Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cine H E ornado parTe en kCin enthal, en Alsacía, rio IQOS de Estrasburgo, en ur a reuniór sobre el cristiamSfTio y la ifleniidad cultural de ios pueblos euf opeos, Éslos estaban represer tados con singulor arnt rtud: Francia. Italia. España. Suiza, Inglaterra, Irianda, Sueca, pero íambén Rusia, Pofonia, Hungría, Serbia. Croacia, Eslovena la República Checa... Se han tratado asuntos muy graves, algunos apgs onantes y drgrnáticos, en mucíras lenguas: Babel con un poco de Pentecostés, dije. Lo que no pod esperar es que el 6 ne hiciera su piesenc en estos diálogos, No contaba con la paiticrpaoún de un direclor polaco, KrzyszlOf Zanussi. que haWÓ con gran penetración de la e Tires ¡ón del genro europeo en el arte cristiano y se refirió ampüarnente a algunos problemas del ciris y de ia tel sit Tuve además ocasión líe manifestar mi interés por lales cuestbnes y compartir con Zanussi mis punios de -ista Zanussi partió de la importancia exlraord riar a de 3o visual en nuestro tiempo. ITKIUSO en detrimento de la palabra- se refera sobre todo a la irnpresa. en libros y periócficos- Y sefialó la casi total ausencia del genio especificamenTs cristiarko en el arte coniempo óneo. Especialmenle en el cjne, y n ás aún en la leievisián. Lo expCcO por haber aparecido esJas formas de arte en uria situacic- n en que la Igiesa se había sentido- en esiailo de sitio- con frecuerrie hostüidad a las (onrias nue as. LaficciónaudicvisLial fue desaiend ida. Yo advertí que el Por JULly N MARÍAS OSLA mi ACADEMIA ESPmiA CINE EN KLINGENTHAL nacimiento det cine coincidió con el movimiento religioso modemisla y por tanto con la reacdón- aniimoderniata- H que lúe uno de los momenlos de mayor intolerancia eclesiástica, de cen azón frente a todo b que parecía en algún grado sospechoso. Pero Zanussi insistió en otro aspecío compiementatJo: los prejuicios coriira el cristianismo. dominantes en gran parle de la producción Cinemaiográrica en toda Europa: la tendencia a confinar todo lo que tuviese ajgun sentido religioso, a to que llamó- el ghetto del domingo por la n ñana Ha habido una creenca- expresada en ocaS ones por importantes políticos- de qua el mensaje cnsfiano pueda molestar y perturbar al púbóco. De ahí la casi total eliminación del aspecto escatológico de la vida humana, de b que se puede y debe llamar las uHlmidades- se evita hasta la palabra- Lo malo es que las uHlmidades cordidonan la vida entera, y s ¡se prescinde do eSas se ejecuta una iremenda mutilación. La isión- consumisla ha sido un factor de eHo, Más aún la Visión del hombre como creación de si mismo, sin akjsión a la trascendencia. Señaló con agudeza Zanussi que en el ciña y la televisión aparece en ocasiones el misterio, pero de una fomia muy cunosa, como algo que eoste era del indi íduQ y en esa medida no o afecta: bs mijeilos vivientes. Drácuia, todas las manifeslaoones de un hon- Of- que funcbna como Ersatz o sustrtutivo de la religiosidad. Creo que tiene eslrecha coneaón con esto la enorme orupcíón de b- misterioso- que a veces inunda escaparates enteros de litxerlas sobre horóscopoSn astrotogia, tarot. oscuras sectas irracionales. Se refirió Zaiussi a la casi tolal desaparición de la muerte en cuanto reaüííad personal. Cuando suele ser- díio- de un modo menos que pagano- e hizo uria mención dtJ sida. Alguien habló de la presión del- gran capital- en la e clusión del horizonte de las ultimidades. Pienso que acaso ha si 3o mayor la influenoa de ios realizadores directores, guionistas, etcétera- que han lenido durante muchos afios una orientaoún adversa a esa pc- rspecliva, en casi Todos bs países de Europa. Para Zanussi es fundamental que se intente una respuesta a lo que lEamó las- cuestbnes susiancialesH Mi opinión personal es que la mayoría de las personas, b que se puede llamar ei- público Tiene aef biiklad para eBas que a veces linda con la avideí; la respuesta, cuando se plantean esas cuestones, en Ifcros, en conterendas, hasta en algunos ejemplos de teíevisón, sin salir de Espai es sorpren Jenle Lo que sucede es que rara ve: se ofrece la oportunidad de reaccionar a esas perspecUvas porque cuidadosamente se omiten. Mirando hacia e 3 futuro c- ercanon Zanussi prevé una- revolución tecnológica- que puede alterar bs ceny- os de poder y abrir nue- s posfcüictades. Pero cree que el c- ristianismo padece una crisís de la cap c dad de comunicac- ón que habría que superar para que su infiujo en las artes fuese el que ha sido a lo laígo de toda la Histona de cerca de dos milenios, precísamenie hasta nuestro Tiempo. Como el cine y la televisión son hoy bs mslmrnentos más influyentes, son eibs lo que esperan esa renovadón c eadCfa que falta demasiado. Advertí, sin embargo, q je la importancia de la palabra y de la lengua es decisiva. No se trata sób de imágenes. La paiatxa es un ingrecL ite intrínseco Tanto del cine como de la televisión En gran medida es ella la que interpreta las imágenes, la que hace que se las v de Cierra mar era. Si se hiciera un estudb preciso de b que se dea en las peücuias, en las historias de la tel 3i.i sión, en bs noticiarios, hasta en la presentación de bs deportes, se podria medir el peso de la palabra aun en bs dominios en que parece c der el primer puesto. 12