Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PROBLEMAS DE LA INFANCIA por MARTA EL ETERNO TEMA DE LOS NIÑOS L OS HIRQII ton nn ÍnA oub 1 ffiotÍTo t c o n r e n a d n pan tUi P D dreí, iDi í miWarct y, en fínotal, para ioÚMt periDoaj q a e c rodean. CoQ iiDiDi freruenvla ee habla de etloi autei d quo c an, y e u n d o llfl an HÍ maadó conititUTCTi DD apnsJatidnlB o b jeto de iludió, de compATarl n y de adm l n d d n No hiy lema l i n jQlereíonle. Pero lo mato ej quo lacle r tratado. báJo lodot loi ón lof en preseofla de quJene i lo niplrin- i muy dificíl buLLAF de a a ni 6o en a Jollmldud del círriilo dfl l i Ineluio no a d e teablCk ya qoe ette njov e endohtrarlii aleUdo de oA luyot por la eipet lo de tabú que tendría qqe enfrif. Sin emburjüo. cuintan eon erDenrÍda de a, sradablet suden tener e a palabras que el viento parece llevar que las per oaag mayorefl olvidan en cuanlo li pro aun cían, pero que IOK nffioi recuerdan fjelmentel Hi amlRuHa Teresa, que eompliri pronto cinco afioi, ei la rebellín encarntda. con reapecto a la Indúltenle abuela a qnleD ba tldo cotifiadA. Yo pefdí por un tiempo la a mpalía de e ta últlmD, jt U verdad, no lo lamento. T e r e u qne acababa de 4 er fOfUda. ee levan 1 ¿eO legutda y ee fn deicalia a lé cocina, donde B pu a bailar, gotpeando al propio tiempo una cacerola con nna c u i r a Vea nited- -me de fa la pbnela- -Et aaa niña que u b e lo i OB quiere. Siempre hace 1? que le raele en IB r a b r u Hay que reronocef que deApuéa de lodo llene niurba grdfla. ConieBt ¿con Id gravedad propfj de un J a e a Francamente, no la encuentro gracloHi. Estimo que hace muebo mido y qne. ademia, tliiue deaobedeclondo, como de connmhre. Teresa i e mlrab de reojo para ver qn ¿efeeto nie KacJan aud denioairacIoDes, je puflo rolornda como un tomate y, deiperhada, orroj ¿al euelo la cacerola y la cuctmra. ¿Se alfiD mía para probar que tenía U cojiLumbre de tratar de brilUr por todoi loe medios, y afmplemcnte porqut w le habían inpulrflda IdcaA fal at? Pero al bien ea Inmenlable exaltar la vanidad de lofl pequeQueloj preatnnilo aLenci ¿n a J na caprlchoi como al fueran dipnoa de pmuir a la posteridad, no lo ee nieno herirlo hablando públlramente de dui debllidadeJ. A i. por ejemplo. a ted Ka aííij ado a na hijo por unq travejTira malquiera. Pnca bien, as IB cotm quede entre nviíd y él. Y e le presenta la oportunidad de ha- blar dfl ello con oliat peraonaa, qne ea lejoí de la preiencia dií pequeñuelo. El castigo ha liquidado el ainnto. Viniendo de Hflcd, hjL ido aceptado probablemente c o n o niereeldo. Agregar el relato del incidente poede herir profoidamente a un niño aenalble. Por lo demúi, cierta Tnadret- -baleando qnlzá. inconscientemente, nn contejo, un apoyo, uíia conlotacTún- -hablan denuflado y baata i vece aln ton ni aon, ¿Y q o í decir de la quo comentan d e lante de au hijo tal o caal deficiencia fíifu o menUl? En mncbaa ocaaionei 96 oye bablir de eso dcfecios, de loa que evidentemente el primer nflÍFiido ea el propio niño. Juanlto es deniBübdo pequeño para au edad. Juana et la última de lif claae- Sería rEdfculu eloiilarla bella preatancU del primero o Ja t a p e rioridod 1 nlele inal de la j eRundtfi pero ea inútil- -y. idomáa, abaurdo- nejarae en an preaencla del eapín ln lento de ¿ata o de la peqneñei de aqnéL Por último, es necesario proacrFbir nna forma de habbdurÍA: la qne conalate en revelar loi pcquefioa aecreloi confiadoi por el niño. E te ea q n i í i el mejor m e dio de perder au confionra pffra d e m pre. Puede BU ceder que usted ten fia una rnxdn para comunicar a prójimo la CDnfjjIenciD. SI usted no puede evilarlo. i ue ttíA al m e n O ain que Q epa au autor y con a cenldnmbre de qne (a peraona a quien ae ba m m o n l cado el secreto abrá mantenerlo. De lo contrario, el reaultado puede aer calcitra ÍÍCOH El raso mat freeaenie ei el que In p l n el Inórente orgullo mnteraOp tr eaeoun ante et nÜñlio un Iravíinrai. tiu eXprcílonc di ven I d ua r SOa de fotelifenda, cuitándolos, y toa l a dltoK e 11 ente n ul y hatXa exageran. La tota tío ea muy frove, -ya que, muy pronto, U vida, tomando primeramente por B enttK de e j e cndón a Ion pequeñoi ramarada dr A cBeHDla) IB encarnará de dar al nJ 6 D qne ae pavonea oyendo eXpUrar aU 9 h a laña nna dea m ¿i JDUH de au valor. De lodo modo vería de detear que no na diera ntfa tan balagadori A lo que, (on frecuencia, no ei tn i qnc Impcrlinenda o deiobediencía. 5