Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cine Por JULIÁN MARÍAS DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOlA A prine- ra v íTa, GS a peCcda cte Jcffii Schunac er, The Oient B dienle es una más de un género í o mucP as veces pero que siempfe despisrTa inierés: el rário qLS a sido lestigo ¡TF Juitario de un crimen, qije podrá acorta pcuebas pera co ljeí 5 r atosresponsaMes, que es bc izado, perseguido, seminado sí es x Die, B ctentg se ajuala a ese esquenia, pero lierie no pocas novedades quo te dan sufcien Le oogíiaSciad. B espectador ve e 3i a peCcula coo ELma atención, ccn tensón, con emockxi en aJgunas cpcasfcnes. y con tuena doS S do sorpresas. B niño- quQ en algiJi nonerto se q u de ser narnado asi; üene once ar DS- Mark Cena un hermaíxj de ocho, una macüe algo ineslaWs y disparatada, un paa que se ha volaliGzado, dificijllades famitafes y económicas, Es despterlo. avispado, con hidatpva, rebebe, íxsi uette carácter, desconfiado y ya feíx) de dec 3 ¿pcK) nes. Lo contrario de vffi ruño ejempfar, eduiosado y eocantadcf; j encanto irá apareciendo, revelándose como una imagen fofí rSTica, al contacto con divereos reactivos. Mari y su hermano, en m bosque o cano a su casa, adonde h i ido penniso, rrientras su madie está en su traba ¡o, asjslen a una drsnáSca escena: un iTomtxe goisso, bartxKfo, bebedor y desequíiibrad- D, amenaza a Wark, lo d ¡ce cosas exlrafias e rxxaierentes sotxo un crimen, y TRADICIÓN INNOVADORA después se suK la Este es el punto de par ia. 0 rienrtano pequeíV: Ka sufrido tal impresión quetieneque sor mandado a UTÍ hospital para su IratamFanlo. Se rDOvíiza la pofcia, el FBI, iriteresado por eT asesinato de un senador en NewOrisais- la acción se Inida en Mempltó. Termessee- y muy prlnopaimenle, corro moler de Eairi -estigiíoón, tn abogado y cdítico ambooso TomíViy Lee Jones es d actor que to 5 canTaí. Mark se siente acosado, persegiído, no quiere hattór ni d f f b que sabe, porque lo matarán tos aijlores deJ crimen. Busca ijn atogado, y por azar topa con LJia rRjjer Susan Sarandon) que es la abogada Beggie, La desconfianza ó chco es mui grando, pero a finaJ ve que es su únfco apoyo, le ofrece un dólar por sus sen icbs y fa abogada b acopla con- FO cliente. Bta lia tenitlQ una vida también mu cSfiol y doJorosa, pero está llena de iriidaliva. lealta a y un valer inlrecwsnie Va a defender a Martí, no Eób de bs maíbsos q i ffitentan eSmir rio, sino de bs lrN- -esligadores qje b ponen en peiFQra, sobre todo por la arntáct del candidato. Es, pcdrlamos decir, una lucha en dos Ere- ntes, b cual da ya ixia novedad a la historia. La abogada se ccone iuridicamenle a todo InlenlodeaExBar de su cliente, de otígario a decir b qje no le coTNÍer H yjna pugna de ingenio, recursos jiÁücos, voiunTades. Parafelamenle hay un despliegue d viobncia, do amenazas a Mark y a su farráía- La tola! Falta de esca ¿dos de los deEncuentes esta corripletada por la relativa y- venial- íal do esaúpubs legres del equ DO investigador. S nilcfeo de la ptflcula es la relacjón enlie la aixgada y su diente. Nada t á í ni dulce, poique Marktienesus puntos da vista, toma decisiones que pueden ser y son peigrosas, escapa af control de l3 abogada, la arrastra a accbnes que parocen descabelladas. Poco a poco, la relación va siendo más personaL B hieres por el cfente- se va combir ndo ccrt el prafiJidO afedo por el niño desvakJo que no qijieía ser ninguna da las dos cosas. Sijsan Sarandon es una Cf oeiente aclnz. y su coscx aie es do verdadero alracüvo. Martí, en ostc momento, es adecuado y iero de rosim ¡i ¡nx en aclcres lan jó enos ríXíoa se sabe, pero ccfTio este e 3 raño cíenle es perfecto. Esta pe cu a, corrx) cas todas 1 que se hacen ahora, peca de excoso: pasan en ella más cosas que las necesorias. No se puede decir que sobren, pero no son irvfispensabtes, y eso le quita elegancia y a última fK ra a gún mlerés. Acabo de ver. una vez más, My Darfiog Ctementine- la geniaJ pelfcJa de John Ford, y he vuelto a admJ su perfección, su ccmbinac da enKB tón, ngenio, lirismo, ccn suprerra elega x Otro exceso, frecuenteen estos aftos, visfbÍG G- n- B cípünto es el de la música de fcrdo. a v es estíxjente y de g an vofumen. píobayemente inopoituna. Hay escenas- todas las Tiic es de esta pc- i: iia. y algunas más- en que la música estort a Iiteíalmente: en Efbricb serían a: ertadas y er aces; la musca de fondo mobsta a la contemplaciítfi, r e b el dramatismo, tri flafEa to que en si mismotienema or caWad. B arte ccns en buena medida, en renurcár a to rmecesario. Algo semejante ocurre, en ot as de pcr samiento. cuardo el autor por e en eüas lodo b que sabe- y a veces b qija aparenta saber- Con que eT autcff b sepa basta e ¡b b pem- ñte dedr tirada y justifcadamenle b QLtó tiei qje expresar. Ai xíue se echen de menos, paí 3 dójicamenle, algunas renuncias, ha que c ebfs que se lia a realizado- B diente- 10