Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
sm m KIJ ¿JL. TEATRO í DOS UODEUILES EXTRANJEROS EN LOS ESTRENOS DE PASCDA La primavera teatral, iniciada ai Domingo de Resurrección, nos presenta dos obras ligeras, estrenadas en el Arlequín y Valle- Inclán. Donde duermen dos, duermen tres y No te pases de la raya, cariño son los títulos. Una escena de Donde duermen dos, duermen tres con Nuria Toray, Ismael iVIerlo y Pastor Serrador, presentada en el Arlequín. ma se proyecta sea el secretario norteamericano, Kissinger, en un p r ó x i m o viaje a París. EL SEGUNDO VODEVIL El segundo vodevil de la primavera No te pases de la raya, carino de Marc Camol e t t i en versión española de A l b e r t o Glosas, se ha estrenado en el teatro Valle Inclán, dirigida por José María Mompín, que hace el primer papei, en compañía de Manuel Alexandre, Paula M a r t e l Fedra Lorente y Julián Navarro. Aquí la novedad del v i e j o juego de las dobles parejas consiste en que los dos cónyuges separados, él- -M o m p í n abogado- y ella, Paula, dentista, tienen sus negocios y viviendas respectivas en el m l s m c piso, pero separadas por una raya imaginaria, que sugiere una cinta prendida en la mitad del respaldo de un sofá quehay en el centro del recibidor. Y el compaginador de voluntades es Víctor- -M a n u e l Alexandre- criado de ambos, que a la vez ayuda a ella en la clínica y al marido en el bufete, cambiando de atuendo según! la hora y c o m e t i d o Lo demás ya es más f á c i l La instalación en el m i s m o piso de la futura esposa de M o m pín y del futuro esposo de Paula, con todos los equívocos de rigor é intercambios de pareja posibles, hasta llegar al ifinal feliz, en el que la odontólogo y el abogado se reconcilian como D i o s manda, y borran la raya. M o m pín, con su gran personalidad de actor; Alexandre y Paula, con su gracia; Fedra Llorente, con sus paños menores. Otras novedades de ia primera semana, después de Pascuas, han sido la iniciación de Los Junes del Muñoz Seca con la presentación del Grupo del 27 Y el estreno en el Pequeño Teatro de Magallanes de Mambrú se fue la guerra de David Rabe, con enorme éxito, del que me ocuparé con el espacio debido en el artículo de la próxima semana. F. García Pavón y Julián Navarro, con su buen hacer, consiguen las delicias del público, nada exigente, que frecuenta este t i p o de teatro pasarratos. Pedra Lorenfe, José María Mompín, Pauia Martel, Julián Navarro y Manuel Alexandre, reparto de No te pases de la raya, cariño T A primavera teatral ha co menzado en los escenarios madrileños con dos vodevlles de prolongada cartelera en París, con un mínimo reparto, ropas ligeras y lechos amorosos ¡tras las bambalinas. En el teatro A r l e q u í n díririgido por Juan Guerrero Zamora, se estrenó la pieza de Pierrete Bruno titulada Donde d u e r m e n d o s duermen tres Los tres que duermen están encarnados por Nuria Torray, Ismael M e r l o y Pastor Serrador. La gran calidad de los actores y la especial personalidad de la actriz, que casi canta y hace mimos graciosísimos, permiten que el público lo pase bien en este espectáculo celestinesco, donde e r ayuntamiento de voluntades está encomendado al proxeneto casi científico que interpreta Ismael Merlo. Vegetariano, gimnasta, higienista y maquiavelo de! arte dé ligar, y casado más o menos oficialmente con A d e l a la razón de su vida, negocio y diversión consiste én buscarle amigos- t e r c e r o s -a ella, I o s u f i c i e n t e m e n t e dotados económicamente, para asegurar la vida al matrimonio- sociedad, p o r otra parte, amantísimo, durante larga temporada. La posible originalidad de este vodevil no está, claro es, en la naturaleza de su comercio, tan viejo como la v ¡da, sino en la preparación minuciosa que el chulo hace de cada nueva dedicación de Adela. ¡Primero, la búsqueda del tipo pagano más oportuno; luego, el montaje escénico de los primeros encuent r o s y suspenses, de acuerdo con una serie de trucos perfectamente estudiados e incluso fichados, y, por ú l t i m o en el momento conveniente, el número final de la ruptura. Fuera de las teorizaciones y sus ensayos previos de estas técnicas, que tan estudiadas tiene el m a t r i m o n i o los demás ipasos de la pieza caen en la comicidad un poco payasada del vodevil típico que Pierrete Bruno, en algún momento, parece quiere superar. Y estas escenas, a cargo en su mayoría del proveedor últimamente cazado. Past o r Serrador, que es la penúltima víctima de esta sociedad amorosa, ya que la próxi- CAFE- TEATRO ESTRENO DE (LA CELESTONA) T A obrita no es nada, pero tiene gracia. Es una pieza de t e x t o La música- -secund a r i a- -llega sólo como ilustración. La coreografía es escasa y no muy atrayente. Tiene La Celestona original de Arthur y Julme -Art u r o López Sanmartín y Julio López M e d i n a- gracia actual provocada por finales disparatados, añadidos a los t e x t o s de Francisco de Rojas y Muñoz Seca. Suponemos que el esfuerzo de los autores no habrá sido extraordinario, pero V 66