Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SISTEMAS ANTIRROBO PARA AUTOMÓVILES En 1972 se robaron en Madrid 15.000 automóviles. Cada dos horas desaparece un coche. A partir del 1 de enero es obligatorio ei dispositivo antirrobo en los vehículos de nueva matriculación, ¿Será eficaz la medida? I f N ¡a patria de Luis Cande las, la aparición del automóvil ha sido un reto para el ingenio del picaro. Su respuesta se dejó sentir muy pronto: armado de una palanqueta, unas ganzúas y un cable para hacer e! puente comenzó a escandalizar la conciencia de los ciudadanos. Actuaim en t ej, el problema se encuentra así: eníre cuarenta y cincuenta coches desaparecen a diario en Madrid, treinta en Barcelona y en el resto de las ciudades, proporcionalmente al parque automovilístico. De estas sustracciones, la mayor parte aparecen en un par de días, un ocho por ciento tardan algún tiempo y un dos por ciento no aparece nunca: son desguazados y sus piezas vendidas. En estos términos informa a ByN la Dirección General de Seguridad. Pero a partir de ahora nuestros picaros tendrán que estudiar ingeniería, porque desde el 1 de enero es obligatorio que todos los coches que se matriculen vayan dotados de dispositivo antirrobo. nales influirá favorablemente en nuestra exportación de vehículos, actualmente en auge. SITUACIÓN DEL MERCADO Si echamos un vistazo al mercado del automóvil español nos encontramos con que la única fábrica que tiene incorporado desde hace tiempo un dispositivo antirrobo que cumple las reglamentaciones señaladas es Renault, que equipa sus modelos con el sistema Glausor. El escaso número de automóviles Renault que desaparecen demuestra que el sistema es eficaz. Así, en la lista de coches robados un día cualquiera en M a d r i d sobre un total dé 31 vehículos no aparece ningún Renault. El resto de las fábricas han empezado recientemente a dotar modelos con el dispositivo. Todos los modelos de Chrisler salen de fábrica con antirrobo. La lástima es que tiene que pagarlo el comprador aparte, ya que no está incluido en el P. V. P. Igual suerte corre el comprador de todo Seat, excepto del modelo 127 que lo lleva incluido en el precio. Además, no todos los modelos llevan incorporado el citado dispositivo, solamente el 124 coupé, el 600 L y el 850 especial de lujo con cuatro puertas. De la casa Authi sólo el modelo Victoria lleva el antirrobo incluido en su P. V. P. Bn los restantes modelos, el comprador debe pagarlo aparte. Lo mismo que el comprador de un Dyane 6 súper o cualquier modelo C- 8 de Citroen, únicos coches de esta fábrica que salen con el aparato antirrobo. Como vemos, aún son muchos los modelos que saien de fábrica sin un dispositivo antirrobo adecuado. De todos ellos, en el que se presentan las mayores dificultades de instalación es en el Seat 600. El propietario de un 600 tendrá que sumar a las quinientas pesetas y pico del Clausor otras tantas por gastos de instalación. EFECTIVIDAD La efectividad de estos dispositivos ha sido comprobada en la práctica, por lo que es de lamentar que no se haya establecido su obligatoriedad antes. El volumen de sustracciones de vehículos es tan importante que las autoridades se ven imposibilitadas para hacer frente a esta avalancha. Las denuncias de coches robados se reciben con cierta apatía por parte de la Policía y muchos conductores afectados se ven obligados a insertar anuncios en la Prensa o en ia radio con la esperanza de que alguien haya visto su coche abandonado en una calle apartada y solitaria. MÉTODOS CASEROS Ante esta situación, y dado que no es un plato de gusto el gastarse más de mil pesetas en instalar un dispositivo antirrobo. la inventiva hispana ha descubierto sistemas con los que, evidentemente, no se puede salir a Europa, pero que sirven para andar por casa Nos referimos a todo ese arsenal de cadenas, barras y similares, con ios que algunos usuarios suelen complicar aún más sus vehículos. La razón principal del uso de estos instrumentos es su bajo precio: una cadena o cable, con candado vale unas 130 pesetas; una barra de acero FAC (que bloquea el embrague) sobre 325 pesetas. Su seguridad es otro tanto a favor, porque si bien tanto la cadena como la barra pueden ser cortados con una cizalla o una sierra adecuada, los ladrones raramente pueden manejar herramientas tan voluminosas. Además, perderían un tiempo adicional en esta operación. En definitiva, estos sistemas rústicos cumplen un papel relativamente efectivo para salvaguardar el vehículo. SISTEMAS SOFISTICADOS- Por su parte, los dispositivos de alarma acústicos u ópticos, que funcionan al abrir ¿as puertas del coche p al recibir un golpe exterior, no están muy introducidos en el- mercado nacional, aunque la reglamentación actual los admite siempre que sus señales se interrumpan a los treinta segundos como máximo. Sin embargo, el hecho de que sean considerados como complemento a los dispositivos de seguridad antes mencionados los relega a un lugar de segunda importancia. Hecha la ley, hectia la trampa. ¿Cuánto tardarán nuestros picaros en inventar el antirrobo. -Abel HERNÁNDEZ. REQUISITOS Los dispositivos antirrobo tienen que impedir la puesta en marcha del motor con el mando normal y, además, cumplir algunas de las siguientes fun clones: -Bloquear la dirección. -Impedir la rotación de las ruedas motrices. -Inmovilizar el cambio de marchas. Asimismo, el dispositivo antirrobo debe funcionar con una sola llave y una sola cerradura, debe estar montado permanentemente en el vehículo y las cerraduras utilizadas deben tener al menos mil combinaciones, de forma que cada llave sólo tenga un uno por mil de posibilidades de abrir un coche ajeno. No se admiten los- dispositivos que impidan el aflojamiento de los frenos del vehículo. Todo esto, según el reglamento número 18 del acuerdo de Ginebra sobre dispositivos antirrobo de 1958, del que emanan jas recientes disposiciones españolas. Es Indudable que adoptar reglamentos internacio- El Clausor -izquierda- -es el sistema más introducido. Bloquea la dirección y cuesta entre las 520 y 750 pesetas. Cadena y cables valen 130 pesetas. Las barras metálicas Fac (para bloqueo de dirección o embrague) oscilan entre las 325 y 350 pesetas. Sólo el Clausor se ajusta a la nueva legislación. 54