Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
STE vefano paíado, jugando con María del Carmen Navarro y Mari de Rivera, me interpelaron ambas sobre la necesidad de dictar normas precisas para cnando abre el compañero y dobla el siguiente jugador. Voy a tratar de complacerlas. Jugando siii nulos, el sistema corriente internacional es el siguiente: a) Si tenemos menos de seis o siete puntos, pasar. 6) Con siete u ocho puntos, hablar en debilidad, declarando un sin triunfo o un palo de cinco. c) Con nueve, 10, 11 ó 12 puntos, pasar o redoblar si se tiene apoyo en el palo mareado por el compañero. d) Con más de 12 puntos, dar sobremarea o pasar también. e) Cuando se juega con nulos, marcarlo si es bueno, con lo que se indica, al mismo tiempo que se tiene un juego pobre, pero un buen nulo. Todas estas declaraciones son absolutamente lógicas y, por tanto, buenas. Ilablar en dehilidad sirve para interceptar el posible entendimiento de los adversarios. Pasar con juego es acertado porque conviene que los adversarios subasten para así poderlos doblar y castigarlos con varias multas. Ahora bien, jugando con n u los, sla última carece de eficacia, porque si se les dobla a los contrarios a dos o a tres de un palo o a un triunfo, tienen el escape de los nulos, así que mi consejo es que cuando se tenga bastante juego se emplee el redoble o la sobremarea en color distinto para que nuestro compañero sepa cuanto antes a qué atenerse. Todos los sistemas bien jugados son excelentes, dice con razón Albarrán, y todos son malos jugados deficientemente. En el extranjero, O se juega el sistema Goren- Culbertson (dos fuerte o el dos tréboles Albarrán. Aquí en España, una mesa de bridge parece la torre de Babel. El uno juega el trébol de San Sebastián; el otro, el dos fuerte; el de más allá, el dos tréboles, y ahora- -lo están poniendo de moda excelentes jugadores- -el uno, dos tres, o sea, que la apertuira de uno es la. corriente, la de dos es semi- forcing y la de tres tréboles es la equivalente ai dos fuerte o al dos tréboles Albarrán; Con todo el respeto que me merecen los excelentes jugadores que han lanzado esta moda, voy a ¡mentar demostrarles el error en qué incurren y los daños que causan con estas excentricidades al bridge en España. Cuando en todo el mundo la tendencia es abrir los j u e- E gos al nivel más bajo posible para así permitir al compañero que nos explique con la mayor exactitud posible y sin riesgo alguno la conformación y calidad de su juego, los que abren de tres tréboles destruyen todos estos sanos principios, pues si el compañero tiene, por ejemplo, el as de picos (aunque lo tenga n semi- fallo) tendrá que d e clarar tres picos o cuatro picos si los contrarios dicen tres nulos. Si el iue abrió de tres tréboles su marca es de corazones, tendrá que decir cuatro o cinco de es palo. Su compañero puede tener asimismo una marca de diamantes y no tener ayuda a corazones. El que abrió puede tener un bicolor, o ea, otra marca a tréboles, ¿cuándo la podrá declarar? Por eso considero que mi sistema Remember (publicado n BLANCO Y NEGRO 1 dos de julio de 1960) debiera adoptarse por todos los jugadores españoles. En lugar de abrir de tres tréboles cuando se tiene el máximo de juego, la apertura es de un trébol. Las contestaciones son iguales al dos tréboles Albarrán, pero a una escala más baja. El dos a palo es semi- forting. Y, además, se emplea el dos tréboles Stayman como contestación al sin triunfo. Cuando se ha abierto de un trébol Remember los cuatro tréboles es para pedir reyes, y los cinco tréboles para las damas. El único fallo de este sistema (todos tienen alguno) es que cuando se tiene una declaración corriente de un trébol hay que subastar tres tréboles. Eate pequeño inconveniente no es importante, porque la apertura de tres, acostumbra a ser muy ligera. Cuando se juega con nulos hay que tener en cuenta que si abrimos de un trébol Remember y el siguiente jugador subasta tres nulos, las contestaciones de nuestro compañero serán las siguientes: Paso, equivale a un diamante, o sea, que tiene menos de siete puntos y ningún as. Si se posee más de siete puntos, pero sin as, tres sin triunfo. Con dos ases se responderá cuatro sin triunfo. Cuatro tréboles, as de tréboles. Cuatro diamantes, as de diamantes. Cuatro corazones, as de corazones. Cuatro picos, as de picos. Cuando abrimos de un trébol Remember y declaramos