Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ADMINISTRADOR DE FINCAS, ARBITRO DE LA CONVIVENCIA Poco conocida es la importancia económica de los administradores de fincas urbanas. Y, menos todavía, su posible influencia política. En la ciudad del año 2000 podrían matizar una mejor convivencia de sus habitantes. C I la familia es la célula de la sociedad, una finca de vecinos sería la célula de la convivencia. El laboratorio donde a diario hay que saber y aprender a vivir en comunidad. Una cañería picada puede ser catastrófico motivo de fricción entre los propietarios de dos pisos inmediatos, de igual forma que un proyecto de ajardinamiento provoca disensiones h a s t a el enfrentamiento personal. Cuando hay que rascarse el bolsillo para cualquier obra cuyo fruto individual no se ve de inmediato, el funcionamiento democrático suele resentirse y la voz de la mayoría no deja de chirriar. ¿Cómo solucionar las dificultades de este vivir- juntos cotidiano? Para don Jaime Blanco Granda, presidente del Colegio de Administradores de Fincas madrileño, son dos los aspectos mejorables: -Primero, desarrollar en sentido positivo la vertiente sociológica y tiumana de los ciudadanos del año 2000; eliminar el egoísmo y las fricciones. Segundo, reforzar las atribuciones de los administradores para que puedan remediar ¡as situaciones confactivas en el seno de las comunidades. El señor Blanco Granda, a través de su Colegio, ha sido promotor de un acontecimiento en la vida de Madrid: las Primeras Jornadas sobre la Ciudad del Año 2000 es decir, del futuro inmediato, de pasado mañana como gusta decir. Durante unos días se han sentado en mesa redonda especialistas en derecho, urbanismo o psicología, para plantear uno de los problemas de crecimiento que caracterizan al siglo XX: la acumulación de sectores mayoritarios de la población en grandes urbes, en regiones- ciudad, después... ¿en una única e in mensa ciudad, mundial como prevén los apocalípticos, por último? Sea cual sea la tendencia a venir, la finca, la casa constituye el núcleo del metabolismo urbano y el administrador de la finca es quien controla su fluido vital. PODER ECONÓMICO Y PODER P O L Í T I C O las percepciones mínimas por unidad administraitiva (que puede ser un apartamento, por ejemplo) se sitúan entre 50 y 100 pesetas, más las dos pagas extraordinarias legales. Como en cada profesión, hay especialistas privilegiados que administran cien fincas (y cuentan con un equipo de diez ayudantes) y otros que se limitan a hacer compatible esta gestión con un bufete de abogado. nOiN JAIME BLAJíiCO GRAüViDiA Reforzar nuestras atribuciones gamos unas elecciones a concejales o procuradores. Sabemos que cada vecino está en contacto periódico con el administrador del piso que habita, al que expone peticiones y quejas. Supongamos que, antes de los comicios políticos, cada vecino recibe una carta de este tipo: Atiendo con mucho gusto sus últimas peticiones. Por otra parte, y ya que no tiene un candidato definido, me permito recomendarle al competente señor X... En resumen, el aspirante a concejalía o Cortes, tendría un excelente propagandista en cada uno (recordemos: 2.000 colegiados) de los administradores de fincas. UNA PROFESIÓN CON PUESTO ASEGURADO Hace años, estos profesionales se quejaban de que venían a ser el chico de los recados a quien iban dirigidos todos los encargos de poca monta, no sin recibir reproches de los vecinos que se pensaban mal atendidos. La creación del Colegio en abril de 1968 ha dignificado extraordinariamente esta actividad, para cuyo ejercicio se exige hoy t i tulo superior. La corporación tiene en estos momentos pendiente el aumento de los baremos de sus colegiados: funcionan todavía los de 1967 y, dice el señor Blanco Granda, la gestión de las nuevas retribuciones lleva ya dos largos años en curso Actualmente, -Pero- -afirma el presidente- -buen número de administradores se dan cuenta de que su trabajo especifico puede ser perfectamente rentable. El deseo del Colegio sería acoger a esos niil administradores ajenos a él, muchas veces por desconocimiento. No existen dificultades de empleo. Paralela a la construcción inmobiliaria, la demanda de puestos crece en este sector de manera continua. Aunque optimistas