Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pintados por artistas mejicanos y españoles, se deben al mecenazgo de un ilustre hispanomejicano originario de Asturias. UERNAVACA es lína tipicisima c i u d K (j nlejieana que se al za en medio de un paisaje semitropical prodigiosamente b e llo. Hernán Cortés, gne fué el creador y el primer hombre de la nación mejicana, la escogió hace más de cuatro cientos aíjos para sede de su descansoe. Desde entonces, Cuernavaca es lugar predilecto para el reposo y la añoranza. Hoy día, uno de los grandes centros turísticos de Méjico. En Guernavaca existen muchas cosa? notables jue las guías turísticas explican al viajero. Antiguas y modernas. Y entre las ultimas figuran las famosas pinturas murales del Casino la Selva, que se deben al mecenazgo de un ilustre hispanomejicano de inmediato origen español: don Manuel Suárez. Ocupan estas pinturas las paredes de Un enorme salón de más de cincuenta metros de largo, con ana superficie pintada de alrededor de mil metros cuadrados, lo qu ya da idea de su extraordinaria magnitud, y representan la historia de Méjico, partiendo de mt orígenes indianos e hispánicos, de la síntesis de las dos razas y culturas y tic la visión futura de un Méjico eniraridecido por el trabajo fecundjo y creador de sus hijos. Reproducimos aquí dos a. spectos parciales de los paneles que se refieren a los orígenes indiano e hispánico. El primero representa un día, una jomada de sol a luna, de la época prehispáníca. Esta parte de la obra es debida a los pinceles de un joven y notable artista mejicano, don José Reyes Meza. Allí, bajo el auspicio de sus dioses, se ve a los indios labrar sus campos, comprar y vender en sus mercados, preparar sus alimentos, entre ellos las típicas tortillas de maíz, que aún hoy día siguen siendo la base de la alimentación del pu blo mejicano. Se ve también ofrendar a los dioses sus tributos de frutos y de flores y sus sacrificios áe fuego. En medio del panel resalta la admirable figura del águila azteca. Es una obra notabiHsima por su composición y colorido, fidelidad histórica y carencia de notas demagógicas a la que, por desgracia, ha sido tan dada la pintura mural mejicana de alguno artista contemporáneos. En el panel de la pared frontera está la historia pintada de los antecedentes hispánicos de la nacionalidad mejican debida al gran muralista español don José Renaud. Alcanza la historia de España desde los comienzos hasta el siglo XVI, en que España va a Méjico a fundar una nación nueva. Figuran allí, en muchedumbre bulliciosa y casi viviente, los pueblos primitivos de Tberia. la arribada de los colonizadores piinicos, helenos y romanos; el caos ardiente de la Reconquista, con sus Reyes- Caudillos, sus monjes, sus guerreros, sus artesanos y sus labradores, hasta desembocar en la España Imperial que abren los Reyes Católicos. Están Isabel y Fernando, Carlos y Felipe. Cervantes, Lope, Santa Teresa, Vives, fray Luis, San Juan de la Cruz, los soldados de Italia y de Flandes, Colón, los Pinzón, Elcano y, a vangnai dia, los conquistadores y pobladoresdel nevo Mundo, ntre los que resaltan las personalidades magníficas, y hacedoras de Cortés y Pizarro. Luego, el mar, las costas lejanas y, entre una naturaleza exótica entrevista, los bellos perfiles de unas indias que se bañan desnudas en la playa. Y entre la selva se perfila, la arrogante figura simbólica del conquistador de recia armadura que va a padrear la nueva raza cósmica- íhispanoindia; es decir, que va a crear la nación mejicana. Sobre la multitud hirviente de tantos siglos- Historia en marcha- la maternal mujer de ubérrimos pechos, paridora de gentes y de empresas, y la mano del Destino, que empuña el libro abierto de Acosta con el célebre párrafo sobre el descubrimiento del Nuevo Mundo... Don Manuel Suárez, con espíritu de verdadero mecenas, fué el promotor de esta gran obra que reproduce la verdad histórica, la única y realísima verdad histórica de Méjico, para deleite y enseñanza de todos, en íino de los lugares mas admirables de la admirable Caernavaca, una de las ciudades más típica? y represpnl. itivaí del Méjico eterno. Elíseo OBRFX; 0 N