Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
íV BiÜi 1 Ry -í H -T. fcK í IHAS QUE UN SALUDO, UNA OESPiíDIDA. La diferencia d votos electdpales entre eil andidato victorioso y su infortunado rivítl- -a quiep vemos con Bia nhower y el candidato a la vicepresidenci Heary Czbm Lodge- -n refleja la pretada l. uoha que han sostenido. iDos millones de sufragiios de ventaja en una movilización de setenta mllliofles de electores no son osa de otro Jueves, aunque basten para sentarse en la Casa B lanca. Fiero la democracia del ufragio universal tiene bastante oon un voto de nnás para que esa il oió; n nixoniana tenga que re lgnairse a que gobiernen los representantes de la otra legión Icennedysta, superior en proporción a un tres o un Cuatrno por ciento. calle y en las asambleas de sus banderizos se le concibe en la torre de marfil de au despacho, lejos de aplausos y de tumultos, un poco estirado, con fuerte empaqué de jefe conservador. Este era el simpático de la candidatiura. Nixon tiene normalmente el gesto un poco doro, reprimido y distante, casi receloso, acaso tocado de secretas timideces. Se le ha hecho, además, entre los obreros, una propaganda maliciosa e injusta de reaccionario, representante de los grandes grupos capitalistas y punto menos que insensible a la política económica de tipo social que piden los sindicatos. Los católicos han votado a Kennedy por motivos serios de correligión, entre otros. Los negros, porque son tradicionálntente demócratas. Y en defiÉ nitiva recordaré que en l o s Estados Unidos, el partido de la mayoría es el demócrata y el de la minoría es el republicano. Para que la mayoría oficial sea derrotada es necesario que el candidato de la minoría sea una personalidad extraordinaria, capaz de atraer hacia sí, por la magia de su obra o por el resplandor de su vida, el aliaa misma de la nación, expresada en adhesiones abrumadoras. Tal fué el caso del presidente Eisenhower, a quien el mundo libre no le ha rendido aún el homenaje que mierece. ¿QUIEN SERA E L FUTURO SECRETARIO D E ESTADO? En estos momentos, casi no recuerdo ya los programas electorales de los dos candidatos. Esos