacáin Od conjunjO de poeirñs. Ya Fanaíido de Heirera al ccn ilar a Gffcfeso haté escrito que- el Eoneto es la n herniosa corrpoaccn y de m yor arlificb y grada de cuantasfefiefeípoesfl Pa ana ye iañola. Sirve en Kjgar de bs epípamas y odas giegas y ias, y re ícrde a 1 eiegias aitigjas en a! gi mccto. pero es tan eiJarída y cap i óe loto aguTTentoH Qje cecoga en s ¡9 Dla tcdo to que pueda atrazar estas partea de pccsia ifcaS Zanxxa se enJraita ccfi icífes estas cuestiones y Dien podrá sa aícso en Líi examen ai Qje lo sánetela el ngiroso Hanwa: pero hs ¿gocpje Electa a ta estíi íLra del liío: V Por MANUEL ALVAR DEIA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA NUNCA TERMINA AYER Ptírarcaorgarrói aj Cancjonero- de forma q iefescanckx es dattíi enliada a cada uia de las seres de a: oetM, Talde 5 üdes 9 rei pensamiento de Garcfeso, segín fe s ez ¿tJciííi da ATtctfiio Piieio; pero eT poeta tctedam no imtximo sus FOsrrQSy los leñemos- súio- enfe bef mónta impesiún de la viuda ds Bcecán. quí no se cuidó de e os aspectos Icmiaíes, La primea pa- te de if uicateirrína a et ao nufe poemas deformahsterogén a cpje daspués rw yueK en arepeíáse ahoirtífido a tos sonetos, ara qie se mussliai desligados de e AJ lector de este Stfo le scípTEfiderá Sil ójda l a g a i canitíad de endecasíáxs ahitos. ShBnos ccíno e? emtfo eá sorieío- La terca rosa del sonaTo rr en el que íodas las rimas son a- íííriVcas. TamC- ííi ahctfa d ffiojgjcfe de GarcSaso es patente el soneio) (m úé toiedarvo fvVnor, amor, m héüto esti- J Lene esas nmas que, en general, han sido repudedas. Más a i, uia pequen discusíin entre bs eruditos hiío pensar, b que prcbaüsmefte no esderto: qi el est mi, etcéíera, tueran sustíUdas por palabras graves, aurxjje a mi rrodo de veiTíO debe t tdarse qie se están trafíií: iendo LÍOS versos de AifS S N- wt h í AnvY, rtmor, un habí n ha laflat de vcsíre drap vesCr me le wed Tanayo de Vargas. refiriéndoES á srso octano, dce haDetb t- yo en un rrvTiuscnto de B Esccnal como- A rcmpeí deste parV) este vestido- htó acaíaTÉtfi. ni acaban, aqii las cuesifcriQs ícrrebs. X s hay sonetos n rmas iCti k; z! ¡Ohiuz! a ertar bre vB con rjnas ssonan Les aEtemaiA Han pasado los a i pem Y COI nmas aseriantes continuas Í- De t j nor xr bs artos no n e mudo- enocíostóbos í lca esioy sob dxmigo en aieíaidrfrios f He ITer ado mi cafa con lus fofogra ias Todo ixi CGn íjlo sotre el que poder monta- u i sistema de mélfpca e s p a r y pienso que nos quedariaiTos pjes el poeía rxrs dice hater escnto mi liesciejilos scfi os, eríre ksque haespgado estos ctesi entos, a bs que dasüta predsamenie según su bma. bs UTios, con maycf piimenio: bs detrás, cobquiales. en el ter iap laro y ccnxna) de que poco gusta hoyfepoesü. ocí freoienda mJxsñaia, ceraojfer y l m tca Han pasado rrucíios artos desde que Herrera escribb unas palabras que, supera, habrá rr rtado na pocas tces nijostro poeta aduá y a ráigm oíro gér eio se recpiere rrés pijBza y cubado de lengua más temífanza y óetx dortie es gande OJQS ojaiquier ercr pÉquefto; y dcnde no se Femiile kencia a iina, rB se ccnsísnta aigo qje ofenda a las orejas, y fe tri 3 d 3 d suya ro Eüire, que soa ooosa y vana ijna palatra sda rJo hacefaifamás; el dr ino Heri? a c o n f i a b a bs aSxves de i n destino sffiguiar de nuesfra pc s y se aterca a b que ai berrpo era, en buena medba, hecíTja ds Garcteso; pero los arcaduces de lanorü han mofleado rrBjct ias v- ces sotra bs alancres y pod nos seguí bs pasos ds m homtxe archicu! to que, en su creacbn, v CíO edarttí sus ¿eres chance G caaso, dgarrosTirso de Kfc ia, digamos amp amiíile barroco hasta legar a recuses qje frecueríaron bs mcdemfelas por más que wírtón de íTuy íepDS (Catíefín, Sof Juana bfe de fe Ouzlcorrw las hrras sobr te arr píosódcos Sil asmo, que no han lfir (torr yofa: ra! go. La poesa es cuestión de fcma, pero ¿y el ccríenido? Ccn este Efcro podría e aiiífse u i tratado del amor, pero no plaTíftóarrenLe aubihado, sino ccniíiua des 9 Spsi tón. B Cuerpo deí sxeto constriñe la generosa atenida, pero pemiita aífensar bs sentór enros como si estuvíeían scn ítboa a LTi potro de iQitura ¿acaso Unamuno? ad en el beBo ¿Sabes tú ctóAio a ¡ixx es Líi sjnelo? o en el arpgustsdo- Yo te erse a querer bs ofcvaries Teorb del amor que hace perisar en fe gandes poemas da í uE! Hentóndez í Yo qLje Te tL e pctf rm amor toraJa a tedas haas, de lu amor labriego enfeidenftcacíin ccr tos fenimsnos de la naiuafeza í UiAia constanle ircia m víniana o en ese comienzo in iüo de la muerte al qye mi íces se ha iama amcf Vuélvaniela. arrKJrcso pensami ío- B poeta se ha fimddo háposiJLicamente ccn la cratja amada qiisera d indate, s tei ojánto eres imagen rrta- J. Abató- Zanora ha escrito un libro atasbnado En versos ccn mi pfopia sanye esaitos- y apaícnante. B Sector ccnierTí fe angjs amente tantas muestras de l í y sa Ddentüba ocíi el p M Dasde fe contmgerca psi íxiá ha salxto eiÉí arse a ches unfrsrsate del sentimientD, r e otra cosa a ccrr hKíercn todos bs poetas daT arrcr. peio en- Nijica lemizzna ayer- la nerosbad derramada nos ha i f f o fiasia carráxis ífcnde bs pasos acaban OTT- énit: se en teoría. 8 lrim- enlo ya no ss de uffi scb haitffe, í i i o de esa identijcactín ontctógica en Id í corsgiffi fundir el e 3 p itu del rector. Hubierais visto Iforaí sarigre a las edras cuando el agua más liisto se pasó lína ncche velando a un yelmo ya an agua José AJcaiá- Zenxira, iu c t mina a er- Prólogo de Luis Alierto de Cueríca. A- Z EdCiCtfies, Madrid, 1994. e