Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cine J AMES vcrf ha d? ig. kki una psPcda titiiada The remains of Iho ciay Lo que QX ¡ia del da- en que EJierrafeew cacín da ui pasatto rxí n v rancio- bs artos que pfeí: ed eron a la O GUSTB MLÍXTGI con la atuadcíi al cato efe basianies años, en i n t é n que pjede ssf el de nuestros días. La hjstoíia esta sftueda en Darii on HaB, u i st ituosQ paJacb íi és practódad de (fli cabaBsio suiíamente cUta cto y dstí- pgiido, Lod 03 f igtca que ható comteüdo en la pTiwa guerra y lena la inprestón de que A rraráa hatjfa sido ir stmienle tratada pof tas aladt en el Tratado cte Vefsstes, cfesp da su Áctcna; al venckto hH que iralario con genenríJcfed. sn ve lo ri opfmrio. Esto t? Be a a fsvcíecef la arrisTad ccn yemanla, a fomeníar la reccrcSa ión de este país ccd sus aniguos e n e m igiatefra y Franda. Lo mata es que en AJemaria manda Hifcr con su part) do naxTeísociaBsTa. HayenlapeTculaLria preocup íin portosrrobtemas eisopeos, y en Darié- igton HaJI se í jr ent lss de las más pcdetDsas nadores, Pero no se engavie el espectafar iodo esto es merafrenle el tfssfondo de la histeria. cj; e consiste l e lodo en la vda del n yi: Jdcmo, Mr. Ssevens tAnifrcíiy Hopkins) y el ana de! a es, Kíss Kentcn (Envna Y el íito del aigianeíilo lo ccnstrluyen ias- Ixenas mareras- la escojputosdaÍH la rí efíLíbahádad, la le ad a la casa y a las hrcünes d cargo, teinadas ccn retgtasídad. si no es Lfl Por JULIÁN MARÍAS DE LA ROL ACÁSEm ESPAÑOiA NOSTALGIA palabra excesK Tocto está ¡sto tfesde la pefspectK Q del admirab e ma fí rcicíno y la no menos vaíosa ama de l -es, pven en la primera fase y q i aparecerá después ccn uia h ya c ada. Ein rredta ha habkjo el descr d ¡io del Eieríitencimaíto Lord Dartngtcfi. sij muerte. la acJc isiáijn de Oaár tcíi Hai pcf L i rTEÍbnaTo afT rica o. rrieiTibro d Qxgeso. que hatD ¿a paíTQpacto en las reiíitares y haba píe- v- isto los peligros y a qiien sejvlfá Siemens con igjal fkfcEdad y efcacia. Se pcdrá habfef de- enormes minucias- Los debates son dedsivos y de gran ínpofiancia. Buen ernpto es la rebcián de Sle- ñ con su psáe. que haCia sido OLTJ excetente mayordomo y Qje, cor 5 ü edad, no c jede ser ahora mite q i ayixJa de cámara, con íuict nes menores. La compostura to ptesáJe tcdo, gesíos, palat as, corxftxta profesofialH a la quo üo QutiOixrína o quo jxiodo hatxí da esponlanekíad emodónn vida personal, Lasffilertererclasccn la afta pcíitca están muy dieslramenle mostiadas. coi una persp liva qije íwteítG la usual; y qijeda cbro el vatof de lo que podf psnxis Esmar, con c tflffTFproptedad. -de escaleras abajo- Teda la hisSoría es vns recreación de i ias formas de esplendor arisloc tico, hecho de OStito y suieddn a noimas. hecha con nostalgia que nace peosaínente da la ccíXiencia de íje es a ¡remistiiemente pasado Es cerio que sigue ecstiendo iar igton l- teB, pacías a la ca iad y la opulencia efe Mr. Levrts, y aü sigue Slevens. qje íitenía que wieí a Mes Kenlon, al cabo de tantos ai DS, Pero es ur suf iwenda que acentúa aún más laTOSiaigiade algo q i se ha desvanecido en el pcelériio. Esta peücUa descansa en las dos figuras prirdoaies. tasencélenles actores rtl íx ry Hopkhs y Envna Thompson, sotye lodo el prhTero, cpje es el ejdadero prdagonisía. Lo hemos vislo hace poco encamando al escnlor y perisador C, S, Le. vis; hace argi i tiempo íue ei mariióLco asesino do- B s nc de tas corúetos ahcfatav erres como iri jnpecabie may- orCco H Geno Oe dignidad y corduia, det eat er que le correcpondeH tte la corcienda de sus JíTiles. No cabe duía de qie es Lffi gian aclor. La minucosidad demina la pefcüla entera, B núciSQ argun tí es n v íodix: ído, las reacciones personales esl ¿i en sordjia, alc- nuadas. canpfmdas por tas bjenas maneras, fed ¡3 d iíiaH las ncíjnas de e cepdonal fuerza Es. como La edad de b inccenda- n una felona de- v encias sociales a acierto de ambas peCoias es bet discut: nerto et dramaiferro que d b Groena. Los contenías son muy d ¡stíifos. tasarrtienies iaír lén, y sin duda, la peisor aEdad y los píc -ecíos vüafes de bs piotagcnjstas. Pero se ven anclas si tas a fcímas AJgocpje Dtfeceh iab descparecido en ecíos Ciamos tiempos; pero es m error. Las ig nrias e. -sTen siempe, auxpje se presenten en fcrma negativa. En el exírenxi, tev í Toa de que- no ha víg icifiS Jom 9 scfprentfena erx onliar que es fa más fuerte de todaa. Lle- -o ya vanos dec iios, qojá trBS, con la ¡ríTp- esión de q je esioy asistiendo a un caso da ea pfestón social e cda sohretosqje cíeen que las fán sacudido todas, Ya me pareoó s fioa iw el- uniíomie detos- hippies- iguales en Madnd, en Roma, Paris. Londres, Amsterdam, Ffa de Janeio o Los fiígeles. Y el uraforme ei toíta mcíTos; lo eK! ra ídíTarw era la simííud dd redijodísimo lepsrtono de Ideas, estíos y conduelas. Es visttó la comp! acerx: ia QueeJ cine empieza a seníí por las virocas e iiiÑ: iias ó pesado, la rxjstaTgia de estBos vitales qjs apare en Iransfigurados y eríicdecidos pcí no t er a isl da. pcff no ser reates. No es mal sá- Ltoma, o a (alta dar i paso más: la presentación de esSos da vida pienam le acluaíes que seai precisamente 3 stiDS no aj fácá negación. 10