Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FOTO: SÁNCHEZ MARTÍNEZ Blanca Estrada, una de las populares Cicuta- girls y su marido, Luis Bastarrica, juguetean con su perro, de nombre Snoopy bien. Yo me apodero del adjetivo y le pregunto: -Rosa, va a hacer cuatro años que te casaste con Luis, ¿por qué todavía perros y no niños? -Porque aún no siento ningún afán de maternidad ni me gustan los niños. Si algún dia cambio de forma de pensar... ¿Quiere decir que no tienes niños porque no quieres? -Sí. -Blanca, rosa ¿te preocupa el futuro de tu matrimonio? -A o, en absoluto; Luis y yo estamos muy unidos, pensamos igual en todo, nos sentimos plenamente liberados y... ¿Liberados? ¿Hasta qué punto se siente nadie liberado? ¿Qué quieres decir? -Verás: Se dice que los hijos unen, ¿no? aunque no estoy muy convencido de que esto sea cierto en la existencia actual. Pero supongamos que sí, y tú has decidido, de momento, no tenerlos. Por otra parte, tú estás en vanguardia profesional, sales, entras, eres una chica independiente, trabajas en ámbitos- -cine, televisión- -que no se caracterizan precisamente por su pazguatería. Luis se queda en casa, va a la compra, busca gangas en los grandes almecenes, saca a Snoopy a hacer pis se dedica a sus hobbies caseros. Tú eres guapísima, piensas de una forma muy liberal, casi escandinava y estás en la caile. Luis, no. ¿No resulta esta subver- sión peligrosa para un matrimonio sólido y estable? Blanca se ha puesto a pensar y cuando esto sucede sus ojos de un azul increíble, los ojos más cristalinos que jamás vi, se convierten en flordos. Al final, lentamente, contesta: -Yo creo que no existe ningún riesgo. Luis me ayuda en mi carrera profesional. Cuando piensa que va a ser un obstáculo se diluye, desaparece. No es tan tonto como para seguirme a los platos o sentir celos cuando ruedo una escena de amor. El otro dia, en Los cazadores la película que hago ahora, me violaron Peter Fonda y otros dos hombres. Todos lo pasamos muy bien y nos corrimos una gran juerga... ¿Qué pasaría si de la ficción amorosa cinematográfica pasaras a la realidad? En otras palabras: ¿Cómo reaccionaría Luis si esta subversión matrimonial, a la que me refería antes, desembocase en un idilio? A Blanca vuelven a ponérsele los ojos de fiordo y luego responde: -Bueno, en primer lugar, no tiene por qué desembocar en nada. En segundo, depende de la persona, del momento, de las circunstancias... Viene Luis muy agitado del cuarto de baño e interviene en la conversación: -Tiene razón Blanca, principe. Estas cosas no se pueden matizar de antemano porque es imposible establecer pronósticos sobre la conducta humana. Pienso, en priclpio, que le perdonaría un desliz... como ella a mí. Porque no soy 93