Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
taforma reivíndicativa común. 3. Proyebto de manifiesto de los trabajadores. Aunque los trabajos de esa reunión- -según él comunicado difundido al final de e l l a supusieron un avance en el proceso de clarificación ly formulación de los documentos antes aludidos los periodistas recogieron la impresión de que significaban cierto retroceso. Pues en la reunión se pretendía suscribir un acuerdo marco de coordinación y, lejos de conT seguir este propósito, las tres organizaciones acordaron someter de nuevo a sus respectivos órganos directivos los proyectos i niciales para su reconsideración. Ante el malestar de la U. G. T. evidenciado en Má rueda de Prensa de Comité Provincial, y ¡la preocupación de la U. S. O. expuesta por algún miembro de su Comisión ejecutiva, llegó a rumorearse que se, interrumpirían las conversaciones entre esas tres sindicales ilegales. Para cortar esas especulaciones, la Comisión ejecutiva de la U. G. T. (renovada) facilitó un comunicado en cuyo primer punto desmentían que tUr vieran intención de no seguir adelante las conversaciones con CQ. OO. y U. S. O. para la constitución de un organisr mo unitario encaminado a la ruptura sindical La mayoría de las organizaciones sindicales hablan de sindicato autónomo, independiente del Estado y de los partidos políticos; pero, de hecho, t a I independencia no existe añadía el comunicado Genetista- Todas las organizaciones sindicales, excepto Ja C. N. T. forman parte de la oposición política dirigida por los ¡partidos, y por esta razón quedan en situación de dependencia. Aquí es donde falla uno de los requisitos indispensables de la unidad En efecto, para Inadie es un secreto ila dependencia de las c e 0 0 del Partido Comunista ni la vinculación de la U. G. T. encabezada por NicoJás Redondo, c o n el P. SiO. E. guiado ¡por Felipe González, ni la estrecha reJa- ción de Ja U. S. O. con la Federación de Partidos Socialistas. La C. N. T. p i e n s a que cuando Jlegue la pugna electoralista iy terminé Ja solidaridad ocasional de los partidos (en la Platajunta) las luchas entre éstos arrastrarán a determinados sindicatos dependientes ÁJ rechazar la C. N. T. toda coordinación sindical como la acordada por las tres organizaciones, citadas, por ser una aplicación de la coordinación poJítica, no excluye el entendimiento con alguna en concreto. Tendremos flexibiMás, en segundo punto, I Jidad- -afirma- -para estadicha Comisión ejecutiva reblecer alianzas cuando vayan conocía que er intento de en la línea de los acuerdos GC. OO. de utilizar las asamde Ja organización, sobre tobleas de fábrica (patrimonio do con los grupos más afidel movimiento obrero en su nes, que convergen hacia las conjunto) para su proyectada tácticas y finalidades de la Asamblea Nacional entorpece C. N. T. y cuando representan el proceso unitario de acción los intereses de los trabajaen el que se tíallan compra metidas c e 0 0 U: G. T. y- dores U. S. O. Esto exige- -añadía- -clarificar aún más las posiSOLIDARIDMi DE LA ciones de las organizaciones U. G. T. (HISTÓRICA) CON sindicales sobre ila naturale LAC. N. T. za ly objetivos del proyectado organismo de coordinación sindical Quizá la alianza más fácil para Ja C. N. T. sea con el sector histórico de Ja U. G. T. la cual no supondría más que LA DEPENDENCIA la persistencia de las buenas POLÍTICA relaciones que existen entre ambas sindicales desde ia Remachando lo manifestaprimayera de 1937, a raíz del do en isu nota sobre la madesplazamiento de Francisco niobra hegemónica de l a s Largo Caballero de la presic e 0 0 la Federación madencia del Gobierno republidrileña