Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L A semana se inició con aires folklóricos. Estos nos líos trajeron el g upo Montoya y Lole y Manuel que actuaron en el teatro Alfil, dentro del ciclo. previsto para los meses de febrero y marzo, en el que se celebrarán recitales de cantantes modernos de la más diversa índole. El vestíbulo del teatro nos ofrecía una heterogénea mezcla de personajes. Desde los jóvenes ataviados con vaqueros y locados de largas melenas, unas trizadas y otras extraordinariamente lisas; pasando por los niños de tez morena y rasgos agitanados, acostumbrados ya a las madrugadas flamencas a pesar de su corta edad; hasta las elegantes damas sevillanas. Todos se habían reunido esperando que el telón se abriera para adentrarse a una de esas cuevas dea Sacromonte granadino. Pero los comentarios antes de comenzar la actuación eran muy dispares. Unos decían: A ver cómo está Aíanuel esta noche. Puede pasar que se duerma o que este genial Y el telón se abrió y nos presentó un cuadro de lo más familiar en todos los aspectos. La mesa cubierta por un mantel, con los vasos y las botellas descansando sobre ella y a su alrededor las sillas que ocupaban ílas dos Cármenes, madre e hija, la tía, Manuel Montaner y Raimundo Amador. Y sin más preámbulo comenzaron a sonar las palmas, la guitarra y las voces que nos traían el flamenco. Como es lógico no faltó ni el zapateao ni el baile, aunque no había trajes de cola, pues las mujeres se ataviaban con sen- FOLKLORE FANTASÍA Y e i R O EN UNA SBWANA ACUVA cillas faldas largas. Lo que sí hubo fueron muchos aplausos para el grupo Montoya y especialrfiente para esa niña de catorce años que puso al público en pie. La segunda parte del espectáculo nos trajo a Lole y Manuel. Dos sillas, dos micrófonos y una guitarra acompañaban a la pareja que nos ofreció Un cuento para mi niño La plazuela y el tardón El río de mi Sevilla Con hojas de menta y canciones populares. Lole hizo gala de su extraordinaria voz que se repetía como un eco en la sala y Manuel, compositor y guitarrista de Ceuta nos ofreció su arte con la guitarra, pero no cantó a pesar de que una y otra vez el público se lo pidió. Finalizado el espectáculo, Lole desapareció en seguida y tras ella Manuel, pero los insistentes aplausos les hicieron volver de nuevo al escenario y ofrecernos una canción sobre la que están trabajando actualmente. No hay duda de que estas nuevas experien cias escénicas que nos ofrece el teatro Alfil son del agrado de la gran mayoría de ios aficionados al teatro. tile e informarnos un poco de la trayeptoria de este autor y del tipo de teatro que él hace que se encuadra en lo que se ha venido a llamar Nuevo Teatro Los orígenes de esta nueva corriente teatral datan de hace seis años cuando un grupo de autores nuevos logró imponerse a la corriente comercial, encontrando respuesta en un público que necesitaba un teatro de compromiso. Esta evolución fue paralela en el cine y el teatro argentino logrando atraer masivamente a los espectacores y alcanzando extraordinario auge durante el Gobierno de Cámpora, y decayendo en los Gobiernos sucesivos. Hablemos a calzón quitado supuso en esta época uno de Jos pilares más fuertes de esta corriente, permaneciendo en cartel durante cinco años. La obra representó al país en el primer encuentro Latinoamericano de teatro y en el VIII Festival Internacional de Teatro de Brasil. Obtuvo numerosos premios y fue estrenada en Chile, Perú, Uruguay, Venezuela, Paraguay, Panamá, Méjico... Se nos informa de que el autor en sus obras siempre presenta personajes límites al borde de la locura. Esta inclinación la expilica diciendo que si trazamos un dibujo de urva forma geométrica cualquiera, un triángulo, por ejemplo, esta figura se hace visible gracias a los límites que ia delimitan porque ese triángulo ya existía en el papel antes de hacerse visible. Por eso, el teatro de Gentiie delimita una