Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E L autor, habituado por sus largas actividades periodísticas a observar la realidad en todos aquellos detalles que tienen valos- mfonmativo, ha acometido su tarca ide biógrafo e historiador mediaote un procedimiento caiüdoscópico. El personaje central es don Juan Maroh, célebre financiero, pero Garriga lo abandona con frecuencia para saltar a oirá escena, a otros tipos secundarios, a otros problemas, y la totalidad de ese segundo plano histórico sirve de fondo, de explicación y de subrayado a la figura de Maroh, un March que atraviesa, llevado de su esencial vocación hacía ei dinero, todas las fases de una España contradictoria y convulsa. El cuadro es animado e ilustrativo. Garriga se fija en las causas políticas y en los movimientos económicos y sociales, y encaja a Juan March en el clima de cada momento. Para el personaje csntiral, la cuestión consiste en ganar dinero, en hacer buenos negocios utilizando todos I o s procedimientos necesarios para lograr esta meta, aunque no todos los procedimientos necesarios resulten admisibles desde puntos de vista éticos. Cambian los regímenes, pero no cambia don Juan March, y una y otra vez le vemos en pugna con el Poder público, que le persigue primero, pero que acaba rindiéndose ante su habilidad y... ante sus millones. El banquero Fugger sirvió sólo a Carlos V. Y don Juan March sirvió o se sirvió sucesivamente de i cs Gobiernos liberales anteriores a 1923, de ia Dictadura, de la República y, flnalímente, vino a ser un buen colaborador financiero en ios primeros momentos deil Alzamiento de 1936. No fue ciertamente fácil su doble vida de negociante, unas veces perseguido por eil Poder público y otras ayudando a éste, sin mengua, como es lógico, de su libertad para seguir amasando una fortuna de volumen internacional. Los Estados Unidos pueden presentar algunos ejemplares parecidos, y Garriga no deja de citarlos: Morgan, que se enriqueció con el tráfico de armas durante la guerra civil entre el Noíte y el Sur; Carnegie, que también se enriqueció entonces con los aceros; Harkness, que se hizo multimillonario vendiendo a las tropas ron y whisky; Vanderbilt, que controló los transportes... Circunstancias de esa clase son las que permiten a los hombres de presa ganar millones sin embarcarse en ideologías o intereses colectivos. Ellos no están preparados para las actitudes románticas o desinteresadas, para las grandes simpatías o ios odios profundos. No. Ellos buscan el dólar o la peseta como el cazador busca la pieza. Y es claro que siendo España un país que no había gozado entre 1900 y 1939 de un solo periodo de estabilidad y paz, don Juan March encontró un escenafio adecuado para desenvolver plenamente sus facultades. Siendo muy joven, Juan March mmm HISTORIA lUAN MARCH Y SU TIEMPO por Ramón Garriga. (Premio Espejo de España 1976. Ed. Planeta. 426 páginas. inició su vida como tratante de cerdos. Casi simultáneamente se dedicó a la compra- venta de terrenos. Y poco después afinaba sus herramientas de trabajo o r ganizando u n a red de contrabando, actividad ésta que precisamente le habría de llevar a sus r e i t e rados eníréntam l e n t o s con el Poder público. C a m b ó, ministro de Hacienda en 1921, es quien le bautizara con la definición de el último pirata del Mediterráneo Para esas fechas, don Juan March era ya una gran potencia financiera. Sus lanchas rápidas cargadas con los tabacos de la fábrica que había comprado en Argelia, en 1906, daban la batalla (y la ganaban siempre) a las embarcaciones de los s e r vicios españoles de reprss ¡ó n Nuestro M o n o p olio de Tabacos no otn tenía beneficios anite ia compatencia del contrabandista. La P r i m e r a Guerra mundial da a March la oportunidad d e hacerse naviero. Funda la Compañía Transmediterránea, y se pone a cu- LOS Concedidos SÉSAMO DE NOVELA CORTA PREMIOS Convocatorias ÁLAMO DE POESÍA Dotado con 125.000 pesetas. Además, un accésit de 50.000 para el libro clasificado en segundo iugar. Extensión máxima de mil versos y mínima de setecientos cincuenta. Sóio pafa libros originales e inéditos, de tema