Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cine E he O tjiík) a pensar en el nijme O de comentarios que he eicnfo tle; i (lt! 1962. sobío pelicu 3 -del Oeíi -pertenecienles al género llainaclo we íein Irecuíínihí fa creencia de que esas peNcuias íon- iguales- que repilen un esqueriia coiiver- cional. casi invanaOle L í cieriü que hay un elemento común a la mayoffa de Ollas, que el espectador espera encontrar v q í i auaerica causa decepción Pero no es quü sean iguales 5 no que es parte esencial suya akjD ConsatmíO con lo que e cuenia. y qut L Í, pdíie üei piatüi que el género produce M Por JULIÁN MARÍAS D lA REAL ACADEWA ESPAÑOíA Pero las diferencias t Xi ramas que los comentarios escritos por m ¡a lo largo de laníos anos pieseritan manifiesta Or ersidad AhOTa, lá te evisión lia empTertt 3i dQ la proyección de uria sene de wes em y estoy seguro Je que su sínple anunco ha alegrado a muchos espectadores se van a poder ver de nuevo mijchos ya leíanos: 3 e van a descubrir 01103 que Í: ¡I: LA PERMANENCIA DEL WESTERN gmpos que pueden ser convencionales- el co A boy. el latir ndor pl m JCtí. al s ren o mar l ti. el jugador eJ cacique déspota, et pistolero profesional. la mu er que ayuda a la eiLptoracion de las nuevas fierras, la cíiica del sa oorj etcétera- hay en seguida una fuerte irxJrviduaciOn, hecha posible por los adores que prestan su personatidad a ios que de otro modo no spnan más que iiposde los directoras o guionistas, que han pretendido hacer un v, -p tpm p i r o srn ¡nncesiones. otvidarulo que el agua deslitada no es potable y que id vKía humana es sexuada, algo que hacen hombre? y mu eres junios- y SI no esian untos es porque están separados, es decif, a distancia y con nostalgia, en inevitable relaciún Pero en esas historias personales, y, por esa, interesantes, no falta un elem nto Cuando íie togra el a usle de iranspersorral; se ha dicho que esos elementos, el rehollado ca son películas de- buenos y una obra maesfra. conra S! 3 gi oach (La d ge Kta o The maios- v- inc u o se ha ser aiado que se distinguían visualmente rnar? IA JO sAor übeny A por llevar sombreros claros veces, y sin salir del gemal John negros- en rigor se trata de Ford, falta alguna perlc- cción. otra cosa y un ejemplo como en My Oememme especialmente claro es El (P 35 ón de los fueftes) y no por hombie (tue rr tó a bbefty falta de lirismo que impregna la V i ance En tas ásperas tierras película entera, sino porque dei oeste aperTaseyplofado de Henry honda admiiaOle ador, Vida pnmiríva ini cra la que- hace muy bien lo que Violencia, el desmán, la tiene que hacer ei Imitt Wyatl arbiiranedad. el crimen. Érenle a Earp, no lo es le talra le esto se mienta imponer el phy $i Qtie dti tole, eso que le imperio de la Ley. pero la Ley. sobraba a John Wayne o a Gary para ser vigente paía tener Cooper por eiempkí en Hfgh v- gor. necesita luerza poder noon o seü. Solo 3 nSe ef pehgto coactivo, en otros términos, el En casi todas las películas del revolver Coll o el nfle Winchester Oeste, que son primariamente En esa película James Stewart. -entre hombres- hay alguna abogado que no quiere usar presencia de mufcr. V por ranto, Vüfver. representa la Ley. John del a- nrjr Fsto falla n aígunas Wayne significa su vigencia lo pero más üien como un- a) arde que va a darle la mayúscula Los dos elemenlo ¡unios engendraran la crjili íiion y su atributo principal la libertad Pera al we ei n lo- sobrevino, a) 1 na I del decenio de los sesenta. 1 una peripecia pehgTosa. que casi dio al traste con el genero Fue una tentaciún que ácometnj a niucPias lomias de la vida de la literatUTa. del pensamiento y. des- de luego, del cine Fne una aclitud de perman n e descontento de irniacsOn ante lo bueno y admirable, uria propensión al desprecio- d e pai ses enteros con cuidadosas excepciones, de su historia, d e rasgos fradicioi irnenlt estimados de la vida humana- que habría que investigar con alenc in Las películas del Oeste defaron de ser de buerroá y malos- para converlirse. como dIle entonces en hrstonas de- malos y peores Fuá lo que se HamO la desmitificaciún- -u n o de los milos más feos y es áriies conocidos- Uno de los sínlomas. en el eme. fue la fealdad de ios personales, de sus vestimentas, de ios escenarios Los maravillosos paisaies doi Sur y ei Oeste, que sonde impresionante belleza, y no Sólo en et eme, desaparecieron, recuérdese 10 que fue et uso del polvo en esas películas Todos loa personajes. Sin excepción, eran torvos. suC OS, o b cn ndiculos 0 u placer so smliú ai convertir sn figura grotesca a Buffalo Bii que c- ntusiasmO a lantps nihos durante decenios 1 Pero esto p a s ó- o casi- Esla fase del wesrern ya no interesa y su recuerdo se ha desvanecido en una nube de polvo Mientras tanto, las vieías p licuias del Oeste Siguen vrvas y nos conn iueven como hace medio üiglo Vo iiento dos deseos el piim fü que se Sigan haciendo, con innovacidn creadora y fidelidad a lo lecundo del género el seyírnüo ntís amb Ciosü V menos probable, que alguna vez se l eve al eme, con un espintu arTíllogo la historia española a los dos lados del Atlánticü V el inspirador de los guioTies podría ser el Romancero U i pregunto que fiiibiesen dado loíi amencarios por tener akjo sernofante pasarcsi en su mon enfo, se van a poder comparar en pro- vmitíad, los separados por la diStancg Se van a ver las diferencias entre directores y actores, entre maiices dentro del gériero y, sobre lodo, entre las diversas épocas Se ha dicl) 0- y o mismo, y de una vez- -que el ivesíe n es la ép a del siglo XX. lo he comparado al RomarKero AhC a al recordar o voivür a ver películas del Oeste, se impone la evidencia de que al menos las buenas, contienen una luerte dosiS de iinsrTK) ¿En que quedamos Se trata de ép ca o de lírica La comparacún con el Fion ncero dis oa loda duda, poique loa romances, incluso los de matefLa epica. rxi son meno poesía linca, Sin ella sm la refe encia a 10 personaL incluso I mimo, el dramaiismo se desvanece y las más grandes hazahas nos dejan fríos Ahí reside, creo yo, la razón principal de la inmarcesible viiaiidacj de las h síonas del Oeste Son siempre asunfos personales, afectan a personas concretas que noí ir leresan. aunque pertenezcan a ciertos 10