Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA ALTA COSTURA NO PÜEOE LEONARD COHÉN. UN SOLITARIO DORMIRSE EN LOS LAURELES OOE CREE EN LA MÚSICA L T OS grandes modTsl 5l Quen en! a br orift, acudiendo puniualmonl? a la cWfi dos veces al afio. En jindas gan erales, l i a ccloccionas espartólas pora a y varano son di se reías, con algunas notas iJesla adas. Reciba TcIrcUaclonss Urcr, quA ha merecido si Premff? Gaiflna. oLorgado por la criEica 3 spociali 23 da dg B a r o lona. La aportadún de Perlsgal es, como sfempra, Imporlants. Oomlnida osla i c z por ol color crudo- Sanra Eulalia, por su parís, t 3 enlusla ma con ros lunares. Pedro Rodríguez prefiere Io5 colores lisos n Intensos: por primera vez preponía un modelo Tjrmado por Rodrigue? junior. EIJD Berhflnyer nunca decspciona ¡en su coleccJún breve domina la sencillez y el senlido ús lo prúcEJco dentro de un sostenido 1o no de eleganciaaspiraban A olfo dos casas, VIlamiliona y Francisco Dolgado. que haijiondo conseguido ya cierto renombre so consiiJíHOban dignas de figurar en el programa oficia de la presentación de las colecciones para la Prensa, patrocinada por la Cámara de la Moda Española. La admlIENE cuarenta y un afios y es una estrella a su pesar, del mu da ti 3 dÍ 5 o. Súlo tiA editado cinco dlscoá en ocho años, pero el pi btico no le olvida. Siguen esperando, sin prisas, a que el profeta tsnga algo qu 5 docir. La pa- íorsla d i públicc sólo e comparab! a la que muestran sus edüor s d w 3 gráficos. Cuando canta en un ssccnariOn con la guitarra en! as manos y c a m l y pantalón 03 cuíos. parece j n prsdicadoii c i varado y enhiesto iunto a su micrófono, Pero cuando empieza a cantar sólo tiene un- zumbido aburrido por voz. como lo dijo 3l organizado del restival do a Isla OB Wighi. que le ll vó oom gran figura para rapallr al éxito qua Dylan le deparara el aAo anterior. En la aclualldad. las firmas consideradas ofrc i símente como de mAxInia categoría son súlo ocho: Carmen Mir, Ello Berltanyor, Berrera y Ollero, Lino, Pedro Rodríguez. Pedro RovJra. Pertegaz y Sania Eulalia. Estoa aon los que hacen fíenle a la crisEs. que es un tiocho Indis Cütible. de la que ce viene hablando hace aftos Vargas y OohagavJa tiraron la esponja naco tiempo, prefirrendo vivir do su llel clientela sin mAs pfelansSones- Otros, como Herrera y Ollero, Amenauron con dedicar se exclusivamente al- prét- porler- si no les aumentaban la subvención. Lo consiguieron y zhl slgjen. Pof lo vlslo, lea compensa. La subvención no es igual para todoa. Es según el volumen del negocio: ventaa. número de boutlques de la firma, cifra de expartec iones, etc. Estas, las expor (aciones, las hace cada casa por su propia cuenta, de manera que no es fdCiJ obtener información sobre uria cifra global qus permita conocer lo que nueatra costura de lujo rfipreí 3 nia j n la ba lanza do pagoa del íj h- Poso a la crisis, otros nombres quieran incorporacae al grupq de loa- grandes Esta temporada i l j p flertinyef Evoluciona sin pardor su osUlo Franclsco Delgado Un nomOrs que viene pecando sión de dichos modisEas en la Alia Costura dependía en parle del Juicio que mereciesan sus creaciones pora ia primavara y verano 1976. Pero sus nombres no fueron Inclufdos en el calendario oficial y esla omisión Jes hizo reaccionar a cada uno de muy distinta manera: Conchita Vilamltjana se sintió desairada, perjudicada y le pareció m ¿s digno no hacer desTile para la Pro isa puesto que no le permitían presentar a la vez que los- grandes Francisco Delgado, por el conErario, aceptó la postura de la CAmara y queíló como las propias rosas olreciéndonos una colecciün en la que pone de manifieslc una ve 7 más su conocimiento del oficio, su buen gusto y su