Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Con lan Gíbson premio Espejo de España H JOSÉ ANTONIO, UN ESQUELETO EN EL ARMARIO Comprendo ahora mucho mejor la mentalidad de los ultras españoles Están por hacer unas verídicas, auténticas y no mutiladas obras completas de José Antonio Llego a la conclusión de que sus ideas eran muy poco originales Comenzar a tiros es la mejor manera de llegar a entenderse. Para él, ser violento era sinónimo de ser hombre José Antonio no era, a la hora de su muerte, ni humana ni políticamente el mismo que cuando entró en la cárcel La amistad entre Lorca y José Antonio no era posible. Se conocían de diferentes tertulias que coincidían en los mismos cafés Por Moisés PÉREZ COTERILLO UANDO este iriandés de Dublín llega a España, en 1965, atraído por el imán mágico de Federico García Lorca, seguramente no sabía que una especie de sortilegio o embrujo iba a marcar su destino. Había hecho su tesis de literatura sobre la poesía de Lorca, pero en Granada encontraba el misterio de su muerte. En 1971 publica en Francia La represión nacionalista en G r a na d a y la muerte de García Lorca En 1979 puede al fin publicar una nueva edición revisada de aquel trabajo, editada esta vez en España. No acaba ahí la historia. Cuando la pasada noche los salofíes del Ritz se ilumi naban con el oro Planeta, a la hora del fallo del premio Espejo de España y se pronunciaba el nombre de lan Gibson y el título provisional de su libro sobre José Antonio, la sombra sesgada de Federico volvía, como un conjuro, bajo el asombro de las molduras y las lámparas. El autor decía que pensaba gastarse los dineros del premio en trabajar, al menos durante tres años, en una biografía del poeta de Granada. Ya ha comenzado a firmar contratos en otros países para dentro de cuatro años, pero aquí- -dice- -los editores son muy tacaños o no están acostumbrados a invertir en obras costosas Gibson acaba de publicar también El vicio inglés un curioso ensayo sobre la patología sadomasoquista de los británicos, sobre la pervivencia de los castigos corporales a los jóvenes escolares y sobre las estrechas relaciones entre estas prácticas y un. hipócrita y encubierto ejercicio de actividades sexuales. Algunas pu blicaciones inglesas se han C La cárcel cambió a José Antonio humana y políticamente asegura Gibson, en su obra. negado a reseñarlo por encontrarlo pornográfico. Las primeras reacciones al conocimiento de la concesión del premio Espejo de España se han producido en sentido inverso al que suscitó su investigación en las causas de la muerte de Lorca. La admiración y el agradecimiento hacia un extranjero se había sentido tocado por una fibra tan sensible de la historia de nuestro país, se convierte, en este caso, casi en un reproche, ¿qué va a venir a contarnos este irlandés de José Antonio? -Es como si tuvieran miedo de que alguien llegara a conocer a fondo a José Antonio, es como si vivieran, como dicen los ingleses, con un esqueleto en el armario. Posiblemente ha habido un malentendido cuando yo he dicho que había dedicado un año a este trabajo. Entonces han podido pensar que yo me he pasado un año tomando copas por ¡a noche y escribiendo unas neas por la mañana. Pero lo cierto es que llevo muchos años leyendo toda la literatura fascista y falangista y que, en quince años de profesor de Literatura Española, he tenido oportunidad de conocer bien el tema. Hace tres años ya declaraba en la Prensa madrileña mi intención de iniciar un estudio sobre la figura de José Antonio y puedo decir que el año empleado en el libro ha sido de dedicación exclusiva con trece horas diü rías de trabajo. -En cualquier caso el estudio de la mentalidad derechista de la época también le servirá para abordar la biografía de Lorca. -Ya comprendo ahora mu- 48