Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA MUERTE DEL JOVEN IRUNES. PARALIZA AL PAÍS VASCO UNCA en los últimos cuarenta años la intranquila olla política del País Vasco ha alcanzado tan alta presión como en la segunda semana de este sept i e m b r e Incluso en los sectores tradicionalmente m á s indiferentes preocupa la situación. Son muchos los que opinan que la solución se presenta cada vez más confusa y d i f í c i l Porque el ambiente público sigue enrareciéndose. Jamás había coincidido en niveles tan amplios la protesta de algunos núcleos oficiales (ayuntamientos) y la protesta de la calle. Esta vez el detonante del creciente malestar ha estado en la muerte por disparo de bala de Jesús María Zabala Erasun, ocurrida el 8 de sept i e m b r e en la localidad guipuzcoana de Fuenterrabía. La protesta, clara y directa, se desencadenó a las diez y media de la noche de ese luctuoso día. Inmediatamente de concicida la muerte de Jesús María, el joven delineante de veinticuatro años, con d o m i c i l i o en Irún, que después de cenar con sus padres se fue a Fuenterrabía a darse una vuelta sin imaginar siquiera que ya no iba a volver a su hogar. N Es necesaria otra política contra las manifestaciones m e s e s La anterior víctima f u e Normi Menchaca, en Santurce, que también perdió la vida por disparo de bala en una manifestación no autorizada. ¿Por qué t e r m i n ó la fiesta a l e g r e de Fuenterrabía en tragedia? ¿Por qué disparó la Guardia Civil? Sobre el origen de este prob 1 e m a hay bastante confusión. ¿Fue insultada la fuerza pública por algunos grupos organizados? pes, gases lacrimógenos, disparos de balas de goma, insultos, g r i t o s y al f i n a l disparos de fuego real. ¿Por qué disparó un guardia civil contra el joven delineante i ruñes? Tampoco esta pregunta tiene respuesta clara. Circulan varias versiones. Por un lado se asegura que, en medio de la confusión que se armó, Jesús María golpeó a un guardia civil con una silla de una terraza de una cafetería, hiriéndole levemente y produciéndose u n a persecución callejera posterior hasta que le alcanzó un disparo. Otros afirman que le t i r ó la silla, mientras huía. Algunos sostienen que, ante la carga Jesús María cogió la silla para protegerse y el guardia se hirió casualmente, al acercarse. Ya lo decíamos antes: no hay ninguna versión indiscuti- EL HILO BEL ENREVESADO OVILLO A l parecer, alrededor de las diez y media de la noche se f o r m ó en el centro del pueblo u n a manifestación que fue disuelta por la fuerza púb 1 i c a. El ambiente adquirió gran t e n s i ó n Carreras, gol- El tugar donde cayó muerto el joven Jesús María se convirtió en centro de las visitas de sus paisanos. Unas cajas recogían donativos para su familia. Se asegura que recaudaron unas 600.000 pesetas. UNA MUERTE VIOLENTA MAS Fuenterrabía celebraba e I día de su fiesta su Alarde Folklórico Vasco como todos los años. Es cierto que e l Alarde se v i o politizado por algunos sectores desde primeras horas del día, como está ocurriendo este verano en todas las f i e s t a s del País Vasco: exhibición de ikurriñas (banderas vascas prohibidas) gritos a favor de Pertur, desaparecido a finales de j u l i o mist e r i o s a m e n t e peticiones d e amnistía t o t a l e t c Durante más de seis o siete horas se estuvo tolerando I o literalmente prohibido porque en esta fase de cambio es lo más político y conveniente Incluso en el parador de Fuenterrabía e I gobernador de Guipúzcoa cenaba con la alcaldesa, doña Mercedes Iridoy. Las ikurriñas seguían en la calle. Había tranquilidad y gran animación festiva, hasta que llegó la trágica noticia. -U n joven está gravemente herido en la calle. O muerto. Le ha disparado la Guardia Civil- -s e comunicó. Era o t r a muerte violenta más en el País Vasco en dos ble. Pero t o d o s están de acuerdo en que, pasara lo que pasara hay g r a n desproporción entre lo que ocurrió y lo que debiera haber sucedido. En la homilía de los obispos de San Sebastián- -l e í da en el funeral p o r Jesús María Zabala, a n t e más de quince mil personas- la voz de la Iglesia sentenció el suceso con estas palabras: La sangre humana de un hermano nuestro es algo demasiado grave para olvidar que algo muy serio sucede entre nosotros, ante lo que no podemos volver la espalda. Su voz es demasiado fuerte para que no la queramos oír. Hechos así demuestran la f a l t a de confianza en la verdad. La represión violenta, como cualquier otra f o r m a de violencia, no es el mejor camino para descubrir la naturaleza verdadera de los problemas que están en juego. Los problemas políticos deben solucionarse por vías políticas Tras el trágico suceso, la primera autoridad oficial que expresó su repulsa fue la alcaldesa de Fuenterrabía, doña Mercedes, j u n t o con su Corporación. Quiso luego manifestarse públicamente c o n sus vecinos, pero no se le p e r m i t i ó A l poco t i e m p o sí lo consiguió. A s i m i s m o doña Mercedes a n u n c i ó la dimisión de la Corporación, c o m o hicieron después más de 14 ayuntamientos de Guipúzcoa. Y el Consejo de Trabajadores. Y Cofradías de Pescadores, etc. Incluso hubo luto- -c o n rest r i c c i ó n de a c t o s- -en la apertura del Festival de Cine Internacional de San Sebastián. La calle t a m b i é n ha protestado con manifestaciones y huelgas laborales. Por eso decíamos al principio que en los ú l t i m o s cuarenta años ningún suceso ha aglutinado como éste la protesta de la vida oficial y del vecindario, hecho que mueve a la reflex i ó n De una forma o de otra, más de 150.000 personas han protagonizado e s t a s p r o testas. La comisión g e s t o r a pro amnistía de Guipúzcoa ha sido la más radical, pidiendo la d i m i s i ó n d e I gobernador civil de Guipúzcoa, director general de Seguridad, director general de la Guardia Civil y m i n i s t r o d é l a Gobernación por el fracaso de su gestión política respecto a nuestro pueblo A raíz del suceso de Fuen 21