Imaginación. En eslB aspecto es j u v reconocer e múrilos para ser considerado como Alta Costura. La Cámara, que se muestra axigonle, y es natural quD asi e a, a la hera de admitir nuevos nombres en la AC. deberla también exigir a los qjQ ya están consagradas como- grandesque mantengan su calidad, que no pierdan altura, quo no se duerman en loa laureles, Gue no todo consista en posoer la etiqueta de AC. Los que ya la poseen tendrían que defenderla cada lemporada- La competencia de nombres nuovos odrra ser un acicate Paulina Botella -Cada una üS mis canclonsa habla sobre mi. Oui ¿L genio a no compienda eTactamsnt? ds qué hablan. Pero det en comprender que soy yo, cantando sobro lo que veo y de la forma que lo veo. Exactamente, cantando mis experiencias. -introspicciones oscuras que. i in emt argo. parecen conectar inmediatamente con los oyentes. Cuando a c t u ó en Madrid, en su gira europea da 1974. lo que muchos augurarían como un irremediabla Iraca so terminó con una comunicación tal eníie ntórpr, le y público que hubo d salir nuilv? veces a repetir tras el programa provisto. ñ origen ludio, Cohon nació en Mcnireal y slempra p nsó en ser escritor La músIcZL no le tentaba, aunque a los dlsclsáU años lormaba parle de un grupo especializado en- country and wfl $i ern- llamado Bucksin Boya. AJÍ tes de su prlmf- r disco, qjf llegó a su vida a los treinta y cuatro años, habla publicado ensayos y novelaSH aunqus fu re E poesía su principal campo do a acción. Do su novela- Beautilul iosers editada en Canadá en 1965 y en Esparta di? z años mfli larde, se vendió más de un millón de ejemplares. Pero durante un retiro, largo retiro, en la Isla griega de Hydrat a la que llegó rras una estáñelo an la Cul? a pestrisla, cuya f vüIjción pareció Taaclnaria, amp: zó a componer canciones para su propio y exclusivo uso. En I96 e volvió a Amürlca y sa Instaló in Wuava York- Sus canciones empozaron a ser cada voz manos suyas. Un día fe cantó a Judy Collins su- SuEonna- por Ulélono, y pronto fue un íNito Oal que H 5 n perdió los derechos editoriales. Aunque O compensa el hacbo da habérsele oído cantar a unos desconocidos en un barco del mar CasplOn L u e g o IlagÉíOn los diJc a. -Canciones de Loonard Cohsn Canciones desde una habitación- -Canciones de amor y odio y- Njeva piel i ra una vieja ceremonia- cuya ilustración, un viajo grabado, suirró una prjmere censura en su ediciün brilí nica y otra, más amplia, para el mercado sspañoL Entre medias, una recolscolón de- Canciones en vivo- quo no lograban recogar la verdad da sus conciertos. Su primer ciclo vital y arlJst co se ha cerrado. an 1976. con su prlme a recol 2 c ción de- grandes éxitos- Se trata de una selección mu personal en la que Tallan a guí a 3 canciones que sus cdUoreí lanzaron en disco pequeño para forzar el éxito, miehtras aparecen temas que hablan estado a 3l perdidos en las oscuras eaírlaa de sus LPs. Hablar de un- falksingar americano y no estabJacer una comparación con Bob Dylan pareos como un Intento da escamolsar Leonard Cohén Un sotüatio que vjve GfíltQ onc miHoTiGa de personas ia posibilidad de fijarla en un esquema da valoras láclies da comprender para todo el mundOPero, en al caso de Cohon, la comparación serla Inútil. Son dos poelac- Pero al mundo d abcidanla da las imágenes de Dylan nada tieF a qye var on ol i n ti mismo dolojoso del cántenle cdnadiense, con la soledad COTIO- loit- motiv- de lo major de su obra. Leonard Cohan. un solitario que piensa que a les nazis b derrotó ta música, ha canclonjí de los parTlsanos. V qua conciba Ja creación de ceda uno de 3 U 5 Temas como j n dolor OJO parto. Canta para si mismo, pero su voz es la voz do millones de hombros en todo al mundo, J. R. Pardo