libre. El procedimiento de remisión será el habitual de lema y plica. Tres copias a máquina, en folio y a doble espacio. Los poetas premiados recibirán asimismo una placa conmemorativa y sus libros serán editados en la Colección Álamo, de Salamanca, de la que recibirán también doscientos ejemplares. Plazo de admisión: hasta el 31 de octubre en Álamo Plaza del Caudillo, 1, Salamanca. blerto ds lo. submeirinos alemanes. Los beneficios económicos que obtiene España de su neutralidad son inmensos, pero Garriga no deja de subrayar que se quedaron en muy ¡pocas manos. Metido don Juan Maroh en otros negocios, la persecución que contra él desata el ministro Cambó es sólo un indicio ds que el Estado parece dispuesto, a cortarie las alas. Entonces entra en la política haciéndose elegir diputado por Mallorca, donde obtiene 8.000 votos más que otro chuela eminente: don Antonio Maura... La Dictadura de Primo de Rivera corta la vida pariamentarla, y reanuda la ofensiva contra el financiero. A partir de aquí ia vida de don Juan March aparece directamente mezclada en los avalares de nuestra vida política hasta que la República le encarcela no sin antes haber intentado que colaborase en su implantación a tíavés de un regalo de dos millones de pesetas, hecho que el propio March denuncia en una sesión secreta de las Cortes. O la República le somete o la República será sometida por él había clamado I ministro Carner. Pero lo que no pudo la República fue encontrar las pruebas para condenarle, y un buen día don Juan March se largó de a cárcel de Alcalá de Henares, llevándose como acompañante a un funcionarlo de la prisión. Un periódico tuvo el rasgo de humor de titular el espectacular suceso con esta exclamación: ¡Quién fuera Vargas! (el funcionario evadido, y al que se suponía definitivamente protegido para siempre de la pobreza) Pero todo eso y lo que había de venir más tarde aparece en esta libro que documentado y escrito con la amenidad de una novela de aventuras (aventuras políticas, desde luego) estudia a un tiempc que la vida de don Juan March, ia vida íntima de las pugnas sociales y parlamentarias, todo lo cual nos ayuda a comprender mejor lo que fue aquella España tan confusa y agitada. Las últimas apariciones de don Juan March se relacionan con el Alzamiento. El multimillonario mallorquín que había regresado en 1934 para ocupar su escaño parlamentario como diputado por Mallorca vuelve a cruzar la frontera al triunfar el Frente Papular en las elecciones de 1936. Desde Francia pone su inmensa fortuna al servicio del Alzamiento. Y en 1955 crea la Fundación que lleva su nombre en un rasgo que le equipara a Fockefeller, el multimillonario que había sido calificado como delincuente por el presidente Teodoro Roosevelt. Ramón Garriga ha escrito, pues, una biografía donde las circunstancias nacionaiss dan profundidad y resonancia a la figura del personaje central, y componen un cuadro lleno de movimiento y de vida real, donde se unen I rigor documental y crítico y ia narración vivaz del gran reportaje. Declarado desierto. (El Jurado estimó que ninguna de las novelas presentadas alcanzaba la calidad suficieníe como para hacerse acreedora al premio. LOPE DE VEGA, DE TEATRO José Mariin Recuerda (pesetas 200.000 y estreno en un teatro nacional) por su obra Ei engaño Accésit: Alfonso Vallejo (50.000 pesetas) por su obra Acido sulfúrico ATENEO DE VALLADOLID DE NOVELA CORTA Anastasio Fernández S a n José (150.000 pesetas) or su novela Fantasía en la Fuente del Sol FINALISTAS DEL LEOPOLDO PANERO DE POESÍA Alfonso López Gradolí (Edición de la obra) por su libío Una muchacha rodeada de espigas y José Ruiz Sánchez (id. da id. por su libro El ojo ds la cerradura EXTREMADURA DE NOVELA Un millón de pesetas por la primera sdición de 30.000 ejemplares de lia novela premiada. Extensión no inferior a 200 folios mecanografiados por una scla cara a doble espacio. TripiMcado ejemiplar, con nombra o seudónimo del autor. Plazo: hasta el 30 ds septiembre. Envíos a Organización Sala Editorial, S. A. calle Pez Voladcr, 36, Madrid- 30. A. P. 64 FHIIMIIi: l.ili t tíiiiJiriNJUMimii i i i i n Ijyailliiihiin