Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El empleado percibió la voz del mapido que decía: IWe encuentro muy mareado. Baja tú sola. tro la suite que íiabia ocupado la víctima, fueron halladas sus huellas dactilares en la llave que continuaba colocada en la cerradura de la puerta del camarote, por su cara interna. ¿Cómo había caído el millonario belga al río? ¿Había sido un acci- Acompañada por el camarero, se dirigió al comedor a través de diversos pasillos por un complicado itinerario. de vista económico, con la desaparición del banquero- pues eran las úni cas beneficiarías de su testamento. Ocho días después, unos indígenas recogieron cerca de la frontera francesa el cadáver de un hombre blanco horriblemente m u t i l a d o y lo dente o había desaparecido bajo las aguas turbias empujado por alguno de sus acompañantes? Aquellas preguntas carecían, hasta el momento, de contestación. Pero tanto la sobrina como Martine resultaban sumamente beneficiadas, desde el punto