Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARTAS AL DIRECTOR las hubieran publicado también. Otra vez gracias por todo. Mis mejores deseos para esa magnífica Revista y todo lo que representa pueda conseguir sus fines. Ángel Sagannúiaga Director Nacional de la Organización Misional Pontificia Madrid EL GRiCÓ, VALOR ESPAÑOL Señor director: Permítante que abusando de su benevolencia, recoja en unas líneas lo más breVes posible, al gtjnas de las ideas d interés que sobre mi sugerencia de erigir un monumento al Greco, han expuesto en el número de BLANCO Y NEGRO, de 15 de octubre, los señores don Miguel Utrillo y don Pablo Martín Córdova. Muy reconocido le quedo, don Miguel, por su apoyo a mi iniciativa, tanto más e s timable y valioso por venir de persona como usted de tantos merecimientos. D i o s quiera, sí, que las cosas se animen, y que m i pueblo, Madrid, rinda al Greco el homenaje que el suyo, Sitges, le ha tributado hace ya tanto tiempo. ¿Un homenaje también a Sorolla? La idea, don P a b 1 o, me parece excelente. Sorolla merece todos los h o nores. Ahora bien, ¿priori- dad? En este caso tal vez q u e d e establecida por el transcurso mismo del tiempo, pues en tanto que Sorolla es de nuestros días, el Greco hace más de tres s iglos que logró su fama y n gloria. Y unas últimas frases sobre el valor español del Greco. ¿Es el Greco un valor e s pañol? No soy un erudito. Soy, simpleiiiente, u n fervoroso del arte en todas aus manifestaciones. Quizá e s t é equivocado pero yo creo que el Greco es n n valor español, y que para demostrarlo, bastaría, prescindí e n d. o de la persona, la sola consideración de que el carácter de la pintura del Greco es netamente español. Pero, además, el G r e c o tan de amargas vicisitudes d u r a n t e su aprendizaje y formación en Italia, viene España en plena juventud, hacia los veintiocho a ñ o s, para pintar el altar de Santo Domingo el Antiguo, de Toledo. Desde este momento toda su vida y toda u obra son íntegramente españolas. Pinta para Felipe I I en El Escorial. Pinta también en diversas iglesias de España y sus retablos y sus lienzos maravillosos van q u edando repartidos por toda nuestra Patria. En Toledo crea un hogar, una familia, tiene u n hijo español. Vive ya p a r a iempre intensamente la vida intima de T o ledo. La vida del Greco es ya, durante tantos años, una vida y una labor dedicadas enteramente a España p o r su libérrima voluntad. La plenitud de su arte es nuestra. Después, en abril de 1614 su óbito en España, y e n una iglesia de Toledo una partida de defunción: en siete falleció Dominico Greco. No hizo testamiento. R e cibió los Sacramento E n terróse en Santo Domingo el Antiguo. ¿No es bastante todo esto para atribuir al G r e c o un v- alor español? Yo creo que sí. Luis Delgado Madrid 5 COLONIA- LOCIÓN- EXTRACTO- BRILLANTINA