Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Gente Amparo RIvelles: seguir trabajanilo es mi meta MPARO Rivelles se ha marchado de nuevo a México, de donde vino hace un año y medio para intervenir en TVE con Rosas de otoño y estrenar, después, en un céntrico teatro madrileño i obra de Sarttlago Moneada titulada Saivar a los delfines Nos dice: -Me voy a México para cumplir compromisos artísticos contraidos. Y voy muy satisfecha de la acogida tan agradable que me ha dispensado el público español, la critica y todos los medios de difusión. Luego volveré a España, pues pienso dar a conocer por provincias Salvar a los delfines Seguir trabajando es mi meta. Creo que estoy en uno de los momentos más importantes de mi vida profesional. ffl T 1 A año mil novecientos veinticinco. -Asi es, en efecto. Y fui bautizada en la iglesia de San José. Estudié, interna, en el colegio de San José de Cluny. de donde salí dominando los idiomas francés, inglés e italiano. V j ípi. V ¿Quién la inició en la vida artística? -Mi madre, María Fernanda Ladrón de Guevara, en su propia compañía de comedias. Debuté a su lado en el teatro Barcelona, de la ciudad condal, con la obra de Leandro Navarro y Adolfo Torrado Siete mujeres Tendría yo por aquellas fechas unos quince años de edad. Pero toda mi ilusión era hacer cine, y mi madre, que siempre fue mi mejor amiga y consejera, llegó a un acuerdo con Ignacio ¡quino, en virtud del cual estrenó a éste Carmen la soberana e Iquino me incluyó entonces en su película Alma de Dios que fue mi primer filme importante. A partir de aquel momento alterné el cine con el teatro. ¿Hasta cuándo estuvo actuando con su madre? -Hasta la temporada de mil novecientos cuarenta siete- mil novecientos cuarenta y 3 V ¿Tiene su residencia fija en México? -Ahora, también la tengo en Madrid, en el piso en donde falleció mi madre y en el que tantos años vivió. Lo he amueblado y acondicionado a mi gusto, a base de obras de albañilería y decoración. María de los Desamparados Rivelles Ladrón de Guevara nació en Madrid, exactamente el día once de febrero del ocho, ya que ella tuvo que marcharse a América contratada. Yo no pude ir porque formé compañía de comedias por primera vez, y así estuve tres años seguidos, recorriendo España entera. ¿Qué hizo más tarde? -Aprovechar la ocasión que Manuel Fábregas me brindó para el estreno en México de Un cuarto lleno de rosaS Allí obtuve un éxito fuera de serie, y me quedé haciendo mucho cine, mucho teatro y muchas series de televisión, series que llegaron a alcanzar hasta trescientos capítulos seguidos. ¿Y mucho dinero? -También. Todavía soy de las artistas más cotizadas en aquel país hermano. ¿Y fuera de México? -Bueno, en mil novecientos sesenta y cinco llevé a cabo una brillante temporada de teatro español en Norteamérica, por la que me pagaron muy bien. En España tomó parte desr tacada en más de veinte películas, de las que recordamos Fuenteovejuna El clavo Eugenia de Montijo etcétera. ¿Viajes? -N ume rosos... Estados Unidos de América, Japón. Grecia, Italia, Bélgica, Francia, Cuba y España, entre otros más. Una primera a c t r i z que abarca a! mismo tiempo el terreno de la canción y e! baile. Por ahí anda aún un IP con canciones s u y a s Amparo canta interpretadas en varios idiomas. ¿Cómo es usted, Amparo, en líneas generales? -Mujer antes que nada, que ama el hogar. Ae encantan las labores de costura y la cocina. No tengo espíritu deportivo, aunque me gustan la equitación y la natación. Mi carácter creo que es entero, enérgico. Por lo demás, soy sencilla, exigente con el trabajo y conmigo misma, me agradan las cosas bien hechas y poseo amplio sentido de la responsabilidad. Algunas personas pueden creer que soy altiva o fría, pero aseguro que eso no responde a la realidad. Los que me conocen un poco, saben que rindo culto a la buena amistad y que solamente me preocupa mi profesión y mi familia. Siento mucho las desgracias ajenas. Su única hija, María Fernanda, reside en México, fue actriz y está casada con un ejecutivo de publicidad: tiene una niña pequeña. -Mi nietecita es algo maravilloso, y mi felicidad. Amparo Rivelles conserva numerosos premios, nombramientos honoríficos, homenajes, etc. En México está considerada como una personalidad relevante. Allí la llama el público La Doña- Con su voz cálida, aterciopelada, nos autorizó a que la fotografiás e m o s en su domicilio de Madrid.