Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
O olvidemos que Vían fiurgfl e n laa caves OKlslfincii llMa? vn el FOChiiío dfl t a i h w c a s palabras, do loa slogans do la iH trAfacción ÚG lengualp del t scistno. -Eso escribe M. Bllbalúa. y Bí VGrdad. Tím vordad como q j o el teatro es lundamenldlmenio Eiompo- f y fi 6io cuando coincido I llempo del lealra c o n tiempo d l espaciador, con su media d o elervescencia roal, e itamo íi le un hecho dramalIcii L E forjadores del lmp rlo (su N El ESPECTADOR Y SU PROBLEMA DE COMUNICACIÓN Los forjadores del imperio de Boris Vían, en el Alfil ra el prolano, y consabida psfa el expfiíio, y, en amtios casos, aunque por razfV s contrarias, está implicada en un cullurallsmo al que orlglnarismenle s ajena. La obra sJfiua rigurosamenlo l a linea d e lodos los pianleamientos del teatro del absurdo, que es la de la crllioa a una siluaclón q j e n o eslá allf, que no se repr enla, o que so rppresef ta medíanle una distorsión de ¡a r dlid d colidi na. La descíJpción es falsa en sí misma, p ro lo que Importa es la referencia que con llene pteclsameniG a tiavés d e un Fenguaje oslenSfblfl y deliberad a m e n l o convencional, mecánico, encubrklor y revelador al mismo Tiempo, de aquella referencia. Lo Injólílo convertido en rullna dom slicsH eso viene a aar, a p u- autor murió cuando aún no tenis cuarenta artos, en 1959) no es dol todo f rudicl 6 n, pero su obra en t s i o i k m p o caiga c o n la lallga dQ todo el- a b s u r d o del cual el teatro d e BQÚ Vían es contcmpofóneo. -La l e c c i ó n es do 1951; L a canianle calvaes d e 1950; El b a f c ó n- d e 1956: -Esperando a G o d o K d e 1952. A mismo t k í n p o comenJaba otra ruptura, que era la del ansioso naturalismo, preconizada por- Mirando hac a a i r i s con lra Borrs Vían nos llega, pues, fiwra d o su tiempo, aprovechando una circunslancla social coLncidenlOn sobro lodo en lo Qufl tDDa a tos aspectos formaleí Esla es uria pieza h e r m i k s p í o n l a n aislados en al miümos, lo que hace m á i absufdM lan relaciones eí iie las personas. Un cjflraflo ruido, p o d e r o M e Inqulelanle, que- puede ser- la HlQloría. Drnpuja a una familia hacJa láfl bohardillas do un otílfJclo que- puedo ser- el mundo La r milja va con los t l g r i o m mperiaifls- de su cLase, que ton una criada y un esclavo- que puede 5 c r- el pueblo. Asistimos, por lanío, n o a l a forja d un Imperio, smo a l u deslíucclón p ulallna. El especlador participa eslableclendo las íolaclonea OnTfe la tfsiruclura dü pensamiento y de conciencia del aulor, y las convenciones, enlre ellas un leiguale monürrHmk: o y relleralivD y un discurso eacá- CUSIRCACION DE LAS OBHAS TEATRALESÍWTtnPftETES TITULO AUTOR 11! 1 10 7 LOCAL A. C i w r a doctDf Valmy La ra l Dbla ii c nalón d Arturo Ul A. Malulo a CljbanaU B n v nla B. Breeht J. L (M m a l 9 23 Urt Int gen- e- p actorev en cooperiüva para una obra d BoflB V i v í RlcaiWabbar T. Caiillata A, ClrraacD 1 ft Alcafft dvl bdndMo Tábano Tábano B 3 Sala Cadafio Eqiiu Hablsn gt calzdn q u l l t ú o La hermana P- Sharrar 4. L L ó p a i V. 1 2? CofflAdta a. GanlJa G. Gantna 7 S Amlchaa da Bíltthí e i l E n t v A a r un Jnvirgüv UB NL PtladlBro D. fliBfa T SaJnz tz U V. Ir cl 4 n A. Pa J Rabia fl Fígaro le banda Une v i ai aAi S iKillarmFi 1 Un bur uAa Qu paial I Mari C 4 l r Pit. Galiana A. Aaalno L Q- Caba C- t a n d a 2 yarqulna D. S i a d B ZB e Arlaa F. Dorin A. f a m á n d a x B 25 Daatrtj n Clarli J. U a n A n d a í P, Oalnaga J. C. Alba A. C l ú i a a J Navarra V. A n d i a 4 1. laafial S l n n 4 y 14 C tn ir mlrat con qul n y C h a t n 1 B 0 PdaravIBaa A- Gafa EIdta q u dvvcuhrló al p a l l Mu r con Mijr boom t 22 FLVIclorta U. Madlaro í S Arfaquln T. Lablanc T. Labia nc Z 2 T LaUna rando la el leatro del abíurdo, al que pertenece de lleno- Los lofladores del Imperio- Loa personales viven cacan dalosamen le alienados p o r Las pequeñas y habllualtis c o sas de su exlcilencla maletas, silfos, una habitación para dormir, el matrimonio de la ñifla. Todo esto se prosenla no alusivamenie, como flbierío a categorías de un dísma supeTior, porque do s e asi n o tendríamos teatro del atraucrtío, sino loalrn 5 ¡muólico; esos hechos se pre- nlco Igualmente monorriprnIco y relicralluo. El hecho to atroi, tal como lo fw e: pues 1o, pueda guardar concomllancJas con Ifl realidad aciual, pero el problema es precisamente el espectador, un problema de comunicación. La inicíprelación ea valiosa, ospeclelmente la de José vivó, actor de gran seguridad escénica y siempre con una perfecta dicción, que es lo que Unlo se echa de rnenos en nuestros esce na ríos, Bfl o I a Oirección dfl