Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cine E STA gratíosa expresrón espafioTa. quizá hoy en desuso, convendría inmejorablemente al protagonista de esta pelcuta de Síephen Frears. -Héroe par accidente Bemle Laplane, encamado con gran talento por Duatin Hofírran, es un pobre hombre. Casado y separado ds una mujer de no mal aspecto pero ádda y cofiosiva condición. Padre de un hfjo de nueve o die; ai os- a quien quiere rujcfio pero ve muy poco, por la mentíonada acidez de la madre, con u i puesto de trabajo mal pagado y peor estimado, lodo te safé mal, y la verdad es que. además, casi sierr ire mete la pata. Por Si íuara poco, sus Duros lo llevan a andar en riegocios algo sucbs, aurxiue de poc 3 importancia, que lo han conducido a un proceso y la perspectiva de la cárcel; como no tiene dinero para pagar a un buen atxjgado, le ha correspondido uro de ofico, una muchaciía miuy loven, reoén graduada, Hena de buenas intenciones pero ayuna de expenencia y conoCíTi Ionio de tos trjcos legales. ¿No es esto lo que se Dama- el rigor de las desdicf ias- 7 B Otro lado de la p cuta es la Idevísiilíi. iJn poderoso Canal 4 tiena una guapa investgadora y presentadora, Gate Gayley Geena Davis que reobe un premio por sus grandes éxitos. Al volver, el avión en qus viaja sulre un grave accidente, atemza con destrozos, lueigo se incendia, pasa ¡Sín 3 y tnputaci- lin quedan atrapados; es ds noche y llueve torrendalmFente. B pobre Serróla Laplane coincide por casuaídad, en su coche desvendjado, con et a ión; chapolea entre el barro, pierde sus zapatos, ccrisigue abrir una Por JULIAN MARÍAS DELArntAmEMlAESPAÑOm EL RIGOR DE LAS DESDICHAS puerta, salva a los 54 ocupantes y entre ellos a GaJe Ga ley, y desaparece. ai ad ¡erido a sus habituaJes desastres la íujstración de su hfjo, a quien hatra prometido llevar al cine- su furiosa mujer no le de a ni que se lo exprique. A todo esto, a televisión busca alartosamente al- ángel desconocido que salvó a 54 personas. Un vagaburido desaprensivo, algo compinche de Bernie, uamado John Bubber (Andy Garda se presenta como salvador, dispuesto a ganar el malón de dólares ofrecido por el Canal 4, y empieza la apoteosis. Mientras tanto, segui án acumulándose las calamidades sobre Bernie. Este es el planteamjento de la peBcuia. Lo dsmás puede imagiriarse, O acaso no tanto. Bernia es un cuitado, que combina d desacierto con la mala suerte, Pero tiene un londo de bondad desilusipnada, de decencia para lo que verdaderamente importa. John está en d limüe de la decadencia, vestido de arxJrafos. no conoce desde haca artos ni un baj o ni una cama propiamente dicha, es un sinvergüenza aprovec- hado, pero no es mala persona y trcpieza con ciertos límites que lo llevarán a la desesperación del éxito inmerecido. Gale se deja engafiar, pero en su momento adiwTa la verdad extraoficialmente- Es una película hecha con gran dastrazan con absoluto dominio de los recursos del cine. Es ágil, ingeniosa, divertida: un IDTKÍO da triviaTidad fa amenaza consianterThente, pero casi siempre ca supera. B guión es intnncado, pero sus autores se han molestado en imaginarlo y tiene con stenc por si fuera poco, se han dado buena mai para llevarlo a ixien puerto, sin caer en varios tópicos probables y que el espectador está temiendo hasta que se disipan sus zozobras Quiero decíT qua el desenlace, improbable, es ingenioso; las escenas que son clave do la película están muy bien reafizadas, y en el as se comt na la tensión con el buen humor. Creo que sj se hubiese abreviado un poco el desajTolio. se habrfe ganado bastante. Hay escenas reiteradas. equivalentes, y afguna de elas sobra: otras se prolongan excesivamente, con ingenio, pero significan una expioíacion superfiua que perjudica a la economía glotjal de la hislona. Estos reparos son sin duda veniales, -Héroe por accidente- está teniendo un éxito que me parece Usto. En pnmer lugar, es verdadero ene, que pone en luego sus posibilidades: los complejos ingredientes están administrados con agikiad y frecuente inspiración; los actores, especialmente Dustin Hoffman. no defraudan en nrigún momento; aunque la hisiora roza en ocasiones el aleccbnamienlo. casi siempre lo evita con ingenio, escepticismo oudeza, según los casos. Tengo la imprestón de que los púhlcos reaccionan Í 3 Df 3 blemenle tan pronto como una peücuia SÍÜS a cir aunque su caBdad no sea precisamente excetea o tenga defectos e- dentes. Hay aerta cansanoo de que tantas veces el dne renuncie a lo que te es propio, de que se deslíe de lo que ha sido sienpre su pnviiegio trente a los demás meios de e press 6 n. Si se hioera unafetade las pelcuias que suscitan esa actitud que podríamos lama- esperanzada se descubrinan ciertos caracíeres conu fes que responden a una fidelidad a lo que el che ha Ejdo stempre, y esto no excluye la inrxí ación, sino al revés: al abandonarse a la íispíracicn de to qué el dne a la vez. pide y hace posíSe, se pone en marcha la imaginacicn y se estimula la originatdad. Cuando ésta, por contrano, es- buscada casi siempre es a expensas de lo más prot y iieva inevitattemenje a un apeftamienio de lo que se espera, y por consiguiente al desencanto. Junto a esa lista que sugeria se podna hacer otra la de ios directores o pdculas que han gozado de extraordnario prestigio y que al cabo de unos anos resultan inscportabies, se confiese ono, 12