Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CINE (lA REGOfTA NOVEUI DE CUBM) fli U PANIAUA El realizador Gonzalo Suárez ofrece en su película un esquema respetuoso y tímido del célebre libro de Leopoldo Alas Clarín Es de elogiar la moda de llevar al cine dsras de nuestros novelistas del si lo XIX. T ESOE hace un cierto tfem po a esta parte nuestros cineístas h a n empezado a mostrar más asidua atención a las obras de nuestros grandes novelistas del siglo XfX. Galdós, con toda justicia, ha sido el más favorecido y las adaptaciones de algunas de sus novelas al cinematógrafo han meriecido. cuando no el elogio rotundo de los comentaristas, una acogida de estima tanto por parte de la crítica como por la del público. Ahora la creación novelesca, considerada como cimera de otra de las figuras sobredesvelos de la Peña, que, en la bella taberna de ia Sociedad de Plateros de la calle Romero Barros, inmediata a la casticísima Fuente del Potro y en plena zona cervantina de Córdoba, vive ya los prolegómenos de tan interesantes jornadas. EL SEyíNARIO PERMANENTE Por otra parte, la Peña Flamenca cordobesa ha creado un Seminario Permanente de Estudios Flamencos, cuya secretaría corre a cargo del pintor Antonio Povedano y que se propone un ambicioso plan, ya iniciado, de conferencias y actos sobre el ser del flamenco y sobre su adscripción al mundo cultural y artístico en general. En cuanto a conferencias celebradas, varias de Agustín Gómez- Neoclasicismo del cante El mairenismo El caracolismo; El fosforismo etc. -alternan c o n otras de subido interés cuitusalientes en las letras del referido siglo, ha sido elegida para llevar a ia pantalla por un equipo, entusiasta sin duda del empeño, compuesto por el productor Emiliano Piedra, el guionista Juan A. Porto y el director Gonzalo Suárez. Esa creación novelesca aludida es, nada más y nada menos, La regenta de Leopoldo Alas, Clarín Será oportuno quizá decir que los editores de libros de bolsillo han hecho no poco en esta última etapa, a la que nos estamos refiriendo, por atraer la curiosidad del gran Einina Penella, la gran actriz emanóla, encama a La Regenta público, de la gran masa de público, hacia esos novelistas a los que un tiempo atrás se les encerró en poco manejables volúmenes de Obras completas por lo general lujosamente encuadernados en piel e impresos en el llamado papel biblia, o similar, y en letra no siempre de cómoda lectura. Esos volúmenes para nisio Ortiz Juárez; Discografía antigua del doctor sevillano Antonio Reina, y otras en cartera de Rafael Beimonte, Manuel Ríos Ruiz, Caballero Bonald y Fernando Quiñones, con quien, allá por mayo, piensa cerrarse el ciclo. Paralelamente, y sin descuido de las trienales El flamenco en el arte de hoy el Seminario cordobés tiene en marcha otra llamativa exposición dedicada ai flamenco en la fotografía y montada con carácter nacional, cuya ejecutoria hay que unir a una nueva en proyecto acerca del reflejo del flamenco en el dibujo y el grabado. Los organizadores esperan que todo ello sean pasos conducentes a la creación del Museo Cordobés del Flamenco, con pintura, escultura, grabado y dibujo de primer nivel dedicados al tema, y para cuya realización se anda ya en serias gestiones. adornar bibliotecas o, mejor, para adornar estancias más o o menos lujosas, o pretensiosas, de personas por lo común no muy aficionadas a la lectura, a nosotros siempre nos parecieron como fríos y casi herméticos monumentos. Por eso los aludidos editores de libros de bolsillo, que están brindando lo más interesante e importante de Galdós, la Pardo Bazán, Clarín etcétera, merecen un cálido elogio. Y ellos, nos atreveríamos a afirmar, son los que han abierto el camino a los cineístas. Pero volvamos a la adaptación cinematográfica de La regenta La labor que se le presentaba al guionista era ardua: condensar una novela d e n s a sumamente nutrida (seiscientas setenta y seis páginas de letra menuda en la última edición de bolsillo) en un relato para ajustar a un largo metraje cinematográfico de los de duración normal. Clarín pinta en La regenta como es sabido, la sociedad de la capital de Asturias hacia el año 1884, a la que él (a Pérez de Ayala le será caro ese nombre) llama Vetusta. s un drama el que Leopoldo Alas muestra y desarrolla entre cuatro personajes en los que el autor penetra hondamente, a los que va describiendo y analizando con una extraordinaria minuciosidad y h o n d u r a revelándonos sus más escondidos r e s o r t e s anímicos y temperamentales, sus reacciones, sus sentios ralista: El flamenco en las artes plásticas a cargo del pintor y crítico Francisco Zueras: El flamenco en Manuel Machado a dictar por el poeta Luis Jiménez Martes; El flamenco en las artes gráficas (siglo XIX) a cargo del historiador y académico Dio- Cartel de la Itl Aibolafla Flamenca original de José Ordóñez. F.