Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
no, úominado desde hace un siglo por la masonería, el paso de José Vasconcelos por la Secretaría de Educación Pública, debe considerarse como un accidente. Tan pronto corno su obra fue aquilatada por sus enemigos se pretendió contrarrestarla. Era menester truncar la carrera de un idealista católico ue, mucho antes de que lo hiciera Hilario Belloc y Tomás Walsh, amenazaba con desprestigiar el proceso histórico que se inicia con la expulsión de los jesuítas del Imperio Español, decretada por Carlos H I se madura en las luchas por la independencia, instigadas en toda nuestra América por el imperialismo anglosajón y culmina en Méjico con la entrega del alma nacional a la masonería con el juarismo y sus leyes de reforma. Vasconcelos renuncia a su puesto de Ministro a raíz de los tratados llamados de Bucarelli, deshonrosos para la patria y firmados por Obregón. Es sustituido inmediatamente por un pastor protestante, Moisés Sáenz, quien se ocupa en neutralizar la obra vasconceliana. La educación del país vuelve a sus antiguos cauces liberales, jacobinos y anticatólicos. En el destierro José Vasconcelos tiene oportunidad de viajar y de continuar su obra literaria y filosófica. Vive en Francia 6 Norteamérica donde es catedrático de sociología en la Universidad de Chicago. Después del asesinato de Obre ón, aceptó el reto, callista para medirse, en una contienda civil, con el candidato oficial en la campaña presidencial de 1929. Triunfa arrolladoramente en los comicios electorales; pero el Gobierno le arrebata el triunfo con la fuerza aplastante del Ejército. Queda virtualmente prisionero del Gobierno que no le deja otra alternativa que el exilio. Vuelve Vasconcelos a l destierro, desde donde mantiene viva la llama de la oposición al calllsmo, por diez años, sin más armas que su ejemplo y su pluma. Va a España, se establece en Asturias y pasa algunos años fructíferos en la costa cantábrica. En Asturias reanuda su obra filosófica iniciada desde su juventud con su Pitágoras y su Monismo Estético y continuada más tarde, en plena lucha presidencial, con su Metafísica Ahora en Gijón la enriquece con su Etica Necesidades económicas lo llsvan a la Argentina como profesor de la Universidad del Plata. En Argenti- n a continúa su obra literaria escribiendo su f a m o s a autobiografía UUses Criollo La Tormenta El Desastre y El Proconsulado Escribe sus libros sobre sociología Monroísmo y Bolivarismo De Bobinson a íOdlseo Finalmente desiste de toda actitud política y regresa a Méjico en el año de 1939 para terminar en su patria su magna obra filosófica que culmina con su Estética su Lógica orgánica y su Todología Al mismo tiempo concluye su obra histórica y literaria. La muerte lo sorprende a los setenta y siete años, el 30 de junio de 1 S 59, dejando todavía obras inéditas. En el exilio y la derrota produce Vasconcelos lo mejor de su obra. Luchador acostumbrado a la oposición durante toda su vida, fué para él un estimulo el ataque y un tesoro el aislamiento. Quien realmente perdió no fué Vasconcelos, fué nuestra América, que se ha visto privada de la divulgación de las ideas de su representante más legítimo, al que Se le niega hasta la fecha los poderosos medios de propaganda y diviilgación manejados, hoy como ayer, por el izquierdismo liberal masónico. J. I, V. Compaüía TrasaiiMea Española. S J ÜNEA NORTE DE ESPAÑA Y CÁDIZ A NUEVA YORK, CUBA Y MÉJICO Servida p o r las motonaves G U A D A L l i P E y COV AÜONGA con. salida de Bilhao, Santander, Gijón, Vi ro, Lisboa íF. Cádiz, Nueva York, H a b a n a y Veracruz. reírresando por Veracruz, H a b a n a Nueva York, Coriiña, Santander y Biibao, MÉJICO Y ESPAÑA UNIDOS DESDE HACE UN SIGLO POR Ik AGENTES EN MÉJICO- Ultramar Express, S. A. López, 15 (Méjico, D. F. Apartado, 206 Teléfonos: Mex. 36 34 71 Eric. 18 40 82 TRASATLÁNTICA AGENTES EN VERACRUZ: F. y G. Várela, S. de R. L, Av. de la Independencia, Zh. Apartado, 60 Teléfonos: Mex. 20 Eric. 21- 20