con respecto a la ciudad del futuro Con base en la elevación del nivel cultural y en la acción de los m e d i o s informativos estos hombres señalan graves deficiencias en el funcionamiento de las actuales comunidades de propietarios. -El vecino- -dice el señor Blanco Granda- -suele seguir un camino fatal: colaboración, fricciones con otros propietarios, indiferencia y posterior abstención. Hasta el punto de que en muchas casas es difícil encontrar a alguien que quiera ser presidente de la ¡unta. En muchas reuniones no se produce quorum al votar una reforma, y es preciso ir a una segunda convocatoria. Tristes casos de democracia no ejercida. Y encima- -se quejan los administradores- -algunos de los propietarios que se abstienen de participar, llegan a sospechar que cada nuevo gasto imprevisto es una excusa para lucrarnos mediante u n a comisión. -Julio García Castillo. Es poco conocido el poder económico y político de estos profesionales. Un ejemplo en cuanto al primero. En Madrid habrá unas 18.000 fincas, administradas por 2.000 especialistas coJegiados (y otros 1.000 no colegiados) Si concedemos a cada finca el módulo de cincuenta mil pesetas por gastos mensuales de comunidad (calculando por lo bajo) obtendremos un contingente de unos 11.000 millones que pasan al año por las manos de los administradores. Quienes, además, ayudan a esa simplificación administrativa que ahora está de moda, al centralizar pagos de tasas, arbitrios y contribuciones que, de otra forma, debieran realizarse individualmente. ¿Por qué un poder político? Otro ejemplo, para los amantes del marketing social. Supon- Antonio Albarrán y el difícil mundo del comic p L comic tiene mala Pren sa en España. Se le identifica con el tabeo y, ya se sabe, leer febeos es una pérdida de tiempo. Paradójicamente, en Francia, nada menos que en la Universidad de la Sorbona, se ha creado la cátedra del DOlN AiNTOHIO ALBiAlRElAiN RIVERA La profesión no es rentable... comic a cuyo frente está Rene Goscinny, el fabuloso guionista de Asterix que hace las delicias de pequeños y mayores. A pesar de los pesares, nuestro país es cantera inagotable de dibujantes. Se les considera, junto a ios italianos, los mejores de Europa. Antonio Albarrán Rivera es profesional del comic Hace un mes que está a la venta su Quijote en diapositivas, un total de 370 imágenes (algunas recogidas en BLANCO Y NEGRO núm. 3.167) acompañadas de grabaciones en casettes -Se ha invertido en la obra más de dos millones de pesetas, dice Albarrán. Su aparición ha provocado opiniones contradictorias. Algunos cervantistas la han acogido con entusiasmo; para otros, la obra de Cervan- tes es tabú. Para mi lo inadmisible es que el Hidalgo se conozca mejor fuera que dentro de España, que tengan que ser los rusos quienes lo muestren al mundo a través de sus películas o que sea Walt Disney quien lo haga atractivo a los pequeños. El Quijote en fotografías y dibujos se hace ahora por primera vez. Si logramos que los niños se Interesen por él, habremos conseguido un medio válido de aproximarlos a la literatura clásica. Albarrán ha ilustrado también El libro de la selva pero la heredera de Kipling se opuso a su divulgación. Otros personajes populares fueron Tana, Tuno y Poca Cosa que posiblemente se comercialicen en Francia a través de fotografías en color. -El éxito de un personaje reside, precisamente, en su personalidad, su psicología... El niño necesita vivir lo fantástico dentro de una realidad que le diga algo. Mi personaje Huck- -un payaso- pierrot alto, delgadísimo, de nariz larga y gola- -significa este paso fantasia- realidad. El dibujante aprendió su oficio con Concheso, en una empresa de artes gráficas. Tenía entonces catorce o quince años. Hoy tiene treinta y cinco y se dedica exclusivamente al público infantil. Sus dos hijos- -seis y ocho años- -son musa y críticos de su obra. -Muchas veces, sin embargo, tengo que tocar otros temas que no me gustan. Inglaterra, por ejemplo, me pide ilustraciones de tipo bélico o romances... No hay más remedio que aceptar. Casi todos los dibujantes españoles hemos de trabajar para el extranjero. En España, la profesión no es rentable. Espero que un día se convenzan aquí de las enormes posibilidades del c o m i c -A. Y.