Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Forsyth asegura que ya no escribirá más novelas. En la fotografía aparece sentado ante la máquina en la que ha escrito sus tres obras. syth posee la virtud de zambullir a la gente en su mundo desde el primer momento, de golpe, como por obligación. Algo así sucede con las novelas que escribe: el lector es empujado hacia adelante, irrumpe en una acción extraña y a la vez familiar, queda irremisiblemente atrapado en ella. Le vi por primera vez en Nueva York. Eran las siete y media de la mañana. El rostro de este hombre j o v e n (treinta y seis años apareció en el programa ¿Today uno de los más cotizados de la televisión neyorquina. Le habían arrancado de su casa de Ondara, en Alicante, para que desde la Quinta Avenida explicara a millones de telespectadores cómo es su nueva novela. El autor de Chacal y Odessa descuartizó el relato sin destriparlo. Los perros de la guerra éste es el título, narra la historia de mercenarios y traficantes de armas. Igual que con sus anteriores éxitos, el rodaje de la película basada en la novela es inminente. Forsyth se mantuvo en pantalla durante veinte minutos. El periodista yanqui quería saber por qué vive en un pueblo olvidado del Levante español. Y el escritor le dijo, si no recuerdo mal, algo así: Mire, allí la gente me interesa: tengo unas gallinas y unos limoneros; una casa sin teléfono ni televisor, y me he refugiado en aquel lugar porque el éxito y la fama pueden destruir a un hombre tanto como la miseria UN CUARTO DE MILLÓN POR CUATRO FOLIOS Forsyth se casó hace un año. Carola es irlandesa. Como regalo de bodas le obsequió un relato de cuatro folios. Se publicó en Play- Boy La acción transcurre en este pueblo de Ondara, en esta casa en la que ahora estamos. Por la historia ha cobrado dos mil libras, un cuarto de millón de pesetas. Era una historia simple, con una mezcla de suspense y sarcasmo. Un jubilado inglés, un militar, vive aqui casado con una rnujer preciosa. Ella hace un viaje a Londres. Allí conoce a un rico industrial, joven y atractivo. Se enamoran. Ella le dice que mientras su marido viva no podrán casarse. Entonces él decide matar al marido. Y encarga a un corso que se traslade a Ondara, vaya a la casa entre las cuatro y las cinco de la tarde, que es cuando la mujer está en la playa, y acabe con el jubilado. El corso acepta. Se ha comprometido a no dejar rastro. Es la La guapa esposa del escritor es irlandesa y se llama Carola. 61