Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
chías, dependleiiites, como se sabe, de las condiciones atmosféricas. Nuestros productos de exiportación son, en general, de procedencia agrícola, y se limitan a los excedentes no oonsuimiidos por la industria o la alimentación nacional. En las importaciones, por el eontrario, predominan las materias primas destinadas a la fabricación de productos para el mercado interior, y así contrasta la rigidez de ésta con la elasticidad de las exportaciones. Lá estructura de nuestro comercio exterior en la época anterior a 1 36 era la siguiente: deficitaria de nuestra baJanza comercial, sierbdo preciso cubrir alrededor de un 20 por 100 de nuestras imiportaciones con partidas invisibles de la Balanza de Pagos, o m e d i a n t e créditos eií el exterior. Los cauces por que h a discurrido el comercio exterior de España en esta segunda época ten sifio sumamente difíciles. En 1939, cuando termina la giie- rra ci vil. la nación se encuentra totalmisnte agotada, t nto en el t e rreno agrícola, como en el industrial y de disiponibilidades d medios de pago en el exterior. te bienes dé producción (maquinaria o materias primas) de los que c a r e c e nuestro país; se precisan taniibién cantidades crecientes á bienes dé consumo, tanto manufacturas como aJlimentós. Por otra parte, a partir de 1956 se desaicadena una corriente alcist a en los precios interiores, que a c túa de un modo fulminante sobre la balanza de pagos. La propensión a importar aumenta, como consecuencia del relativo abaratamiento de los productos de, exterior, mientras que, por el contrario, decrece el ritmo de las exportaciones. Las circimstancias señaladas llevaron prácticamente al agotamiento de las divisas, y ello, unido a la conmoción que en el ámbito europeo supuso la declaración de coñvertibl- 1 i d a d de las diferentes miohedas, planteó la acuciante. necesidad d transformar la estructura de nuestro comercio exterior, a cuyo fin tiende en buena parte el llamado Plan de Estabilización. ESTRUCTURA DE NUESTRO COMERCIO EXTEEUOR EN EL PERIODO 1: 931- 35 Grupos. de imereancías Animales vivos Primeras materias Artículos fa. bricados Sustancias alimienfticiás Oro y plata Total Importación %0,32 36; 98 46,17 16,46 0,07 Exportación %0,17 17,20 16,14 66,27 0,22 Si se tiene en cuenta, además, que nuestro comercio exterior mostró una tendencia a la difusión en los mercados de aprovisionamiento, y de concentración de las exportaciones, hacia los países industriales, se po- drá apreciar la desfavorable situación en que se encuentra España en ios mercados extranjeros, ante cualquier reacción por parte de la ofert a y la demanda exterior. La estructura de nuestro comercio exterior en la época posterior a 1939 no ha representado ningún cambio importante. Para dar una idea de la Importancia que para el país r e presenta el comercio exterior, señalaremos que su proporción con la renta nacional está, alrededor del 5 por 100, cuando en otros países ese porcentaje es mucho mayor. Así, en Suiza representa el 49 poi 100; en Dinamarca, el 63 por 100; en Francia, el 25 por 100; en Inglaterra, el 3 por loo; en Italia, el 26 por 100- etcétera. Puede asegurarse que en Europa, el país que más bajo índice comercial presenta en el aspecto indicado es España, pues países como Grecia y Turqtiía, de economía muy similar, arrojan porcentajes superiores. Otra característica, ya manifestad a en años anteriores a la Guerra de Liberación, h a sido la tendencia Las modificaciones que el plaa llevaba consigo (liberalización d ima parte del comercio, nueva paridad de la peseta, supresión de los cambios diferenciales, etc. habrían de repercutir inmediatamente en el 100, -100, comercio exterior y, aunque el período dJe tiempo transcurrido es demasiado breve, tanto para juzgar objetivamente los resultados conseCuando, se, inicia la reconstruc- guidos, como para hacer prediccioción interna discurren los años de nes a largo plazo que tengan im la segunda guerra mundial, y, pos- fundamento real, se pueden augurar teriormente, por razones de índole favorables perspectivas. política, España se enfrenta con el Los datos q e reflejam las estadísaislacíonamiento internacional, q u e le priva del apoyo necesario para ticas publicadas muestran ya un sighacer frente a la crisis en que se no favorable en la balanza comerencuentra sumida. cial, al mismo tiempo que se aprecia Entonces, se reafirman loS prin- una sensible mjejoría en la relación cipios autárquicos, impuestos por las real de intercamibió. exigencias del momento, más que a No obstante, el volumen total del virtud de las directrices de una po- comercio exterior h a descendido en, lítica, económica. Es la falta de re. cursos la que obliga a realizar el cifras que suponen u n 5 por 100 apror enorme esfuerzo que ha abierto el ximadamente, desde julio de 1969, en relación con la misma época de camiinp al desarrollo industrial. los anos precedentes, debido a la Pero la industria, en r a z ó n a aquellas circunstancias, se orientó contratación experimentada por la hacia él mercado interior, con el ex- importaciones. clusivo fin de sustituir la imiportaNuestro comercio exterior, como ción de m ¡anufaoturas que antes nos llegaban de otras naciones, y así, toda la economía del país, se encuando poco a poco va desapare- cuentra en período de transición. ciendo el bloqueo económico y se Ha sido tan profunda la transforempieza a conoertar tratados comer- m a c i ó n sufrida por instituciones, ciarles con los distintos países, nues- principios y normas, qué h a resultras ofertas principales vuelvert a tado prácticamente imposible asimirecaer sobre los productos de origen larla en tan corto espacio de tiempo agrícola. Cabe esperar, sin embargo, que esa Como, entre tanto, la población contracción sea superada en breve española ha crecido en varios millo- plazo, a medida que avance el pró- nes de habitantes y el aumento en céstí de reactivación de la economía la actividad industrial da lugar, a la general, conforme la nueva regla- j consiguiente elevación del nivel dé mentación arancelaria yaya surtienvida, aumentan las necesidades de do sus efectos, y se oomplete 1 pr vtal manera qu y a n o son solamen- grama de litoeralizaciones.