Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PERSIA EXPECTACIÓN. -A l pr. iepta de la NiateMiIdad, IA muchedumbre se agolpa, momentos ideepués d lia oepse público I naciinleríto del nuevo príncipe. Un niño qu pegaba tr 8 killos y seiscientas gramos vino al mundo el lunes, día 31 de octubre, en la Maternidad de la Ban a Na- cional de Tehvtán. El recién nacido ha sido bautizado- con los nombres lil- e Reza Ciro, éste en recuerdo del lamoso monarca de la a nitigtiedad gpersa, y ba sido declarado heredero del Trono del Pávq, Real. Los cuarenta y un cañonazos de honor, ¡transmitídosipor la radio oficial, anunciaron 1 ac onteciinieintó y abrieronel cauce de la alegría general. La muchedumbre acudió a la Maternidad para Jiexteriorizar m. adhesión a los Reyes; los Tehiculps hicieron sonar inte JisivaMehte sus claxons la gente se, abrazaba sin conocerle; lá fuerza pública tUTO que realizar grandes esfuerzos para contener a la multitud. Según una costumbre tradicional, en el jardín de la Maternidad se quemó incienso y se dist fibuyeron almendras blancas entre las personalidades preseiites, símbolo de prosperidad, rito que puede com parar e con el anglo- sajón de repartir arroz- en las bodas para arroj Írselo a los contrayentes. En ón s. alón expresamente preparado para la Familia Real, el Sha; esperó el trascendente acontecimiento en compañía de la Reina Madre de sus hermanas Chams y Ashraf, de su hija Channaz y de k eííora Diba, madre- de Farah. Los ministros de la Corte y lo. s del Gobierno aguardaban n otra pieza. Tras el alumbraniiiento, el doctor Saléh vino a presentar- el recién nacido al Rey. Después, el imán de Teherán, Hassam Amani, colocó el Corán sobre el nuevo principe, bendiciendo asi su nacimiento. El Sha acompañó a la Reina hasta el mediodía. Entonces abandonó la clínica en sn automóvil, un Rolls- Royce mientras la multitud lo bacía objeto d una encendida ovación y rodeaba materialmente el coche. Desde la Maternidad, el Soberano se trasladó al panteón donde reposan los restos de su padre el fundador de la dinastía, para orar. Por la tarde volvió a la clínica y cenó junto a Farah Diba. En la calle se lanzaban cohetes y se bailaba, y la satisfaccióa estaba en el ánimo de todos. Actualmente, la Reina Farah e ha reintegrado a palacio. Por el nacimiento del príncipe la Familia Real la ha obsequiado con distintos regalos. El Sha le ha ofrecido ttn extraordinario brillante; la Reina Madre, un abrigo de visón; la princesa Channaz, una estola de la misma piel. En estas páginas publicamos el reportaje gráfico del nacimiento del heredero del Sha y Farafa Diba. LA PCLICIiDAD DEL SOBBRANO. BI Sha abandona el anatopio donde ta felna Farah Diba ha aaáo a luz. El Sha sonríe. El problema dlnistlco ha quedadlo definitivamente resuelto.