Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BORDO DE LOS TRASATLÁNTICOS DE YBARRA VIAJE... PERO ADEMAS jjDIVIERTASEíí E GIPTO, Santos Lugares, Greffa... Snecia, Noruega, Dinamarca, Italia, las ialae del Atlántico... M u n d o s que ofrecen un atractivo poderoao por su marcado contraste. Civilizaciones antiguas junto a las más modernas, Ese es el encanto de los premios que ofrece BLANCO Y NEGRO en su nuevo concurso. Viajar es abrir nuevos horizontes formar opi niones, haeer cultura, trasladarse a los puntos clave del árbol genealógico de nuestra altura. Y el hombre dé nuestro tiempo t i e n e ante todo, deseos de conocer. Y ahora la revista española de la clase media le ofrece la oportunidad de visitar gratuitamente aquellos lugares hacia donde dirigía el lector sus miradas desde hacia tanto tiempo. Porque- ¡saber, bien vale un crucero... Y en esta ocasión los acertantes surcarán las aguas del Mediterráneo o del Atlántico a bordo de los buques de Ybarra. Cabo de San Vicente Cabo de San Hoque La espuma del mar rodea la silueta de la nave. En ellos navegarán l s premiadas hacia los lugares más diversos. El Cabo de San Vicente y su gemelo el Cabo de San Roque representan hoy día el máximo exponente en la navegación española. Un ambiente agradable y lujoso se pone de manifiesto nada más pisar el puente. En el aspecto técnico cuenta con los últimos aparatos de navegación, radar, radiogoniometría, radiotelegrafía, refrigeración en todos los camarotes, pasillos y salones. Pero veamos detenidamente aquellas osas que más pueda interesar ai lector. MEDIDAS DE SEGURIDAD Cuando entremos en un camarote lo primero que preguntamos es ¿y si se hunde el barco, cómo nos salvaríamos? Pero no hay que alarmarse. El Cabo de San Roque cuenta con toda clase de medidas para cualquier caso de accidente. En la cubierta de botes, y entre las cuadernas 66 y 128 hay dispuestos diez botes salvavidas. Tres de ellos son de aluminio, con una capacidad para 99 personas cada uno; otro es capaz de llevar 8 82 personas y un quinto, de madera, para 43 hombres. Estos botes etstán situados en la banda de babor. A estribor hay otros cinco botes salvavidas que aseguran al pasaje de cualquier accidente. Las instalaciones de seguridad y contra incendios responden a las mayores exigencias de las entidades clasificadoras de buques. LA VIDA A BORDO Viajar es divertido. A bordo se organizan una serie de festejos en los que la persona más retraída no puede por menos que mezclarse en el ambiente. Todo rezume alegría. Los pasajeros, que al principio, debido a que no se conocen, se sentían más o menos cohibidos, pronto adquieren confianza. Por la mañana, en la cubierta, se disfruta de los siguientes entretenimientos; p i s c i n a ping- pong, tiro al plato y deportes varios. Por la tarde, cine, competiciones acuáticas... y, por la noche, baile en el salón. Las parejas danzan y el romance del crucero comienza. Luego, a través de todo el viaje, los idílicos paseos por cubierta. Todo es diversión. Pero hay algo más que diversión. El barco toca a puerto y se organizan las excursiones a los diferentes puntos más conocidos del lugar visitado. Aparece él aspect cultural. Una noche, a bordo, se suele elegir a Miss Crucero Diversión y cultura se entremezclan en estos Fiesta a bordo. Miss Crucero ha sido elegida. Ei roy Neptuno la lleva de su! raz 0 y hace la presenta- clon simbdtloa á los pasajeros, que no han desaprovechado esta ocasión para organizar un f e s t e j o a bordo y disfrazarse de las más d i v e r s a s formas.