Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
K. Vossler: EL GENIO Y LA OBRA DE LOPE ...Para decirlo torevemente: se Lope n est que vibration simpaha tratado a Lope por la posteri- thique dad, y en parte también por sus En todo ello hay algo de verdad, contemporáneos, como si fupra. un y, sin embargo, estos juicios y otros gran actor o tm gran cantante, un parecidos son parciales. Si no me virtuoso, un portento reproductivo, eqoíivoco, fue Grillparzer el primepero no un espíritu creador. Ni si- ro en ver aquí las cosas tal como quiera la afición de nuestros ro- son en realidad, con su observación, mánticos a todo género de arte po- a la que llegó graduailmente, de pular, exótico e improvisado logró que acaso no tengamos un solo infundirle nueva vida. Grillparzer drama de Lope que pueda calififue un solitario en su entusiasmo carse de consumado en su realizapor Lope. Sólo en las postrime- ción, pero que acaso no haya uno rías del siglo XIX la devoción fi- en que no se encuentre alguna eslológica y el incansable desvelo de cena, o algunos giros, por lo meun sabio tan Insigne como Menén- nos, de auténtica, excelsa y eterna dez Pelayo hicierotí posible la ini- poesía. Hay que grabar en la meciación de la penosa labor reden- moria esta observación y ampliartora. Es curioso qué las obras no la en el sentido de que la obra de dramáticas y de menor contenido Lope rebasa continuamente el espoético hayan sido las que mejor quema dramático y que nunca se hayan guardado los siglos en su la comprenderá mientras se consimemoria. Da que pensar el que, aun dere cada drama por sí como unihoy, un maestro de la escena es- dad artística y se juzgue eí valor pañola como J a c i n t o Benavente del poeí conforme a determinanada o poco menos que nada quie- das reglas del género. Así era Lope ra saber de la comedia de Lopa -d i c e Grillparzer- apresurada, por su carencia de valor educativo precipitadamente escribía lo que y de conciencia social. Aún en 1929 estaba seguro que iba a complacer fue posible que un comprensivo co- a su público; pero allí donde daba nocedor y amante de Lope escribie- con una situación que como verra: jamáis Lape écrivain n a dadero poeta le interesaba, ponía plongé un regará réfléchi vers en ella todo su talento Incomparales secrets replis du coeun; y ble. Si el asunto entero era de esta SIBWO D i MAMrAPO índole, toda su labor era magistral. Como esquema formal y estructura se toman hoy las comedias de Lope a modo de un pétreo armazón que se resquebraja y en cuyas hendiduras y resquicios crecen las más frescas, las más deliciosas, las más exuberantes flores de la campiña popular y del jardín literario. Habría que reunirías en ramos. No se deberían llevar a la escena dramas aislados, sino escenas seleccionadas, y en vez de una obra, representar un florilegio. Habla, pues, aquí, cada instante por sí mismo. No debiera permitirse que Lope siguiera prisionero de su patrón dramático. ¿Hasta cuándo se le va a dejar, con su escasez de tiempo, sus apuros y desatinos, tal como se vio obligado, día por día, a imaginar y componer nuevas otaras? Concédasele ya el reposo y el recogimiento que otros grandes dramaturgos, como Shakespeare y Hacine, se tomaron en vida. No sigamos creyendo que Lope era incapaz de tal reflexión y de hondo reconocimiento del mundo y de íntima visión, que carecía de inclinación y de dotes para ello ya sólo por el hecho de no haber sabido adaptarse en eJ ejercicio público de su profesión y- -como mancebo, ga-