Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-D LATopulandad E ICEN que las comparaciones son odiosas y que nunca hay que hacer caso a quien abuse de ellas. Dicen bien, ya que sieropre es mejor creer que uno ve algo por vez primera que empezar a citvagar sobre cuál de los ullinios acontecimientos gusló rriás entre el personal. Me I inda Rúspoli llevaba vanos días pieparsndo laíiesia de presentadon del perfume Chanel para hombres, EgoísTe, y pn In mAnrirlfiros dfí fít Villa no se hablaba de otra cosa que de la posible competencia entre esla señora y Beatriz D Orleans, quien semanas atrñs habla sorprendido gratamente por la fasíuosa f esta que organizó en un palacio de Madrid para inaugurar ef peiJume de Lacro ix. En ambas cenas se exigía el largo a las sefioras y el esmoquin a los caballeros Las dos traían un nuevo aroma para laü reuniónos de pcaiín y las dos venían desde Francia con el beneplácito de sus amos. Una era un canto a la vida y la otra definía el carScier del hombre de hoy. La primera eslaba destinada a la mujer, y la segunda, al hombre. Las dos anfílríonas también provienen del país gafo y las dos se mueven en los mísmc cifCufoE. Con tantas coicidencias era imperisable imagir ar que las listas de invitados podían dilenr mucho entre sí. Pero, como he dicho que ro hay que comparar, solo aclararé que en ambas reuniones la estieHa de la velada reptliú faena y es muy probable que lo haga durante toda esta temporada Naf Abascal volvió a realizar una llegada espec acular y vo (vió a contar con la compañía de su buen amiQO Carlos Marloi ll. SI EU presencia física es ¡mpofiente, las joyas que esta mujer tuce cada vez que acude a un acto social tampoco benen íiesperdicio Ésta vez, Maii Abascal eligiü una preciosa kbélula de bril antes que adornaba su espalda y daba tm al larguísimo escote trasero que eíhibia De frente. D Nati Abascal Paloma Segjelles una gargantilla a ¡uego de pendientes de zaliro y brillantes iluminaban su rostro y hacían la mezcla de colores riecesaria con su vestido fucsia de Jacciuelkne de RIbea, Hay que aclarar que fue de las pocas que no fució un vestido Chanel en una noche tan- Coco Pero sin lugar a dudas, lo mSs Jamativo de su vesluano fue la enorme abertura taterai que tenía su tra e y que nos defb entrever las larguísimas piernas de esta sehora También con la piel dorada tras su luna de miel en Marbella la ac uai mu er de Manolo Santana, OttI, cau; sensación esa noche con su Sevcriano Ballesteíos traje nearo de Chanef. No fue tan llamativa como la ex duquesa de Sevjlla (se cdocá todos los sapos que colecciona entre los pliegues de su ErafO) ni tan elegante como el vestido blanco de E anfitriona (tema a ese aire a lo Grace Kelly que muy pocas mujeres pueden imitar) pero si lo suficientemerite atractiva como para que su marido se sintiera orgulloso de ella mi en iras comenrat: a enfre 3 U 3 Eimigos que rio sabia muy bien qué es lo que pintaba él en esa f esta. Quienes sí que pintaban, y mucho, fueron los hifos del em presan o Enrique Sarasoia, Fernando y Enrique, que llegaron del Dra? o de su madre y disfrutaron de una noche donde los egoístas tenian su protagonismo. Las hermanas Suelves hicieron de las suyas íes decir, salir corriendo y poner cara de pocos amigos cuando aparecía un fiach- pero bs hombres no perdieron detalle del 44