Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de Ayete Y, además aparece como cabeza visible de la asoción Unrófi Nacional Española, que engloba a ex carlistas, tradícionalistas y gentes conservadoras en general- O sea. q u e e l presente está. En la habitación hay un Njño Jesús de Jos que tienen un dedo JevantadOn una Virgen, un Cristo Rey. que se van dorando con eí sol caído de la tarde y en- regencia. Esto hubiera sido la unión de Monarquías. Pero Don Juan no quiso. ¿Don Javier llegó a actuar como Rey? -El no quería; fíjese que en las cartas seguía firmando Javier. Príncipe Regente. En el 56 emperaba a tomar fuerza el acto dG Montajurra y en el 57 ya empezó a aparecer por allí Hugo Garlos. Instaló Algún dia la historia explicará la marginacián tradicionalista del Poder ¿Y usted cree que todo el mundo acepta eso? -N o T Dios, t o d o el mundo no acepta. Pero s ¡lo acepta la mayorJa, pues s i Hasta Tierno ha dicho que aceptaría a Juan Carlos, Pienso que. quitando a la izquierda revoEuciünaFJa, la mayoría der país lo acepta con gusto. -Ha vivido usted ya mucha historia, ZamanlJIo. ¿Cuando prevé la entrada de Juan Carlos en el p o d e r la primera v c í que Zamanlllo ríe abiertamente. Pone sus manos sobre la corbata grb cambia de postura y mira a través del balcón liad a la fachada posterior de los Jerónimos- -Hay que ser profeta para eso. Franco está d e buena salud y no conviene tener demasiada prisa. EJ PrínCJpe está preparado, pero ¿hay prep a r a d l a de clase política? fJos podía coger, come dicen los castigos, -agárr ite a Ja brocha, que l e quito la escaiera Hace faJta una minoda dirígeme, y eso con las asoningiín tradicionalista. S ó l o Asís. V en el Gobierno, sólo Cuatro: Rodezno, Esteban BiU bao. Antonio Iturmendí Y Antonio Mana Oriol. No ílega ni al A por 100 de los ministros de f r a n c o Entonces, tenemos gente muy buena, pero que no tiene euperiencía de ejerc i d o d e l poder. Algún día la historia explicará esta marglnación, AF principio nos apartamos nosotros, porque no nos gustaba el partido único. Pero en el 45, c o r la derrota fasci tan se pudo haber dado entrada a los monárquicos, eslábamos dispuestos a ello. Pero no se nos dio. no, ¿Cuántas veces ha visto usted a Franco? -Muchas. ¿Y na l e ha dicho todo esto? -CJaro. y me ha dado la razón. Dice que tenemos razan en quejamos. -V ahora que parece que van a empezar a uga ustedes en esto de las asociaciones ¿por qué no se fJaman tradicionaiistas? Con las asociaciones se puede conseguir una minoría dirigente tonces todo parece más pasa do. más ayer y encima entra s u mujer y d i c e -l e busca un sacerdote- y parsimoniosamente d c e -que espere. El presente está, sin posibilidades d e transformación. -Nosotros estábamos con Don Javier, que hje el señalado por Don Alfonso CarlosA l morir sin sucesión dejó a s u sobrino político Don Javier de BortJÓn y Braganza. La guerra la hicimos con Don Javier de acuerdo con Franco, Pero en el 52. en Barcelona, con motivo del Congreso Eucaristico Iniernacional se cometió un error. Porque en una carta que ¡os cariistss finviaron ñ Don Javier le nombraron Rey de Jos carlistas. El lo acepto a regañadientes. Antes habla ocurrido otra cosa en el 46, cuando la retirada de los embajadores y Dan Juan se hje a v vjr a Estoriln Fal- Condc le escribió a Don Juan una carta q u e se la llevó a él personalmente el padre de D o l Merccdes FsJ le pedia a Don Juan que pospusjfíra lo s derechos personales y que aceptara la un apartamento en Madrid, pared con pared, con Carrero Blanco, fíjese qué casualidad, Vo le habia hablado de él a Franco y Franco íe recibió. Tomaron juntos el tá los dos matrimonios. Pero, en f i n Hu go Carlos no sabia mucho de carlismo, esta es la verdad, ni tampoco de historia de España. Eso sí. era muy simpático, el clásico francésn diría yo. El decía que era un Principe europeo, cosa que a nosotros no nos hacia ninguna gracia. Total, q u e e n el 61 rompí toda relación con ellos y el 69 voté por Juan Carlos. ¿Por qué? -Porque en este país no habla más solución que ia Monarquía de Juan Carlos o la Repúbirca. Y voté pensando más en fa Institución que en la persona, aunque, por supuesto, no tkay nada contra ella. ¿Qué prevé usted para la transición? ¿La transición? No, por favor, no creo en el período de transición, ah io perderíamos lodo. Después de Franco, el Principe y a continuar. Sólo hay diff -encia de matix entre UDPE, ANEPA y UNE elaciones se puede conseguir. El- todo atado y bien atado tiene que ser no sólo en el papel, sino en la realidad. Can Iodos los papeles, el 14 de abril se vino abajo- ¿y ustedes tienen gente preparada para cuanüo llegue el momento? -Hay que decir prísviamente que nosolros hemos estado marginados def poder. Durante treinta y cinco años, en el Movimiento no ha habido ccFranco me ha dicho que los tradicionaiistas tenemos razón en quejarnos -N o por dos razones: primero, pofque el Conse o Naclonar no lo aceptarla, como ios pasó a los de F E y segundo, porque, aunque tenemos un núcleo fundamental tradicionalista. h a y muchos que no lo son. Entre los 50 promotores hay c i n c o que nunca lo han sido Del Valle Iturríaga, Luis Emiho Calvo Sote I O- el marqués d e ValdeIgJesrss. ñivas Btiadilla y el lemente general Navarro Gar-