Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Mencndez Pidal: EL ARTE NUEVO DE HACER COMEDIAS EN ESTE TIEMPO la rebeldía de este D Eafirmaciones capitales: arte pueden dar idea dos Es la primera la de haber perdido el respeto a la poética de Aristóteles (verso 190) para mejor imitar a la naturaleza y a la vida, aceptando en el teatro la mezcla de lo noble y lo plebeyo, así como la de lo festivo y lo grave. La comedia que realizaba esta mezcla era condenada por todos los tratadistas lo mismo de Italia que de España, quienes la calificaban de monstruo hermafrodito Lope, entre bromeante y jactancioso, acepta como bandera de rebeldía la injuriosa denominación para afirmar que el vtilgo (entendamos el hombre actual no maleado por la sabiduría de los libros extemporáneos) es quien debe dictar leyes a un nuevo arte: es forzoso que el vulgo con sxis leyes establezca la vil. quimera deste monstruo cómico. (Verso 149) y resultará al fin que lo en realidad monstruoso ht brá de ser la tragedia pura, pues Lope se deja decir luego que la comedia, en qué aquella reprobada mezcla de Séneca y Terencio se realiza, es lo verdaderamente conforme con la belleza natural, que aquesta variedad deleita mucho: buen ejemplo nos da Naturaleza, que por tal variedad tiene belleza. (Verso 178) Lessing, en capítulo 69 de su Dramaturgia traducirá este largo pasaje del Arte Nuevo y apreciará su DIBUJO DE MAMPASO valor al añadir que Lope, queriendo disculpar las faltas de su teatro, hacía mucho más, pues probaba que no existían tales faltas donde había imitación de la naturaleza. No se puede calificar de superficial, diminuto ni ambiguo este tratadito que, como jugueteando, echa a un lado la vieja e inválida preceptiva neoaristotélica, universalmente acatada, y nos inculca el principio de que la mezcla tragicómica, repugnada por la simplicidad del alma clásica, es grata a la mente más compleja del hombre moderno, y con- este perder el respeto al Aristóteles de los preceptistas, quiere nada menos que alumbrar una fuente de placer estético oculta para la antigüedad. Que aquesta variedad deleita mucho es un verso sencillamente importante, por afirmar que la poesía es vida y no doctrina; que si la obra literaria no produce la corriente de emoción de itosa que une y confunde al auditorio con su poetad ha errado totalmente el camino, aunque la apruebe ie que más sabe dél arte el que lo entiende (versos 13 y 199) porque la poesía no se dirige al entendimiento crítico. Esta es la segunda afirmación principal del Arte Nuevo: que el gusto (no tomada esta palabra en el sentido que más tarde le da Gradan, de facultad crítica del espíritu) el gusto o deleite producido por la obra literaria, es norma prevaleciente contra toda otra. Ouiado por ese superior criterio, impone Lope en el teatro leyes desusadas o nuevais. como la suspensión del interés, muy olvidada por la ragedia renacentista; la pollmetría del verso, extrafSa a los tratadistas; el prescindir de las unidades, etc. De esas unidades, Lope declara intangible la de acción; pero las de lugar y tiempo, cuya tiranía la imaginación no podía apartarse de los veinte pasos del escenario ni del día de la representación, son combatidas en el