Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cine Por JULIÁN MARÍAS DÉLA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA L A pfcíe 5 ¡6 n cíe ariifidero es una de las m s peiig. Osas. hssta el xtr o de que r e i e ura díels de vabrque inda con el heroísmo, Pof otra parte, to q i e no ss un ca 3 ¡3 impetuoso, SíXf i a ccrnbinadiíi tte impcf ¡d 3 z y pd 3 rn: 3, de habilidad y conccnenlos técnicos, qoo fm nuestra época tegon a ser Por desgracia, esta prolesión ha adqijrido LJia impodaixia que ruíica haC tó tenido, espedalmeotó 3 causa del inctemento ctel lenoriSíTO en bjena parle del múñelo, y del carácter lécnfco que loacomparia. IB peiicda Bkí- vn Av- vs -í Vcía por los aires- dliiglda por Stepher Hopkins, po 3 r ser uri docurrFentaJ soCíe los a jficíefíH; pero ro b es, o si se prefere es más que eso: es kjna drarrótica hisíorá con argumento, es decir, que acontece a personas irxíwiduai s. desde las cuajes sa ve, imagnayrevrvoel abanes colectivo que ter e el asinto. Se inida la peTcda en una prisión de Beif r, en Irlanda del Norte. Un teaorista se e- zade iras una iremerxla expbsión, preparada CCÍI los reclusos desalados a ¡rvDÍen i os trabajos fotográficos. Pefo ia acc o tr Tsa re desde ese rrcmento en Boston, la anligua dudad que- tan l en ccnod hace cuatro decenios largos, y que aparece en la paniaiLa. Jirmy Dü íf Bridges) es un téjenle de la Poiic ¡a, leíe del equipo de artícieros. Tiene una larga ARTÍFICIEROS e ípenencia. una h icrá no t en ccoocdan y xepara- y roaiza- su boda con Kale iSuiy Av ¡s) a la vez que se retira y renunda a s r peTgrcrso puesto. Las cosaSn sin eíTibargOn rx) van a ser tan taches: ure tremenda e osiVi de -estadora conroieve a la cíodad: Jinrriy reclama la vuelta ai sen- icio C iie acaba efe ab idctfiar. Sospecha qiién sea el autor del alentacío- y da otros que agüen, dirigdos contra artíficJsros- algiien a qiien ccnoc- ú muy bien otros tempes y cuya cortíucla píxírfa adlvúw. Éste es el mldeo da la pefcula. Tomnr Lee Jories y Jeft Bndges sen los otros actcres relevantes, Tcxla la histcfia está dominada por ta e pect 3 tpja ongustioa; por la tensión ante el des iace de cada una de las s tuaoones en que la ar enaza de desastre ss inmin te, en que elvabrfrfo. el conccirrtento y la destreja se efiErentan con la vdijitad del mol. con la maldad como laJ. que tiene un despliegue tan impresionante en nuestro Lempo, ayudada por la tentación da no veda o disEnularla, cuando rxj justificarla con cua qu er pretérito, B hterés de la pefeüía se mantiene a lo lorgo de Toda eüa por esa tensión y por el demento personal que p xen los protagorijstas. Creo que la estrustuta cinematcgrafica no es pejfecla: hay demasiadas situaciones- equívate- ntes y no lo bastante diversificadas; aig- jr s se prolonigan medente un vHuodsrro té: nco quQ acaba por d ütar el dramatismo; pero predcínlna el ac On la mostradón de las operaciones nacesaiías para evitar las catástrofes. Hay un episodro en que se ha ccnectado el aparato explosivo con un ofdenadCFT, de rnanera oua no actuará mientras fa que tedea en él no se detenga pero estanaá si cosa en su tiatDajo o llega al final del programa. Jirrvny trata oranccamente de deecut? nr la davG dd dispositivo y anu arlo, mientras fa muchad agotada, tedea arngustiosamente y se acerca d final que pronio será ¡r viiabie. La mijjer de Jinrrjy, Kale, es vioi riista, y d final amenaza al corx te lo corirr Tioralivo en que toca, y especialmenLe a la ma cha da sij autCíTióviiH cuarxlo VQ a volver a casa. Esa corribínac de maldad, tolenda eiOreaisda y lécr ¿ca cientíta retinada es fo que constituye d dima de a pei cuia, lo que le da ma- jor sígnifcadón es que esa situación es la da e de g an parte de b que acontece en el rrundo acíuaf. Es to que da valíx particular a una petiojla que como dne rx; alcanza b perfecciííi. B líasForxJo alandés de la histeria, la patdógi a mstalacvxi en el 0610 del terrorista, los laclcfos que proceden dd pasado C arúficiero, todo eso le da ccncreción y dgnificaciín rmmana a la hstoria, pero a la vez disueh, e en algijTa rr da las cuestictf s que subyacen a día y que repfesentan rasgos atroces y demasiaciQ freojenles del murtío en que vivúTiOS Bdesairdiodd tem l3 rtx) organizado, rdatis- amente reciente y ccnríckjenta con otras plagas que tienden a ser mundaiss; la frecuencia dd fanattsnx) con nxv diversos pretextos; la paraSzactón scc- al ante todo eOo, con muy pocas e cepcicnes, tcdo esto, tan interesante. apasicrante esta por debajo de esta pdtula, qje no es más que eso, pe o tíetz erta tevan DS a indagar en su suüsueb para l atar de enTendsr b qie está pasando y cómo acaso se podría desactivar la ma 3 dad. 10