Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Fotografía hecha en QU 6 n en 1932, a los cincuenta aPo? Den iosé Vasooncelos, en I? a lo5 setenta y siete afio r EL PRIMER PENSADOR DE LAS AMERICAS ESCRIBIÓ PARTE DE SU OBRA EN ASTURIAS Desde los seis años, en la frontera del Sásade, durante un ataque nocturno de los apaches, su madre le había dicho: ISÍf temo por ti, que si; caes en manos de Icfe indios no podrás ya perder tu fe. Ahora, en manos de azteqiilíahíes. y liberales en la Escuela Nacional Preparatoria y más tardé en Jurisprudencia, t a m p o c o peligra José Vasconcelos; más bien es al contrario. Los cimientos d e j a educación liberal mejicana de uii siglo de independencia están por recibir el impacto de las ideas liberadoras de Bergrson y los filósofos Estetas ds jprincijpiois de siglo. Jóvenes c o m o José Vasconcelos, Antonio Caso y Enrique: lireña se constituyen en abandera, dos deV movimiento renovador y lanzan los primeros ataques desde la tribuna del Ateneo de la Juventud, ué ellos habían creado. Junto con el positivismo cae taml) ién el régimen caduco del general Porfirio Día, 2. Üescontando el intermezzo Maderista, la República m e j i c a n a se ve envuelta en una guer r a civil que dura, diez años. Vasconcelos es én ella exponente. Actúa en la lucha armada con valor y decisión, sosteniendo los principios de un liberalismo cristiano, semejante a lo que hoy podríamos llamar democracia cristiana. Su grupo asciende transitoriamente a l P- o d é r con Eulalio Gutiérrez para volver a caer en el torbellino de la revolución mejicana. A todos ellos, los que estuvieron con Gutiérrez, les cupo el honor de no haber estado nunca con asesinos, como Zapata y Villa, o jacobinos anticlericales, c o m o Carranza. Hacia 1920, con la m u e r t e ds Carranza, se aquietan las aguas de 5 a marejada política y se impone el obregonismo como movinaiento libertador. Obregón entra triunfante en la ciudad de Méjico y, con él, Vasconcelos, Villarreal y o t r o s idealistas. Al organizarse el Gobierno obregonista, Vasconcelos crea la Secretaria de Educación Pública y es su primer ministro. A su alrededor se dan cita los ingenios mejicanos más notables. Pronto la Secretaría de Educación Pública se convierte en una Atenas del Continente. Las juventudes de n u e s t r a s Repúblicas hermanas aclaman a Vasconcelos y lo declaran su maestro por el impulso vigoroso que da a la educación pública en un vasto programa que trasciende nuestras fronteras. La acción educadora de Vasconcelos se caracteriza p o r su universalidad. Despierta el interés en nuestros pueblos por todos los teínas de la cultura occidental, dentro del marco hispánico constituido por la fe católica. y la cultura de Castilla. Ai mismo tiempo da a lo mejicano un valor que nunca había tenido. E n f o c á el interés nacional hacia nuestro folklore al organizar coros de 15.000 voces que cantan al aire libre nuestras canciones populares. Interesa a los talentos artísticos en los problemas nacionales y los lleva a plasmar en maravillosos frescos sobre los niuros de ios edificios públicos las lachas y los anhelos de nuestro pueblo. En la música, en literatura y en las artes plásticas se acusa un renacimiento portentoso. Bajo la acción mágica de la personalidad arrolladora de José Vasconcelos, parece que de la tierra brotaba el talento y se producía obra de calidad. Así surge el gran movimiento mejicano de arte contemporáneo, desviado posteriormente para servir fines de propaganda marxista, una vez que se elimina al maestro del panorama educativo oficial. En u á ambiente como el mejica-