Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
nunca? Creo que no se han briscado bren las causas. Esparta era enorme. Doruue no a sé o lo que es hoy, smo- las Empañas- la Monaíquía en dos hemiSteíios Eta de oifo orden de magnitud que las demás naciones europeas f rcpreseniaba UJia poderosa- inercia- que Irenaba. sm hacer nada, la eupansión de los movimientos revotuCíonaiLOs que estallaron ai af c sig u i e n t e de la muerre üe Carlos III SorpreTicferá aca o que c- sfe apTObara b eApulsión delDStesuitasen 17 G 7. cediendo a la pcesión exterior, sostenida por! os rYtís ei- ireniados entre tos- ilustrados- espafroies Creo que un factot decisivo fuG que e a medida era igualmente apo ada por las porciOTies mds reaccionañas de la Igie ia. por lag ordenes menos cultas y mas- popularesV por numero dC Obispos En conjunto, este íeirrado lúe de insólito esplendor, en el libro citado lo he mostrado con cierto detalle, y lo mas interesante es la esperanza que entonces sienteri los mejoras espartóles, los mas sinceros y entregados, los mas críneos V con mayor apego a su país. Anadaso, para terminar, que Carlos 1 1 representa el maxirrto 1 de leijíUmddd sociil en toda la historia de España, y por eso de nacionalización sm nacioriaiismos. Nunca España estuvo ntós unida que entonces- la frdgica y elQcuenfe corilirmacün lúe, veinte a r des xiés. la guerra de la Independencia- nunca smiiO mayor veneración por la Institución y la persona que estatia al frente de ella. Porque el Rey era- lo he dicho otras veces, y Creo que es un rasgo esencial- anros que- Jele del Estado c a t a de la naciOn- Penenecia. más que al- gob. erno- a la esfera de La DOiilica, a la sociedad Por eso Era positije. como en el rnot ¡n de Esquiiache. que el pueblo lecurriera al Rey contra el Gobierno desacertado, como a una instancia, a la vez superior y más próxima, más propia oermanente. Quizás es oportuno recordar unos GuanloTi rasgoi di? hace dos siglos cuando nos acercamos al S jlo XXI, La música PorFetjerícoSOPEfyA H E sabido por la biografía del duque de Fernán Núñez que ol Rey Carlos 1 1 aborrecía la música. La 1 causa puede estar en ei fallecimiento temprano de su mu er, que impulso en Nápdes uno de los teatros mj s bellos de Europa el ¿airo de San Carlas. Pudo mlluiF lambiún el pánico de Carlos III al pensar que tanto Fel pe V como Femando VI unieron la hipocondría con la música de Fahnelii, que marcí a a Italia mmediaiamenie Ho hay que oxidar tampoco que los gastos mmen s para construir el Palacio Real eran como una barreta para la creación de un gran Teatro en Los Caños del Peral Pero en la época de Carlos lll surge con fuerza musitada un geneto teatral, la tonadilla escénica, Que llena tOá teatros de Madrid y que hace popuiansimos a sus intérpretes Sm dar a la tonadfHñ escénica el valor de la autentica ópera CCíTüCa. hay. sm embargo, en ella características muy significativas El majo es protaycnista y no olvrdenios que don José Ortega y Gasser. ai haWar de apiebe amjento de tós clases supenores en el siglo Vlll, msisie en el gusto de la aristocracia, especialmente de ellas, en disfrazarse de ma 05 V asi acudir a os espectáculos. Galdós lo recoge muy b en eiT los- Epi otíiDS Nacionales- que evocan esta época arlEs plásticas, incluso conocía muy bien la técnica del grabado, el mundo en lorno tiene un especial interés cultural. Hay otro matiz no menos mteresanifi el que la tonadilla funciona, como funcionará más larde el genero chico, como una especie de critica callejera de las costumbres y aficiones. En la tonadilla de De la Sema aparece ftAkgoiúi Pasión por Haydn Hay un rnaliz ai que me he relendo hace poco comentando el catálogo de la ei po ioión de Goya- ya en tiempos de Carbs lll aparece la pasión por Haydn, de la que n principales protagonistas las Gasas rivales de Alba y Osuna Añadamos a esto que el Infarrte Don Luis tuvo como cercanisimo a Bocchennni, Todo esto da a la fpoca de Carlos llí un interés sspecial, pues si b en el Rey era un apasionado de las cancaturlzado el iTalianismo que a partir de Fannelli mvaOia las funciones de Corte La Tonadilla esct nica tiene también su imporlancia por la recogida de lo poputar. y si a veces se contagia de k chabacaT deja un resquicio para ciertas Éormss estéticas Un miembro de la Academia de Bellas Arfes, don José Subirá, invesiigó con paciencia benedictma ESie mundo de la tonadilla que no está ausente en algunos de los cartones para tapice de Goya en todo caso, la tonadilla escénica sirve de polo de contraste con i3 aficon por H dn, y asi ia aristocracia üe la Casa de Osuna y de Alba oscila 5 n sus aficiones musicales del canto n, de Nicolfc Vylela