Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cine E VS O la película Tous les IT maíins du monde. drngida por Aiam Cofneau; inmetjtatamenie después he leído la breve novela de Pascal Oujgnard que le sirve de base, y casi de guiún y diSiogos. porque la dependencia deJ lexfo es extremada MI deseo de que vuelva a haber cine Irancés inícrÉ sanie me hace buscar con avidez sus películas, lan pronlo como hay una esperarais razonable de que valgan B pena, de que no sea las habiluales a cumula cenes de drákjgos insuslanciales y pedantes entre personas lambién irausiancjales Por lonuna, no es esie el caso de Todas las magnas dd munóo Es una película bástame larga, soCwe un libro muy breve, k) cual impone ere ría dcsis de repeticiones, una lerlirud que en algunos fTwmenios es requenda y oíros pesa, hecha con primor y esrrero, coi bella Idograíía en escenarios sumamente limitados. Hay que aAadir que es una peiícuta musical, por ta pronto, en el sentido de que es una histona de músicos, y además poique esta dominada por la vK la que suena incesantemenTe, y mu ben Tiene un fondo hisiónco, en la Frarícia de los últimos decenios del sglo XVtl, entre el final de Luis XIII y el reinado de Luis XIV. B protagonista es un músico, monsieur de Sainle Colombe, Que acaba de perder a su mu; er y se ha quedado con dos hijas pequeras. Madetelne y Toinelle Sainte Cdombe amaba a su nxj er y no se consueta: es un hombre huraño, ausfeío. jansenista, de pocas palabras. que quiere a sus n ias pero no lo expresa, que rechaza H por JULIÁN MARÍAS DE ÍA mi ACADEMIA ESPAÑOLA TODAS LAS MAÑANAS DEL MUNDO airadameníe la rnvjtación para locar delante del Rey y acax ser nombrado músico de su cámara Vive en una casa junro a la Biévíe, pero tras Ja muerte de su mu er se construye una cabaAa entre las ramas de un moral y se refugia en ella para estar aislado y tocar la viola- y algunas veces componer en un cuaderno de músfca encuadernado en rojoEl aciOf que encama a Satnte Coiomt e, admirablemente, es JearvPierre Manelle, Las htjas van creciendo: cuando llegan a ser dos muchachas, las represencan Anne Bíochet ÍMadeteine) y Carde Richerl (Toinecie) El argumento consiste pnrcipaJmente en las reiaciones de los Samíe Colombe con un músico muy pven, Marín Maíais, que lenia de niño una bonita voz y a! cambiarla ha perdido su mierés y su puesto en el coro en que cantaba Tiene grandes dotes musicales y qujere que Sajnte Colomt lo adnvia como discípulo para dominar la viola, por la que siente pasión El joven Warrn Matáis es Guiliaume Depardieu. hijo del lamoso GOrard, que lo representara en su maduíez. al comienzo y al final de la peCicuta Sainle Colombe reconoce los méntos musicales de Warajs, pero cree que no es- un músico- y sük) lo adrnite por intercesión de sus hifas y cuarKlo ha Locado algo propio. Las relaciones tienen altibajoB- con el padre y con las hi as- y son el núcleo argurnenla! de la película. Hay que afiadir que Samie Colombe, rriconsolable por la muerte de su mujer, la ve aparecer en ocasiones, unlo a fa mesa con tapete vorde en la que trabaja, con una jarra y uria copa de virto y un plato de barquillos (gaufrelles) después de la misteriosa vis ¡fa encuentra la copa mediada y un barquillo mordisqueado. Toda la película está llena por el sonido de las vtolas que locan música de los dos peísonajes, de otros músicos Iranceses de la época y de Jordi Savall, cuyo papel es decisrvo La música es esencial, constituye a última hora el verdadero argumenlo. por lo demás tan escaso y con cierta dosis da arbiifanedad o excentncidad. Hay además un londo hisiorrco, muy parco, que descubre una Francia escindida en dos partes de diferente inspiración de un lado. Versalles, la Corte, tos lelinamienios con una dosis de Invoiidad y vacuidad, del olro, Pon Royel. el lansenismo austero, severo. cerrado a La alegira y la comunicación, de pasiOn concenlrada y reireriada. En rigor, csio no aparece en Tous les mauns du monde, es su supuesto, apenas visible, pero que es lo que explrca a los personales Eslo. en ta medida en que son explicables: no sé si a purxjs episodios, espec! a! rnenle el más dramSliCO. llenen fundamento hislúrico o pertenecen a la fK; ciCn Hay una taifa de jusLiftcacidn. de verosimilitud, que pesa sobre aigurtos aspec os y perjudica a la coherencra de la hcsfona. El actor principar no es Depardieu- m el padre ni el hijo- Sino Jean- Pierre Manelle, y no sólo porque su personaje lo sea, sino por la realidad que le coníjere, y que hace que se puedan esperar de él buenas películas, que acaso e isten pero no conozco Su sobriedad es extremada, quizá excesiva, pero da la clave del persónate y lo hace mieligiOle- e n la medida en que Jo es, pues es pane de éJ un efemento de- anomiaiidadque puede ser psiqucca o acaso hjsiOrica, como exacerbación de una manera de ser que cietiamenie existid en la Francia de su tiempo. Algún conocimLGnlo de la época es necesario para gozar de es) a pelrcula. y me pregunto cuái será la percepción de eiia por los espectadores a qufenes su iraslondo sea ajeno En su caso, tas violas serón las que les den la pauta de ¡a mierprelación A pesar de ciertas deiiciencLas. me parece alentador que se haya hecho esia película tan bella y que esia libre enteramente del peligro de la Irrvolidad y casL del todo del de la pedantería 12