Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cine Por JULIÁN MARÍAS H AY iSTones rrpjirictes ffi e! cc uate 5, artfelicas, moales, ptíiticas para qoe la caiHJad def che saa vajíaCte según las ÓDOcas, V al esD snttor pj 9 de seguir la langidez o la decadencia, y a ecQS píccítizcan rectiperadores y tDs. fJo seo facOes efe prensar las causas da toles altib cs. aurqua no impDSittes. y to más inieresanle es que se puedon anOciaf y píít cr y h ta evi (ar bs descensos. En el caso parTctiar del dne ha u i íacTor inlrínseco que ccntn podefosanente a su caBdad; qiÁro üeoT aígo qte depende díedamente de su conleftóJo, de cómo está concebdo y hecho, hasta de su lécrtca. Me lefiero ai mf H- iménto- que va mcíuido en su rrismo íximbre. Folografa en rrcr- ititenlo, a la cual se si SA en su mcrne io el Ktfixto, eso es ej céio. Durarle irajcho H Tpo. las De iias cddaban esa fiüv 3 daJ; tos giatíes maestros íu- -ieron i n acietlo hfaíljie en ese aspeclo. La irtpreííin da agíídad- qi e da el buen ore es caracieifetica; induso ojando hay lentitud cpe es una de las postoSdades dd movimiento. Se cala de que no haya- zcnas mueítas -ai es o cc nciden el cine con la phtura y. con una lranspO s: tón Ldt se pjede apCcar a la Éteratura- Las buenas pettUas maichan con f e Cgerc; cada escena fere gni (icacfcn p: S misma y se enlaza con la sgu ente, DEIA REJU. ACADEMIA ESPAÑOIA LO MÁS PROPIO DEL CINE Sil pausa, S tey lentituJ, está tensa de excectalK- a. Pero a veces el escectador tiena ía imfíesiítfi de qua no pasa nada- de q i tos planos se arrastran s ¡n justificacin, como s ¡se tratara de Benar mhutos de proyección, Enlíxices se pcduce jn sentimlenlo da impacieniáai que es gro iixoníjixfí ie de quo la peücjia es n ala B espectaior está deseando que aquello- líi socTo o la pelíCuSa enleratermbe. En aicpjTos casos se ha buscado dotixíadi nente que tó p e i b sea larga, ccfi ixiatíeaparocidaalade los qua creen que LÍI hcmtire gaide es p (x befza 1 J 1 an hombre. Hay pel Ai! que- deben ser largas, aigiíias m i pocas, tienen- qoe serlo. Sisanpio es peroróse y üet estar muy lustiflcado, pero laí vez ei argrr ito y el ntmotoe; ogen. Ese no p 3 ar na 0 bs iisoiios vacáos, sjn coníerxJo. que no llevan hac ¡3 el desertlace y noTOSdan b con empiac ¡úo piacenteraen quo el c ¡ne dote consistir, no es la i Bca fcrrna ds que se desícen esas z c n muertas que hay que evitar a lodo traroe. En el cU de bs úlCmos artos, b frásfrecuentees que la m i e les v e r de LFI excaso de agitaóán. Frente al ¡no pasar nada la lenlao íi más peígn: sa es Ja da no paraf Un eíemptó cí isiante es el de las persecuciones, sobre lodo de coches, casi inevitables en eJ cine de los dos iZ ¡mos deceriios. TaJes careras pueden ser interesantes drarriSticas o d -ertidas. Con la condiciün de que sean mocfefadas y lennnen algina vez. Si d directOf qLiere- supera- los epiKXíüS anát QS de ol as pefculas y Exofonga ¡ndefiníiamente la persecuC in; si acurraJa las peripecias, tosincííenies, sm cu ia se mucho de que t e r un mínimo de verosimilitud, inieiigtyídad y contribuciúo aJ desarrofo del argumento- esto últinx) es esencial- La irroaC x: ia íK inR rahíe, y el que contemp tcdo aquello desda su butaca desea con vehemencia que tem ne, aijique sea CCÍI uia calásírole final. Lo mismo Eixede con las luchas hterrráiabtes. en que 0i sí: ra hasta agotar i n parque da mixitiores, y bs tiros se oyen cono qien o, e tovsr. Son iguaimenta- zonas rnusias- en unos casos, pot paíáTsis; en otrcs, por epBopsia En ambos, per inEid dad a ra condicün del che. T e r la HTíprestón- en casi todos los aspectos de la Vfda, en casi tedas las aites e induso las ciencias da que se penss peco. En el One. me parece ev ente. Pert) en eá m de Eos casos se piensa aJgo en el detaie concreto de to que se va a hücer. Creo que la Í SXXA de pensar deteró empezar- antes Que o dedr que hatíia que pensar qué es el ana, cuáles 2 n sus reqiísítos o exigencias. PefScnaLiyrrte, ojando voy a escnMr un líro p so largamente- en ocascn dudante a i en lo qua pretendo hacen y ojando b he hecho, t e r la impresnin de que ei Etiro eslá casi escrito. Por b general, b escribo rápidamente, con ta impíesicn de que afluye- casi de que tira de mi y me arrastra. Los ingreííentes que acabará i por cC nstiiuirb vienen dHamos por su- pe y se sitúan donde detDen, Es q i la- narradaestaba hecha mucho tiempo antes. Estoy casi seguo de que ese pensaivaento prevb- enteiKyaia peibia misma, tohan ercftado ios que han hscho ese cii quo vinxs y volv emos a v sin pesadumbfe. Sil impaoencáa. sin dese que nada ieim ¡ne, con el deseo de que TO se acabe nunca.