Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Gino Baríali, con sus dos hijos. Hace años llenó con Coppi toda una época del ciclismo itabano. GINO BARTALI DE CAMPEÓN CICLISTA A HOMBRE DE NEGOCIOS T OS aficionados al ciclismo de todo el mundo recordarán perfectamente la rivalidad que en la década de los años 40 tuvieron dos grandes campeones italianos: Fausto Coppi y Gino Bartali. Desaparecido el primero, Bartali vive ahora convertido en un próspero hombre dé negocios, rodeado del am or y el cariño de su familia en el seno de un hogar ejemplar. Sus máximos galardones en pruebas ciclistas fueron para él las dos veces aue triunfó en la Vuelta a Francia. Diez años separaron sus dos triunfales llegadas al Parque de los Príncipes, en París, luciendo la malla amarilla. La primera de ellas fue en 1938; la segunda en 1948. Entre esos años, Europa y el mundo habían sufrido ima terrible guerra. Frente a las irregularidades de la vida privada de su rival en el deporte, Coppi, Gino Bartali se distinguió siempre por su acendrada religiosidad. No era raro verle participar en peregrinaciones a famosos santuarios marianos, y su profunda fe hizo que los periódicos le llegaran a llamar Gino el Piadoso Retirado del deporte activo, Bartali no ha dejado por eso el ciclismo. Como consejero técnico de una gran marca comercial, sigue todas las pruebas clásicas del calendario ciclista y además tiene un espacio en la R. A. I. la Radiodifusión y Televisión Italiana, donde es comentarista deportivo. Representa también a una marca de chianti y, por último, vende bicicletas y motocicletas que llevan su nombre a más de desempeñar la gerencia de varias íii- mas industriales. Esta es, en cuatro trazos, la vida de un gran campeón, cuya ejemplar conducta puede ser el modelo de todos los jóvenes que al empezar su carrera sueñan con futuras glorias. El famoso campeón sale de la fábrica Maserati con su coche último modelo, íiartali goza de una excelente posición, fruto de su vida Ordenada. í