problemática con personajes límites mediante los cuales la hace visible. T r a s estas explicaciones en todas ias tertulias cada uno daba su opinión o rebatía la del contrarío con nuevos argumentos. No hay duda de que el tema de esta pequeña o gran fiesta fue el teatro, que era, sin duda, lo que se pretendía. Una revista, hacia la igualdad de la mujer del teatro pasamos al mundo periodístico. También en el entorno de una multitudinaria fiesta, Ciudadano S. A. nos presentó la revista Dossier Ciudadano, Hacia la Igualdad de la Mujer Se trata de una publicación mensual que irá dedicada a la mujer y declara como meta la igualdad de la mujer pero no una igualdad biológica, claro está, sino una igualdad de derechos en el trabajo, en la familia, en la realización sexual, en i a política o en la educación. Alfonso S. Palomares, consejero delegado de la nueva revista, así nos explicó Ja razón de ia misma. Cabe destacar también el hecho de que entre los colaboradores se cuen- Y Una fiesta teatral, en Oliver tras el folklore llegó una pequeña fiesta organizada por Sergio Daza en Oliver. El motivo de esta reunión era 61 anunciarnos la presentación en Madrid de la obra teatral Hablemos a calzón quitado de Guillermo Gentlte. Como es alógico las caras populares del teatro se dieron cita en Oliver. Vimos a Juan Ribo que últimamente se prodiga bastante, pues allí donde se celebre algo que tenga que ver con el teatro, está él. Y José María Prada que nos hablaba de la última película que acaba de hacer: El hombre que supo amar Jorge Grau, Carmen Lozano, Ángel Aranda, Carmen Bernardos, Manolo Tejada, Ramón Pons y muchos otros actores, directores, guionistas, periodistas, críticos y personas familiarizadas con el mundo del teatro. Pero el motivo de la reunión era presentarnos ia obra de un autor argentino, Guillermo Gen- ta con asesores jurídicos y científicos, entre ellos, sociólogos, psiquíatras, pedagogos, pedíatras, ginecólogos y todas aquellas especialidades que de ailguna forma puedan interesar o repercutir en el mundo de ia mujer. Como también es lógico, la reunión tuvo una gran mayoría de asistentes femeninas, aunque no faltaron los hombres, puesto que además el director, subdirector y redactor- jefe de la publicación Heriberto Quesada, Manuel Saco Cid y Jorge Martínez Reverte, respectivamente, s o n hombres. Alguien se preguntaba si no era más lógico que fuera una mujer ia que dirigiera esta publicación que va dirigida a la mujer. Uri Geller y su espectáculo tras la actualidad periodística y política, llegó el tan anunciado espectáculo de Uri Geller. Su mundo fantástico no tuvo nada de fantástico, pues ni siquiera logró una buena entrada en I Monumental. La mayoría del público iba sin saber a ciencia cierta qué iba a ver, pero sospechándolo. En ila puerta, un cartel anunciaba a ios fotógrafos que no podrían hacer uso del flash durante la actuación de Uri y que ésta sería ininterí umpida. Ño se advertía nada más. No se decía nada de que al señor que no ie gustara se marchara, porque si no, el artista t e i e p a tista se encargarla de echarle. Pues bien, todo empezó tranquilamente. El escenario no tenía más que un encerado y Y Ella es de Sevilla; él, de Ceuta, y los dos triunfan en Madrid. 90 unas sillas además de la señorita que hacía de intérprete, porque eso sí, Uri sólo habla el inglés. Comenzó diciendo que suponía que en la sala había personas negativas que no creían en él. Pero si sólo lo hubiera supuesto, no habría pasado nada; lo malo es que nada más decir esto, añadió, dirigiéndose a un señor concreto que si no le echaban de la sala, él le sacaría a patatas, en cuanto tuviera la menor disculpa. Esto lo dijo en inglés y, por supuesto, la señorita traductora no Jo debió entender o prefirió no traducirlo. Sin más preámbulo, Uri comenzó su show Primero intentó adivinar io que una señorita solicitada por él de entre el público, había escrito en el en-