Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IpNTRE los sellos de diferentes clases utilizados en España durante el pasado siglo, hay uno muy curioso y que aunque figura en los catálogos es muy poco conocido. Nos referimos al sello adhesivo que emitió legalmente don Diego Castell. Y es especialmente curioso por las circunstancias que en tal sello concurren. De las particularidades que el mismo ofrece, una es que está emitido e impreso por un particular, que lo edita para su uso exclusivo. Y este sello asi emitido es legal y por serlo sirve durante seis meses para franquear los envíos que de un folleto suyo hace don Diego Castell. Como se ve se trata de un sello de franquicia, pero aquí se da también otra curiosa circunstancia, y bien especial: reglamentariamente, las franquicias sólo se podían conceder a organismos o dependencias oficiales, para la correspondencia que enviasen a otros organismos oficiaies. ¿Qué razones habla, pues, para una tan extraordinaria concesión? Vamos a detallarías un poco, pues creemos que en Filatelia, en general, muchas veces lo interesante está en conocer y explicar el pprqué de ciertas cosas. Decir, por ejemplo, que en tal sitio se empleó un matcisellos que decía esto o aquello es interesante, pero de seguro que lo será mucho más sí se explica el porqué deaquel matasellos y se refieren las posibles incidencias a que el mismo dio lugar. Pero vamos a las razones de la concesión otorgada a don Diego Castell. Bste, que por su profesión de impresor, era litógrafo muy destacado, mantenía diretía relación con Correos, que co- DN S H U n u c o EN EL MUNDO PARTICULAR nocla bien, pues ello era público que cada año quedaban sin entregar a sus destinatarios muchos millares de cartas debido a errores o deficiencias en los sobrescritos, como entonces se decía. o en la dirección de los sobres, como aHora escribiríamos. Antes hemos dicho que esto era público y añadiremos que incluso alguna vez se publicó la noticia de que se it an a destruir por el fuego millares de cartas sobrantes por errores en la dirección. En aquella época se dedicaba mucha atención al correo por parte del público y de los periódicos. Unos lo hacían para atacar al servicio postal, otros para defendería y otros para proponer cosas más o menos pintorescas en torno al correo. Así, La Época publicó un articulo acerca de los sobrescritos en verso y reprodujo algunos que hablan circulado por correos. Uno de éstos decía así: Cartero, no seas reacio Toma las de Villadiego Y lleva esta carta luego A don Manuel del Palacio Tal vez, animado por este artículo y los versos, un señor de El Ferrol, don José Novo y García, publicó unos escritos que tituló: Sobrescritos poéticos en los que propugnaba porque la dirección de los sobres se redactara siempre en verso. Y añadía que el capricho de escribir en verso los sobres de las cartas, convertido en sistema, darla excelentes resultados y revelarla cierto grado de cultura literaria Terminaba asegurando que tal sistema revelaría los muchos poetas inéditos que hay en España Estos dos pintorescos eiemplos que hemos traído aquí, junto a otros muchos que se podrían citar, ponen de manifiesto la ater) dón que entonces se prestaba al correo por el público y los periódicos. Así no es de extrañar que Castell, que conocía el problema que la no entrega de las cartas por errores en la dirección representaba y los perjuicios que al público se originaban, se decidiera a publicar un folleto dando instrucciones acerca del modo de redactar los sobres. Lo tituló Cartilla postal de España y su precio era muy módico, pues para los alumnos de las escuelas sólo era de un real. Aquella Cartilla tuvo muy buena acogida y, ante la colaboración que aquélla representaba para el servicio postal, la Dirección General de Correos dictó el 22 de septiembre de 1868 una disposición en la que, reconociendo el valor de aquella iniciativa de Castell y la necesidad de que Correos contribuyera a difundir la Cartilla concedía a su autor franquicia para el envío de aquel folleto. Esta franquicia se concedía para un periodo de seis meses, a partir del 1 de enero de 1869. En la disposición nada se decía de cómo el remitente había de justificar sus envíos, y Castell, que podía haber utilizado un timbre de caucho, prefirió imprimir un sello adhesivo que justificase el que los paquetes que él enviaba gozaban de franquicia. El dibujo de este sello era bien sencillo, pues sólo consistía en una carta en el centro del dibujo, dentro de un óvaJo, rodeado de un espacio entre dos lineas en el que se lela: Cartilla postal de España Esta era la sola mención que en el sello podía leerse, pues incluso carecía de la palabra Franquicia y, como es natural, tampoco llevaba indicación alguna de valor. Ni siquiera se indicaba el peso que el sello podía franquear, dato que, como es bien sabido, figuraba en los sellos de Servicio oficial emitidos en los años 1854 y 1855. El sello de franquicia de don Diego Castell, por las características que le distinguían, creemos es único en el mundo y resulta muy curioso y especialmente si figura sobre la cubierta de gún envió realizado oor CastelL José M. i nHicés NOVEDADES ESPMIER- 73 Durante Jos días 6 al 14 del corriente mes de octubre, se están celebrando en Madrid, un buen número de actos filatélicos, de los que vamos a ofrecer a nuestros lectores un breve sumario. Se iniciaron con una rueda de prensa que tuvo tugar el día 5 en el Hotel Meliá, en la que se facilitó información sobre el programa preparado que abarcaba las siguientes celebraciones: 8 octubre. Asamblea Filatélica Nacional en los salones de la Fábrica de la Moneda. 9 de octubre. Junta Directiva de la Federación Española de Sociedades Filatélicas en el Palacio de Comunicaciones. El mismo día coctel de l ienvenida, ofrecido por el Grupo de Comerciantes filatélicos de Madrid. 10 octubre. Junta General J e Ja FESOFI en el Palacio de Comunicaciones. Días 10 a 12 octubre. Cotívención Filatélica iHIspanoamericana, en Iberia Mart. 11 octubre. Junta General de la Asociación t- lispánica de Publicistas Filatélicos y Numismáticos, en la Fábrica de la Moneda. 13 octubre. Junta General de ia Federación Centro de Sociedades Filatélicas, en la Fábrica de ia Moneda. Pero seguramente, lo más importante será la Exposición Filatélica que se celebrará los días 6 al 14 de octubre, y en la que figurará un tnjen número de colecciones anjericanas, y de cuyo jurado forman parte seis coleccionistas- americanos y cinco españoles. 8i S 1 É t? S! CORREOS tura arte romántico en Luxemburo. Los dibujos reproducen un capitel del castillo de Vianden, y un detalle de altar, con ia imagen de Santa Irmina. 2. Dos sellos conmemorativos: 3 F. del 500 aniversario del Gran Concejo de nocido Monasterio de Silos (Burgos) Se compone esta serie de tres sellos, de ios valores de 2 pesetas, Vista general 8 pesetas, que reproducimos, y 15 pesetas, Sajorreiieve Tirada de- diez millones de series completas. Malinas, y 4 F. del 50 aniversario de ia oficina luxemburguesa de Trabajo, cuyo dibujo reproducimos. 3. Un seilo de 4 F. dedicado a los liéroes de la Resistencia, cuyo dibujo reproduce el monumento de Wiitz en Jas Ardenas de Luxemburgo. LUXEMBURGO MONASTERIOS El día 25 del corriente, se pondrá en circulación la serie dedicada a Monasterios, referida en esta ocasión a! co- El correo luxemburgués ha puesto en circulación d pasado 10 de septiemtwe, las tres emisiones siguientes: 1. Una serle de dos sellos de 4 y 8 F. dedicada a Arquitec- 10