Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
U NAS seiscientas personas de todas las edades y de d i s t i n t a s procedencias sociales, t o d a s ellas m i l i t a n t e s o simpatizant e s del Partido Comunista Español, madrugaron el pasado domingo, día 19, para recibir en la madrileña estación de ANGELA GRIMAU REGRESO OEl EKILIO Chamartín a Angela Grimau, viuda de Julián Grimau, que llegó a la capital con el pasap o r t e en su bolso después de muchos años de exilio. Angela Grimau, visiblement e emocionada, f u e recibida en el andén a los gritos coreados de Angela, Angela pancartas c o n s u nombre unido a la p e t i c i ó n de amnistía y rosas rojas. La figura de A n g e l a Grimau tiene más valor emotivo que p o l í t i c o s u esposo f u e ejecutado por la justicia franquista t r a s largos interrogatorios, s i n que e l d i r i g e n t e- -e l único entonces q u e j u n t o a CarriJlo, conocía al dedillo ios ent r e s i j o s d e la organización c o m u n i s t a- -diese un solo dat o a la Policía. De esta f o r m a adquirió categoría de mártir de la causa a ojos de s u s correligionarios. Grimau, Julián o Angela, e s ya un símbolo y así quedó reflejado en las consignas coreadas el día 19: Julián Grimau, hermano, no t e olvidamos Se siente, se siente. Grimau está presen- te Aunque, naturalmente, la ocasión f u e aprovechada para pronunciar otras frases de contenido más directamente p o l í t i c o Así s e v e la fuerza del P. C o el ya célebre Sí, sí. sí, Dolores a M a d r i d Por c i e r t o q u e la ausencia de Dolores Ibarruri f u e el eje del b r e v e y único m i t i n pronunciado por uno de los asistentes subido a la capota de un coche. E Angela Grimau Flores en la madrileña estación de Ciíamartín L Partido Socialista Dem o c r á t i c o Español (P. S. D. E, que ha presentado recientemente la documentación necesaria p a r a su legalización, prepara resueltamente e n estos momentos l a s próximas elecciones, aunque entiende en una nota hecha pública recientemente que el sistema d e proporcionalidad q u e parece s e r que regirá las elecciones para la formación de la Cámara de Diputados no es e l m á s adecuado, debiendo considerarse El P. S. D. E. hacia las elecciones la posibilidad d e u n sistema m i x t o s i m i l a r al alemán o al francés actual Para José Manuel Martínez de la Pedraja, presidente d e l P. S. D. E. el partido entendería como m á s adecuado un s i s t e m a d e d i s t r i t o s a dos vueltas, s e m e j a n t e al actual francés, y que e n el caso de mantenerse la proporcionalidad s e optase por sistemas mixtos o c o n c o r r e c t i v o s tal c o m e es el caso d e l sistema alemán actual Querido Ricardo: Tu incesante actividad- -una verdadera vorágine de densas colaboraciones debidas a tu pluma se suceden sin solución de continuidad en los más variados medios de información- -me impiden seguirte de cerca con la atención que desearía. Por ello leo atiora con cierto retraso tu largo artículo publicado en el número de septiembre de Historia y Vida en el que arremetes contra Prensa Española por un editorial de 8 yN qu 8, históricamente hablando, roza con lo delictivo y en el que, según tú, se justifica la evasión de capitales. Decir que me quedé estupefacto sería una muy pebre descripción de mi estado de ánimo ante tu comentario, tanto por su forma como por su fondo. Por la forma, porque no es digno de t i o por lo menos de quien escribiendo para el público sabe que su propio rigor de cronista y testigo de la actualidad exige, a más de ideas claras, un equilibrio de juicio y un desapasionamisnto que en este caso ha brillado por su ausencia. Tus adjetivos más parecen de mitin o de barricada, de demogógico desahogo al estillo del calumnia que algo queda que de razonada, puntual y concreta acusación; más fruto de un para mí inexplicable rencor, que manifestación de una diferencia de criterio. Y también quedé estupefacto por el fondo porque- -y sácame de! ercr si me equivoco- -ByN