de la C. N. T. en una cano como consecuencia de nueva nota hecha pública el las exigencias del Kremlin. día 19, dando cuenta de los acuerdos adoptados por su La cordial relación que Congreso local, señala que el mantiene Ja U. G. T. histórica principal escollo para alcancon Ja C. N. Tv ha sido subzar Ja unidad de los trabajarayada de nuevo en una nota dores radica precisamente de Ja ComisióH ejecutiva de en la dependencia de algu- aquélia, verificada el 11 y e! nas organizaciones sindicales 12 de junio. Indicaba además respecto de partidos polítiesta U. G. T. qué sóio mancos tendría relaciones con fuer 30 zas obreras de inequívoco signo democrático Y afirmaba, sobre todo, la perfecta hermandad y solidaridad con el Partido Socialista Obrero Español, del que es secretario- -decía- -nuestro compañero Víctor Salazar Esta afirmación clara y tajante de su Jigazón con el P. S. O. E. (histórico) contrasta con el tartufismo de otros grupos que tratan de ocultar sus respectivas vinculaciones o restarles importancia. Puede parecer paradójico que el sector que no disfraza su centenaria conexión con un partido, establecida ya por Pablo IgJesias, sea el que esté más cerca de Ja C. N. T. en la apre ciación de las candentes cuestiones sindicales. Tal vez porque su politicismo no se disimule ni trate de engañar a nadie. Y su coincidencia con la C. N. T. es perfecta al reaccionar de Ja misma forma ante las maniobras hegemónicas de las CC. 0 0 Pues en una nueva nota de su Comisión Ejecutiva, divulgada este último Junes, Ja U. G. T. que preside Gómez Egido, pone en guardia a los trabajadores españoles ante Jas asambleas de las Comisiones Obreras y la confusa acción de Jas Comisiones Coordinadoras; Ráimuncjkj Lozano Martín Villa y el no a lasCC. 00. I a mí me hacen caso, do Comunista en esta prtmeel Congreso de Co- ra etapa. Además llueve sobre misiones Obreras no mojado. Repetir la experiencia será autorizado habría dicho del Congresodé la U. G. T. (que e ¡ministro Martín Villa, el estuvo a punto de dar al trasúltimo de la dinastía sindité con la reforma; aquellos cal, de acuerdo con los límipuños en alto, el coreo dé Ja tes en que se mueve el pro Ir érnaciónaJ y él désbor- r yecto de ia Reforma. Según damieato de posiciones políel categórico silogismo escoticaé en detrimento de Jas lástico- -tan caro a los razosindicales. serían los prinnamientos ministeriales- -las cipales reproches) resultaría Comisiones Obreras correrían desastroso én vísperas de que la misma guerte que el Partiprocuradores y consejeros se echen a Ja cara eJ proyectode reforrna. sindical. De mo- mentó a los ciudadanosique se deciden por las CC. OO. no sé les discutirá sú buena voluntad, sino Jas oportunidades de comparecer públicamente. Para Martín Villa el hecho déí que la oposición no acep, -te já- réfórma se reduce a una e? P; ecíe de petíado original -c 6 ntraídp- én iél origen, franV quisita dé los reformadores (o compase: dice en la oposición, que; ios tota I itácíos de toda Ja vida no pueden ti- aer una democracia creíble Pero no todo se reduce á problemas íid géneaJogía política, piensa la oposición, mientras el carácter de las libertades que sé, otorgan, parece, ser, hoy por hoy, un vínculo de unidad que refuerza la negativa de í á s fuerzas políticas y sindicales pai- tidarias de la ruptu. ra; por encima dé sus notorias discrepancias, aunque al ífninistro de Relaciones Sindicales le; siga pareciendo que sólo la oposición está acMartín Villa tuando peor que el Gobierno. Libertad sindical con excepciones S i lOUiÜllMlilil miM lili i: imi. lHtMHmillillimítitllHlli; i! mBli ¡ii. li: i mtiiiüi IIÍII. JIIIMÍJJI ii iwiia! n. imiii i