no ha defendido ia fuga de capitales. En los últimos meses- -y he repasado la colección de la revista, pues no quiero fiar exclusivamente a la memoria- -sólo en dos ocasiones se ha referido específicamente al tema: una, ei ya un poco lejano 26 de junio en un recuadro, éste sí de carácter editorial; otra, el pasado 14 de- agosto, en su número 3.354, en ei que su colaborador Juan J Toribio Dávila defendió efectivamente, con razones económicas, las ventajas del libre movimiento internacional de capitales. En el recuadro editorial del 26 de junio no veo por ninguna parte ni justificación La evasión de capitales Carta abierta a Ricardo de ia Cierva de la evasión de capitales, ni repulsivo y descarado egoísmo clasista Veo, si, que amablemente se meten contigo y tu manifiesto candor ¿es que acaso nos la tenías guardadas desde entonces? Veo también que se dice que el dinero exiliado no va a volver en tanto su país de origen no lo ofrezca la mismas garantías que en Suiza es decir, se expresa no un juicio, sino una simple opinión que ios hechos están demostrando más que razonable. Encontrar en ello una justificación del delito es, más que una preocupante miopía intelectual, no saber leer. Y todavía, en el penúltimo párrafo del recuadro se afirma- -y copio textualmente- Sólo los políticos de altura se esfuerzan en crear el clima de paz social UR haga posiMe lo que tanta falta nos está haciendo: la vuelta de todos los exiliados dispuestos a colaborar, individuos y cuentas corrientes Si me he permitido subrayarte parla de la frase es para facilitarte su comprensión. Por si aún no caes te aclararé que lo que se afirma es precisamente lo contrario de lo que nos atribuyes. ¿Pero cómo va a justificarse la evasión de capitales si se dice que la vuelta de las cuentas corrientes nos está haciendo mucha falta? Y más todavía si es verdad que el dinero español huido a Suiza alcanza, como afirmabas, la cifra de ochocientos mil millones de pesetas, cantidad que imagino te has sacado de manga porque no hay economista que se respete que ni en broma piense que hay tanto dinero emigrante En cuanto al comentarlo de Juan J Toribio Dávila, y aunque éste no subrayara que se trataba de su criterio personal- -que sí lo subrayaba- resulta grotesco identificar la opinión de un colaborador cualquiera con la propia opinión de la publicación donde fia aparecido. Que un diario o revista no se identifica necesariamente con lo que en sus páginas se manifiesta sin carácter editoriai, está en el abecé del periodismo. Tener que recordártelo a ti raya en el absurdo. Pero si este axioma te consta- -como no puede menos que constarte- ¿por qué atribuir clara, rotunda e inequívocamente una teoría personal con el pensamiento editorial de ByN y a través suyo de Prensa Española? O es una imperdonable ligereza, condenable en el más indocumentado historiador y periodista de tres al cuarto, y con mayor razón en ti, o es, por lo intencionada, una tortuosa tergiversación tanto más abyecta por la infinita mala fe que destila. En fin, no se me oculta la posibilidad de que tu punto de referencia haya sido un tercer texto de ByN que a m i se me haya pasado en mi espigueo. Soy humano y puedo haberme equivocado. Te ruego, si es así, me digas qué es! o que efectivamente dio pie a tu apostilla. Pero si acaso tus invectivas han sido directa consecuencia de alguno de los dos textos que te he comentado, permíteme el consejo: refrena tu actividad, serena tu juicio y no abarques más horizonte que el que puedas digerir. La trascendencia de cualquier labor- y más en e! campo intelectual- -está en la calidad y no en la cantidad. Sería una pena tirar a la basura, en aras de unas efímeras colaboraciones de urgencia, el buen nombre que te ganaste a pulso en años de estudio, investigación, rigor y ecuanimidad. Un fuerte abrazo, G u i l l e r m o Laca d e Tena Presidente del C. de A. de Prensa Española 28 illiilibiü: ffllBrW! nríyililili. imil il lln. UilIU mm. lliNlllinmnrrTriiM; i miii nimi